El Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón supone un referente en Sevilla en cuanto al tratamiento médico quirúrgico de las afecciones de oído, nariz, garganta y cuello. Cuenta con los mejores medios técnicos dentro del área, así mismo, cuenta con médicos especialistas en Otorrinolaringología de gran trayectoria profesional.

El Servicio de Otorrinolaringología se ocupa del diagnóstico y tratamiento médico-quirúrgico de toda patología infecciosa, oncológica, traumática, congénita y degenerativa que se pueda producir en el oído, fosas nasales, senos paranasales, faringe y laringe. El Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón cuenta con otorrinolaringólogos especialistas en:

  • Laringología: afecciones y alteraciones de la laringe que afectan la calidad de la voz (pólipos, nódulos, edemas).
  • Rinología: afecciones nasales (insuficiencia respiratoria nasal, procesos alérgicos, Cirugía Endoscópica, Cirugía Plástica). Logopedia y foniatría: alteraciones en la articulación del habla. Pérdida de Olfato: hiposmia y anosmia.
    • Unidad de Entrenamiento Olfatorio: Unidad pionera en Andalucía

      La detección y tratamiento de los trastornos del olfato requieren un estudio superespecializado de ahí que se haya creado la Unidad de Entrenamiento Olfatorio, pionera en la sanidad Andaluza. Esta unidad, capitaneada por el doctor Juan Manuel Maza Solano, rinólogo de reconocido prestigio internacional, realizará un diagnóstico y tratamiento integral personalizado a estos pacientes. Partiendo de una exploración nasal mediante un nasofibrolaringoscopio, que junto a otras pruebas complementarios de imagen como la tomografía axial computarizada (TAC), o la resonancia magnética nuclear funcional (RMf). Permitirán localizar el área afectada y determinar la causa concreta. Posteriormente se realizará una olfatometría para valorar el grado de olfato perdido.

      La olfatometría permite estudiar la cantidad de olfato que ha perdido el paciente y la cualidad del olfato, detectando qué olores no reconoce, o si existen interpretaciones anómalas: cacosmia (olores desagradables), disosmia (distorsión de un olor) o fantosmia (alucinación olfativa).

      Con el resultado de todas estas pruebas, y una vez descartadas las lesiones endonasales, se podrá iniciar el entrenamiento olfatorio. No existe un tratamiento único para los trastornos del olfato, sino que debe ajustarse el tratamiento a la causa detectable.

      Entrenamiento olfatorio

      El entrenamiento olfatorio consiste en una serie de ejercicios que debe realizar el paciente que ha sufrido una pérdida del olfato para que vuelva a reconocer los olores. Mediante una selección de olores, el paciente entrena su olfato y su memoria olfativa. El funcionamiento se basa en la capacidad cerebral para identificar los olores, almacenarlos y recordarlos. Por ejemplo, un perfumista o un enólogo tienen una capacidad para reconocer y recordar olores muy superior a la media de la población, sobre todo, porque tienen el olfato muy entrenado.

      El entrenamiento olfatorio consiste en una rutina diaria de dos sesiones (mañana y tarde), de 2 minutos durante, al menos, tres meses. Consiste en oler distintos frascos de aceites esenciales tratando de identificar cada aroma. Pasado los 3 meses, se realiza una nueva olfatometría, para ver qué grado de mejoría se ha conseguido con el entrenamiento.

      En la experiencia que tenemos del tratamiento de la anosmia postviral, la más frecuente, el 50% de los pacientes recuperan el olfato tras un entrenamiento olfatorio de tres meses.

      El entrenamiento olfatorio es un tratamiento fácil de aplicar, inocuo e indoloro que en palabras del especialista ha demostrado su eficacia en pacientes con pérdidas de olfato de origen postraumática, postinfecciosa, neurodegenerativa e idiopática. Igualmente mejora la capacidad olfatoria en el 30%-50% de los casos. Se trata de una terapia nueva, difundida en Europa pero que aún no está extendida en nuestro país.


  • Audiología: alteraciones relacionadas con la audición (pérdida de audición parcial o total).
  • Otología: patologías asociadas a procesos relacionados con el vértigo como el síndrome de Meniere, infecciones crónicas del oído.
  • Cuello: tratamiento quirúrgico de quistes y tumores.