mocoroa

El doctor Mocoroa, durante su intervención en el encuentro.


Fomentar la salud de los empleados mediante el fomento de una alimentación sana y el ejercicio, además de tener efectos beneficiosos sobre toda la plantilla, fomenta la competitividad de la empresa. Así al menos lo defendió este viernes en Madrid el doctor Agustín Mocoroa, especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica de la Clínica La Luz y director del área de Salud y Prevención de Riesgos Laborales del Banco SantanderEste enlace se abrirá en una ventana nueva, que participó en el I Encuentro Visión Global de la Alimentación en el Siglo XXI.


El doctor Mocoroa puso como ejemplo de este planteamiento las políticas practicas en el Banco Santander, una empresa que al invertir en la "salud integral" de sus empleados ha descubierto que "un colectivo más sano es más competitivo" y, además, "más feliz".


Este fomento de la salud pasa, en primer lugar, por hacer que los empleados tengan acceso a menús sanos pero apetecibles, con aporte calórico y de sodio bajos, lo que supone crear e incorporar estas pautas dietéticas (los comedores del Banco Santander tienen 100 menús diferentes) y, además, concienciar a los proveedores de materias primas en el mismo sentido.


"Los proveedores son importantísimos y deben estar dentro de las condiciones de calidad y salud que exigimos", dijo el doctor Mocoroa, que también es partidario de que los comensales puedan ver en la carta el aporte calórico de cada menú con el fin de hacer su propia "cuenta de resultados" en términos de nutrición.


Otra de las apuestas del doctor Mocoroa es concienciar a los directivos de la importancia de que incentiven a sus equipos contra el sedentarismo, algo en lo que resulta de gran utilidad el ejercicio físico programado y en grupo. "Es fundamental que los directivos impliquen a sus equipos a la hora de hacer ejercicio en grupo", señaló.