Determinadas alteraciones genéticas suponen un mayor riesgo de cáncer en los pacientes y sus familiares directos. Para detectar dichas alteraciones el Hospital Quirónsalud Toledo ha adquirido un secuenciador automático capilar, que determina la secuencia del gen a estudiar. Una vez se comprueba que existe un gen alterado, se realiza el árbol genealógico y, tras la valoración clínica por la Unidad de Consejo Genético, se informa al paciente y sus familiares del riesgo existente y las posibilidades de actuación preventiva. La unidad también se encarga de valorar perfiles genómicos para la predicción de efectividad de agentes antineoplásicos, siendo ésta una labor de reciente incorporación a la labor tradicional de las unidades de Consejo Genético, tal como se empezó haciendo en otros países como Estados Unidos.