Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte de los pacientes que han sobrevivido a una neoplasia y su tratamiento plantea un enorme reto. Por otro lado, aunque los tratamientos onco-hematológicos triplican el riesgo de eventos cardiovasculares a medio y largo plazo, la evidencia científica sobre su manejo es escasa. En este sentido, la mejora del pronóstico de las neoplasias junto con el crecimiento exponencial del arsenal terapéutico ha fomentado la creación de equipos de Cardio-Onco-Hematología con el objetivo de facilitar el tratamiento y minimizar la toxicidad cardiovascular.

Objetivos:

  1. Detección precoz y manejo de las complicaciones cardiológicas derivadas de tratamientos oncológicos.
  2. Control de factores de riesgo cardiovascular en la población oncológica.
  3. Manejo de enfermedades cardiovasculares en los pacientes oncológicos.
  4. Facilitar el tratamiento antitumoral y minimizar las interrupciones del mismo.
  5. Mejorar el pronóstico de largos supervivientes de cáncer.

Equipo: