Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

Los cánceres infantiles son diferentes a los de los adultos

Los cánceres infantiles no tienen que ver nada con los de los adultos: "Los niños no sufren cánceres de mama, de pulmón, de estómago, de colon; sin embargo, padecen neuroblastomas, tumores de Willms o germinales. La histología de los tumores infantiles es muy diferente; además, la respuesta al tratamiento también es totalmente diferente a la de los adultos porque su organismo está en formación", explica el Dr. Luis MaderoEste enlace se abrirá en una ventana nueva, jefe del servicio de Hemato-Oncología Infantil Este enlace se abrirá en una ventana nuevadel Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid.

"En la infancia predominan las neoplasias hematológicas, como las leucemias o linfomas. Dentro de los tumores sólidos, los más comunes son los que afectan al sistema nervioso central o los sarcomas", detalla la Dra. Marta BaragañoEste enlace se abrirá en una ventana nueva del servicio de Hemato-Oncología Infantil.

La quimioterapia es el tratamiento más frecuente en cánceres infantiles que muy raramente se asocia a radioterapia que sólo se reserva para indicaciones muy precisas. En tumores sólidos también se utiliza la cirugía, pero siempre precedida por quimioterapia que también se continúa después de la intervención.

Un correcto seguimiento pediátrico ayuda a la detección de estos tumores. "Los síntomas de los niños con leucemia; por ejemplo, pueden ser muy inespecíficos: cansancio, tos, manchas en la piel… Muchas veces estos síntomas son debidos a una infección o un catarro, pero también pueden hacer sospechar que el niño padece una leucemia. Los tumores cerebrales se manifiestan con dolores de cabeza, vómitos que también pueden deberse a muchas otras patologías. El clínico debe atender a los matices ¿cuándo aparece el dolor? ¿Los vómitos son matutinos o vespertinos? ¿Son después de las comidas? Estos detalles pueden llevar a sospechar al pediatra y a que le salte la alarma", explica el Dr. Madero.