Imagen del pulmón con los COILSl doctor Emilio Canalís, cirujano torácico de Centro Médico Teknon, ha llevado a cabo con éxito la primera intervención en Cataluña para el tratamiento del enfisema pulmonar grave a través de la implantación de COILs (muelles).

Esta nueva técnica, concebida para mejorar la función pulmonar y la calidad de vida de personas con enfisema pulmonar grave, se basa en la implantación de un dispositivo (muelle) que no requiere cirugía, lo que permite una recuperación más rápida del paciente, además de una mejor tolerancia. La colocación se hace con anestesia general o sedación profunda, y dura entre 30 y 40 minutos.

El enfisema es una patología crónica debilitante que se caracteriza por el deterioro de la función pulmonar, así como por el aumento del volumen y la pérdida de la elasticidad de los pulmones, lo que provoca una dificultad progresiva para respirar adecuadamente, incluso en reposo. "El enfisema es considerado un tipo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que no tiene cura, pero de la que se pueden paliar sus síntomas, como la fatiga, la sensación de ahogo, la falta de aliento, la tos crónica y las sibilancias. El enfisema es muy limitante, puesto que causa fatiga al llevar a cabo esfuerzos muy pequeños, de forma que toda la actividad normal del afectado, desde atarse los cordones hasta ducharse, está muy limitada", explica el doctor Emilio Canalís.

En Cataluña es una de las causas más frecuentes de atención médica, especialmente en urgencias, por las agudizaciones que se sufren durante su evolución. Se calcula que el 9,2% de la población mayor de 40 años la sufre.

Según el doctor Canalís, "el enfisema deja de responder con el tiempo a los métodos tradicionales de alivio sintomático. Ante esta situación, como tratamiento innovador destaca la implantación de estos muelles en los pulmones, mediante los que se comprime el tejido afectado y se mantienen abiertas las vías respiratorias. Al facilitar que el paciente respire mejor, se mejora drásticamente su calidad de vida".

Los muelles implantados son de pequeño tamaño y están elaborados con un material llamado nitinol (aleación de níquel y titanio), que poseen memoria de forma y que no impiden efectuar estudios de resonancia magnética. Se colocan en el pulmón enfermo a través de un broncoscopio y con la ayuda de una técnica de radioscopia, que facilita la visualización del lugar preciso de implantación.

Para su colocación en las vías respiratorias, los muelles se enderezan y, gracias a su memoria de forma, vuelven a su forma original en cuanto el broncoscopio las libera, comprimiendo suavemente el tejido pulmonar dañado y manteniendo las vías respiratorias abiertas gracias al restablecimiento de la retracción elástica. En cada intervención se ponen alrededor de diez muelles por pulmón, ya sea en el lóbulo superior o inferior, según la zona más afectada.

Alternativa a la cirugía

Este tratamiento es una alternativa a la reducción de volumen pulmonar por cirugía y, a diferencia de otras técnicas que también emplean el broncoscopio, se puede emplear en un gran número de pacientes con enfisema pulmonar grave.

El nuevo dispositivo, cuyo desarrollo de fabricación ha durado cuatro años, está autorizado desde 2010 por la Agencia Europea de Medicamentos y dispone del registro por la Agencia Española de Medicamentos desde finales de 2013. España es el cuarto país europeo al que ha llegado la técnica, tras su uso con gran éxito en Alemania, Francia e Italia. De hecho, en Alemania se ha tratado ya a más de 1.400 pacientes con enfisema grave.