Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

Una de cada cuatro personas presenta síntomas compatibles con un trastorno del eje cerebro-intestino

El TECI es la segunda causa de absentismo laboral y académico después del resfriado común

La Unidad de Neurogastroenterología del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla, liderada por el doctor Manuel Medina Cruz, advierte de que una de cada cuatro personas puede tener síntomas compatibles con un trastorno del eje cerebro-intestino (TECI), según los criterios de ‘Roma IV’, así como que es la segunda causa de absentismo laboral y académico después del resfriado común.

El doctor Manuel Medina CruzImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl doctor Manuel Medina Cruz

"Este tipo de trastornos funcionales digestivos merma la calidad de vida de los pacientes, causan gran inseguridad, falta de autoestima, y ven cómo su vida cambia en pocos meses desde el punto de vista emocional, ya que psicológicamente les produce mucha sobrecarga negativa, por lo que se perpetúan y agravan los síntomas", subraya el digestivo, quien incide en que, en algunos casos, se opta por recurrir incluso a fármacos neuromoduladores o psicoterapia, alternativas usadas habitualmente en este tipo de consultas especializadas.

Todo ello, según alerta el doctor Medina Cruz, da lugar a una alta tasa de "autocuidados" o "autoremedios" a los que recurren los pacientes, haciendo búsquedas activas en internet para probar métodos terapéuticos, que, en el mejor de los casos, no les causará perjuicios, pero "en la mayoría de los pacientes sí hará que aumente su ansiedad, malestar, sentimientos negativos, empeoramiento de calidad de vida o que incluso algunos desarrollen trastornos de la conducta alimentaria por recurrir a dietas restrictivas".

En este sentido, aconseja acudir a un especialista que evalúe cada caso concreto con el apoyo de un equipo multidisciplinar, compuesto por digestivos, endocrinos, nutricionistas, psicólogos, entre otros; para abordar esta patología y su tratamiento desde todos los aspectos que en ella influyen, asegurando los mejores cuidados y resultados posibles.

Y es que este tipo de trastornos se diagnostican de forma positiva en base a criterios clínicos, con multitud de pruebas complementarias para descartar enfermedades orgánicas, lo que lleva consigo "una carga emocional muy intensa, una merma considerable en su calidad de vida, e incluso que se sientan verdaderamente incomprendidos en ocasiones", apunta Medina Cruz.

La Neurogastroenterología es la ciencia que estudia la neurología del tracto gastrointestinal, el hígado, la vesícula biliar y el páncreas. Por lo tanto, es una subespecialización de la gastroenterología encargada de hacer una visión integral del control del proceso digestivo mediante el sistema nervioso autónomo, sistema nervioso central y neuroendocrino, al tiempo que cómo aparecen los trastornos derivados de su disfunción.

En Unidad del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa, liderada por el doctor Manuel Medina Cruz, los trastornos más comúnmente estudiados son el síndrome de intestino irritable, de patrón estreñimiento o diarreico, la distensión abdominal funcional, el dolor abdominal crónico, el estreñimiento crónico funcional, los trastornos dispépticos asociados o no a helicobácter pylori (H. pylori), el sobrecrecimiento bacteriano e intolerancias alimentarias o trastornos en relación al aumento de la permeabilidad intestinal.

Etiquetas: digestivo | colon irritable | helicobacter pylori | h pylori | intolerancia alimentaria | sobrecrecimiento bacteriano | teci | neurogastroenterologia | problemas digestivos | trastornos funcionales digestivos