Responsable del servicio:


Servicio de cirugía de la mano y microcirugía

El servicio de Cirugía de la Mano y Microcirugía de Quirónsalud Zaragoza, comenzó su actividad en el año 2017 y ha atendido en este tiempo a más de 1000 pacientes. Está dirigido por Julio Delgado, doctor en medicina y especialista en Cirugía Plástica, y Reparadora, que cuenta con una experiencia de más de 15 años especializado en la cirugía de la mano y microcirugía. Además, Quirónsalud Zaragoza ofrece las tecnologías más innovadoras y las técnicas más avanzadas para garantizar la satisfacción de los pacientes y la excelencia en el servicio.

Cirugía de la mano

La mano es una estructura compleja compuesta por multitud de tejidos con múltiples interacciones que se coordinan para obtener un fin: un movimiento coordinado y automatizado que se traduce en acciones concretas.

La pérdida de la función parcial o total de la mano, bien sea por dolor, rigidez o paralisis, crea una limitación muy importante para la vida diaria.

Debido a la cantidad de estructuras que nos encontramos en la mano y la amplitud de movimientos coordinados que es capaz de realizar, la patología de esta área es extensa. Por otro lado, las dimensiones de las estructuras que encontramos en las manos muchas veces requieren técnicas microquirúrgicas para su reparación. Por todo ello, se precisa una capacitación específica y un enfoque por parte de un especialista experimentado en este campo para el tratamiento de estas lesiones.
La variedad de lesiones que afectan a la mano es muy amplia y entre ellas destacan las siguientes patologías:

  • Amputaciones/reimplantes
  • Lesiones tendinosas
  • Fracturas o luxaciones
  • Lesiones de los nervios periféricos. Síndrome del túnel del carpo
  • Enfermedades del tejido conectivo. Enfermedad de Dupuytren
  • Tenosinovitis: Dedo en resorte. Enfermedad de De Quervain
  • Lesiones degenerativas. Rizartrosis.
  • Pérdidas de cobertura cutánea


PATOLOGIAS DE LA MANO

AMPUTACIONES Y REIMPLANTES
Las pérdidas de segmentos de los dedos es una urgencia relativamente frecuente tanto en el ámbito laboral como el doméstico, relacionado en este último caso con el aplastamiento de los dedos por puertas, cortes al elaborar comidas y el bricolaje de fin de semana.

En bastantes ocasiones, el fragmento amputado ha sufrido un mecanismo de aplastamiento o avulsión muy importante, en estos casos no existe la posibilidad de reimplante y la prioridad consiste en la reconstrucción del dedo, evitando una mayor perdida de longitud del mismo. Se precisarán injertos y colgajos cutáneos para dar suficiente almohadillado a la punta y evitar un mayor acortamiento del dedo.

Si el fragmento amputado no ha sufrido un traumatismo importante, el reimplante de fragmento es posible, independientemente del tamaño del mismo. Para ello, es importante una correcta conservación del fragmento amputado en frío, evitando sobretodo fenómenos de congelación, que se producen por el contacto directo del hielo con el fragmento durante el transporte, que contraindicará el reimplante.

Una vez conservado en frío, a unos 4ºC, el tiempo para realizar un reimplante se alarga enormemente siendo perfectamente viables tras 12-24 horas.

Desde el punto de vista técnico es factible el reimplante de la falange distal de un dedo con buenos resultados funcionales. Sin embargo, no siempre existe una indicación para el reimplante de un dedo, ya que el resultado funcional puede variar mucho según el nivel de amputación.

Se recomienda en cualquier caso, acudir a un centro especializado donde se valorarán las posibilidades terapéuticas en dependencia de las necesidades funcionales y del estado del fragmento.

LESIONES TENDINOSAS
Las lesiones tendinosas afectan a los tendones, que son las estructuras anatómicas que conectan los músculos del antebrazo y la mano a los huesos de la mano, posibilitando la movilidad de la mano y los dedos.

Por lo general se trata de lesiones incisas con objetos cortantes en accidentes domésticos o laborales, pudiendo asociar lesiones severas de la piel, vasculonerviosas y del hueso en traumatismos severos.

La falta de continuidad de los tendones representan un serio problema funcional que requiere su reparación o reconstrucción.

Se recomienda su reparación en las lesiones agudas dentro de los primeras 24 a 72 horas, si se descarta la existencia de una lesión vascular. Por ese motivo es aconsejable diferir la cirugía en el caso de no encontrarse en un centro especializado.

Por lo general la sutura del tendón es el tratamiento de elección, junto a un periodo de inmovilización de aproximadamente un mes y seguido de un periodo de movilización protegida.

FRACTURAS Y LUXACIONES

Las fracturas y luxaciones en las manos son frecuentes, debido a que las manos suelen ser el primer punto de apoyo tras una caída o traumatismo o debido a la claudicación durante la manipulación de objetos pesados.

El tratamiento de las fracturas requiere en primer lugar su reducción, es decir, su correcta alineación para evitar angulaciones y rotaciones posteriores de los dedos. Debido a las múltiples inserciones tendinosas, la alineación de las fracturas suele se bastante inestable, por lo que en muchas ocasiones se recomienda la fijación quirúrgica de la fractura mediante diferentes materiales para mantener en el tiempo esa correcta alineación.

Las luxaciones y subluxaciones de las articulaciones, conllevan la lesión parcial o total de sus ligamentos, lo que requiere en ocasiones intervenciones para reparar la lesión ligamentaria. Un ejemplo de estas lesiones son las que se aprecian en el ligamento colateral cubital del pulgar también conocido como pulgar del esquiador. En cualquier caso y en dependencia del tipo de lesión el paciente va a requerir un periodo de inmovilización que será diferente según el tipo de lesión y la articulación afecta.

ENFERMEDAD DE DUPUYTREN

La enfermedad de Dupuytren es un proceso fibrótico que afecta a la fascia palmar superficial y se caracteriza por la contractura en flexión de la mano y los dedos.

Esta patología suele iniciarse en la 5º década de la vida con una evolución lenta y progresiva, afectando con frecuencia al 4º y 5º dedos y se manifiesta en forma de "cuerdas" y nódulos en la palma de la mano que impiden la extensión de los dedos.

Aunque existe cierta relación familiar, con actividades laborales o algunas enfermedades, en general se considera una enfermedad de causa desconocida

Con el tiempo, las contracturas llegan a ser deformantes e incapacitantes por lo que se recomienda un seguimiento estrecho y precoz.

La imposibilidad de apoyar la palma de la mano completamente en la mesa indica que la progresión de la enfermedad empieza a ser preocupante y es necesaria una consulta con el especialista.

Tratamiento:
El tratamiento de la enfermedad de Dupuytren es eminentemente quirúrgico. Existen varios métodos que varían entre la extirpación quirúrgica, denominada fasciectomía parcial, hasta métodos menos invasivos como las fasciectomías percutáneas o su disolución química mediante colagenasas .


SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO
El Síndrome del Túnel del Carpo es la afección del nervio mediano a la altura de la muñeca. Se caracteriza por debilidad en la mano así como hormigueos y dolor irradiado hacia los tres primeros dedos de la mano.

Estos síntomas son frecuentes durante la realización de ciertas actividades y durante el sueño, llegando a despertar al paciente. Para el diagnóstico es fundamental a exploración clínica junto con los estudios de conducción nerviosa.

Aunque la aparición es insidiosa y su evolución es lenta hay que considerar que con el tiempo, se va a producir una fibrosis del nervio, que será irreversible, por lo que no es aconsejable retrasar la cirugía para conseguir la máxima recuperación.

Esta patología es frecuente en personas que desarrollan la mayor parte de su trabajo en oficinas, frente a un teclado y un ratón, ya que las posiciones forzadas mantenidas y el apoyo al usar el ratón, aumentan la presión dentro del túnel del carpo. Por ello la primera acción a adoptar se basa en una mejora ergonómica en el puesto de trabajo. Junto a esta medida, se recomienda la ferulización nocturna de la muñeca en posición funcional durante un mes.

Si los síntomas no mejoran se recomienda la descompresión quirúrgica. Este procedimiento se realiza de forma ambulatoria, mediante una incisión de unos 2 cms para liberar el nervio mediano. Suele requerir un periodo de al menos 4 semanas para la reincorporación al puesto laboral.


LESIONES DE LOS NERVIOS PERIFERICOS
Al igual que el nervio mediano a nivel de la muñeca, éste y otros nervios de las extremidades pueden sufrir compresión en diferentes puntos. Estas lesiones de los nervios periféricos son una causa de dolor e incapacidad, por lo que requieren en muchas ocasiones procedimientos quirúrgicos para su liberación. En los últimos años se ha establecido una relación entre lesiones subagudas de ciertos nervios y la existencia de dolor regional complejo o Enfermedad de Südeck (distrofia simpático refleja de Südeck)


DEDO EN RESORTE O GATILLO

La patología conocida como dedo en resorte o en gatillo, es una patología muy frecuente caracterizada por la dificultad para el inicio de la extensión del dedo una vez que se han cerrado los dedos con fuerza.

Esto se debe a una inflamación inespecífica del tendón flexor que, a su paso por el canal digital, a nivel de la base del dedo, se atasca momentáneamente. En consecuencia requiere aumentar la fuerza de extensión del dedo hasta que se siente un mecanismo- similar a un resorte- que libera bruscamente el movimiento del dedo.

El tratamiento de esta patología inflamatoria puede realizarse mediante la infiltración de corticoides y la ferulización intermitente, con el objetivo de disminuir la inflamación a nivel del tendón. En los casos que no responden al tratamiento inicial se recomienda cirugía para abrir la primera parte del canal digital y dejar espacio para el movimiento del tendón.


ENFERMEDAD DE DE QUERVAIN
Se trata de otro proceso de tenosinovits que afecta al extensor del pulgar a nivel de la muñeca, produciendo dolor a nivel de del eje del pulgar al coger objetos de cierto peso como una jarra de agua o al levantar a un niño para cogerlo en brazos.

Aunque se puede considerar un tratamiento conservador mediante ferulización y antiinflamatorios, con frecuencia el proceso recidiva y es preciso intervenir al paciente para liberar el primer compartimento dorsal donde se atrapa el tendón del pulgar. Se trata de un proceso ambulatorio que requiere una ligera inmovilización postquirúrgica del pulgar durante 3 semanas, reanudando de una forma progresiva las actividades cotidianas.

RIZARTROSIS
Con este término nos referimos a un proceso inflamatorio de la articulación trapezometacarpiana de origen degenerativo. Se caracteriza por debilidad y dolor a nivel de la base del pulgar en su unión con la muñeca, tratándose de una afección bastante incapacitante ya que provoca con frecuencia la caída de los objetos que llevamos en las manos al ser el pulgar incapaz de mantenerlos cogidos o la imposibilidad de abrir tarros.

Por lo general se trata de mujeres alrededor de los 50 años

El estudio radiológico suele mostrar lesiones degenerativas a nivel de la articulación o signos de subluxación de la articulación que en personas jóvenes nos indica una progresión precoz de la enfermedad.

La evolución de la enfermedad es progresiva con picos de actividad y remisión.

El tratamiento por lo general debe iniciarse de forma conservadora para minimizar las fases de actividad mediante ferulización y antiinflamatorios. En los casos en los que no se consiga una mejoría prolongada se indica el tratamiento quirúrgico mediante fijación, plastias de interposición/suspensión o prótesis articulares.