Jump to content

What can I do with Mi Quirónsalud?
What can I do with Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

imagen icono documento

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

Quick access to Quirónsalud laboratory test results and other documents

To access test results, you must previously have been notified via email or test message.

Complete field

/ /

Complete field

Incorrect date entered

Complete field

I hereby declare that I hold custody rights over the minor whose medical records I am accessing at this time. Should I lose my rights of custody or guardianship for any reason, I endeavor to inform the hospital to this effect without delay.

You must accept the conditions

Nueva receta para los niños ingresados en la Fundación Jiménez Díaz: magia, ilusión y sonrisas humanizan la asistencia sanitaria

  • La iniciativa ayuda a los niños y a sus familiares a aliviar la tensión que generan estos ingresos, animándolos y tranquilizándolos respecto a sus enfermedades, lo que a veces permite, incluso, disminuir la medicación para el dolor o el alivio de otras molestias.
  • Con estas sesiones personalizadas se crea un entorno y momentos en los que la magia, la ilusión y las risas sustituyen a la preocupación, la tensión, el tedio y hasta las molestias o el dolor, mejorando el humor del pequeño y sus familiares, y el ambiente en general, haciendo aflorar emociones positivas y optimizando la adaptación y confort durante el periodo de hospitalización.

Muchos son los estudios y experiencias que demuestran que la actitud puede, no curar, pero sí influir en la recuperación de una enfermedad o problema de salud. Tampoco faltan los ejemplos de lo que, en el sentido contrario, puede afectar un periodo de hospitalización al estado anímico de una persona. Ambas perspectivas se agudizan cuando el paciente es un niño, a cuyo malestar o dolencia se suman durante una estancia hospitalaria el cambio de rutinas, nuevos espacios, alimentos, límites en su movilidad y actividad, incomodidad y, por supuesto, aburrimiento, que pueden convertir su día a día, y el de quienes le rodean y cuidan, en todo un reto difícil de superar.

Para ayudar a sobrellevar estas situaciones, tanto a pacientes menores como a sus familiares, y de paso contribuir a su mejor y más rápida recuperación, el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz ha dado un nuevo paso en su Plan de Humanización de la asistencia sanitaria y aplica desde hace unas semanas una nueva "medicina" a los niños ingresados en sus instalaciones: magia, ilusión y sonrisas.

Para ello, cada semana, y siempre en coordinación con el personal sanitario y las familias de los pequeños, el mago Ángel Dlin visita a todos los niños hospitalizados (salvo en los casos en los que su situación médica no lo permita o recomiende), a quienes realiza sesiones de magia individualizadas en sus respectivas habitaciones.

Una iniciativa que "ayuda a los niños y a sus familiares a aliviar la tensión que generan estos ingresos, animándolos y tranquilizándolos respecto a sus enfermedades, lo que a veces permite, incluso, disminuir la medicación para el dolor o el alivio de otras molestias", explica el Dr. José Fernández-Cantalejo, del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz. Y es que, afirma, "este tipo de acciones colaboran a humanizar los centros hospitalarios, y son aún más necesarias en el caso de los ingresos pediátricos".

En estas situaciones -continúa el pediatra- es importante, ante todo, que los padres expliquen al niño la razón de que tenga que pasar un tiempo en el hospital, con un lenguaje apropiado y comprensible a cada edad, y con actitud serena, calmada y tranquila, intentando transmitir esas mismas sensaciones al pequeño.

Pero todo ayuda, y acciones como la llevada a cabo en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz -que también se realiza en los hospitales universitarios Rey Juan Carlos (Móstoles), Infanta Elena (Valdemoro) y General de Villalba- crean un entorno y momentos en los que la magia, la ilusión y las risas sustituyen a la preocupación, la tensión, el tedio y hasta las molestias o el dolor, mejorando el humor del pequeño y sus familiares, y el ambiente en general, haciendo aflorar emociones positivas y optimizando la adaptación y confort durante el periodo de hospitalización.

"Desde que hacen magia los niños están más entretenidos y contentos, dibujan lo que ven, y así lo viven de forma menos dramática, y eso les ayuda tanto a ellos como a los padres, que notan que los niños están más contentos y relajados", dice el Dr. Fernández-Cantalejo.

Beneficios para pequeños y mayores

En este sentido, los padres también lo tienen claro. "La magia alegra mucho a los chavales y eso es super positivo", asegura José Francisco, padre de una menor hospitalizada, cuya madre, Irene, coincide en esta percepción: "La magia tiene muchos beneficios en los niños y en los familiares, hace que te olvides por un momento de la situación que estás pasando". También Yajaira valora muy positivamente el espectáculo, que le ha "sacado una sonrisa" y le ha venido muy bien a su pequeño, quien estaba "un poco triste" tras varios días ingresado.

Porque se trata de distraer y hacer más llevadera la estancia hospitalaria, pero también de animar y recuperar el espíritu, inocencia y optimismo innatos de los niños que pueden verse afectados a lo largo de la hospitalización, explica por su parte el mago Dlin, que adapta su espectáculo a este escenario tan particular y sensible: "Intento hacer trucos de magia que sean juegos muy visuales, atractivos a la vista, muy divertidos y con sentido del humor porque uno de los objetivos es que se rían, cambiarles el estado de ánimo, ya que algunos llevan unos días ingresados", relata.

La iniciativa, como concluye la Dra. Mónica Delgado, supervisora de Pediatría del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, surgió a raíz de la obra teatral con magia que cada navidad hacen en el centro, tras la cual se planteó incorporar a la hospitalización esta estrategia que completa con risa el tratamiento médico de los más pequeños de la casa para contribuir a mejorar su salud y, cuando menos, hacer más llevadera su estancia hospitalaria. A la vista está que con éxito.