Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

El círculo vicioso del azúcar

Las emociones y los alimentos tienen una relación muy estrecha. En ocasiones, utilizamos la comida como castigo o recompensa.

Cuando experimentamos emociones Incómodas (miedo, tristeza, angustia, frustración…), podemos sentir un deseo de consumir alimentos más palatables. Estas ganas de comer, que no es hambre física, lo denominamos hambre emocional, tendemos a escoger alimentos ricos en azúcares.

azúcarazúcar


La ingesta de hidratos de carbono de rápida absorción, sube nuestro índice glucémico y, en el corto plazo descienden los niveles de cortisol (hormona del estrés) y aumenta los niveles de neurotransmisores como la dopamina y serotonina, que nos producen bienestar a corto plazo.

Esta sensación de placer, activa el mecanismo de recompensa cerebral, lo que aumenta la probabilidad que repitamos esta conducta.

Tras la subida de azúcar, viene la bajada. El cuerpo nos pide más y además, sentiremos frustración por haber comido más de la cuenta o haber perdido el control.

A esto le sumamos las emociones previas a consumir el alimento, que no han sido resueltas de manera adecuada, sino que las hemos tapado con comida.

Esta insatisfacción nos llevará de nuevo a coger el "atajo" del placer por la comida, retroalimentando el círculo vicioso.