Los dos profesionales que ya están trabajando en el hospital se han formado como residentes en la Fundación Jiménez Díaz y el hospital Gregorio Marañón de Madrid.
Fuente: La Opinión de Málaga