La discriminación laboral de las mujeres persiste y se agrava cuando llegan los niños, hasta el punto de que el embarazo se convierte en la principal causa de despido o de amenazas por parte de la empresa, según un estudio realizado por la Fundación Madrina, que destaca que esta situación pone a la mujer ante una decisión extrema entre ser madre o proseguir su desarrollo profesional.
Fuente: La Razón