Ergonomía en el trabajoSe acaban las vacaciones y es hora de regresar al trabajo. Momentos en los cuáles pasamos la mayor parte del tiempo en el despacho, para lo cual es indispensable tomar ciertas medidas ergonómicas ya que en un futuro nuestra espalda (ya sea a nivel lumbar, dorsal y/o cervical), así como nuestras extremidades (brazos y piernas), nos lo van a agradecer.

Por lo que sugerimos.

  1. El escritorio adecuado: Si la altura de la mesa no es correcta, se somete a esfuerzo la musculatura del brazo y de la espalda. La posición forzada que resulta carga sobre todo la columna. Al mismo tiempo, si las piernas disponen de poco espacio para moverse se fuerza el cuerpo en una posición no natural y pueden así originarse problemas circulatorios.
  2. En principio el escritorio debe de ser lo más ancho y profundo posible, y en el mejor de los casos su altura debe de ser regulable.
  3. Poder cambiar de posición, de estar sentado a ponerse de pie, supone beneficiosa alternancia entre tensión y distención.

Al usar el ordenador en el trabajo sugerimos:

  1. Sentarse frente a la pantalla (evitar giros del cuello, ángulo inferior a 35º).
  2. Retrasar la pantalla todo lo que se pueda (ideal 55 cm).
  3. Comprobar que el borde superior de la pantalla queda a la altura de tus ojos o algo por debajo a éstos.
  4. Usar soporte de documento, cuando estemos introduciendo éstos en el ordenador.
  5. Debe estar colocado en un sitio donde no se aprecien reflejos en la pantalla.
  6. Colocar el teclado que no esté en el borde de la mesa. Entre teclado y borde de la mesa debe haber un espacio de al menos 10 cm para apoyar las muñecas.