Dr. Manuel Miras, Carmen Arribas y Alfonso MéndezImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoLa Fundación Española de Expertos en Obesidad y el Hospital La Luz han organizado el primer Seminario orientado a la detección precoz de los trastornos de la alimentación relacionados con la obesidad.

Un informe de la Organización Mundial de la Salud concluyó que la obesidad alcanzó proporciones epidémicas a nivel mundial. La OMS estimó que cada año mueren al menos 2,6 millones de personas a causa de esa enfermedad. Actualmente mil millones de adultos tienen sobrepeso y se estima que, si no se actúa seriamente, la cifra superará los 1.500 millones en los próximos años.

El Dr. Manuel Miras, Cirujano Bariátrico del Hospital La Luz, expuso en este seminario sus reflexiones en el tratamiento de la Obesidad Mórbida. "La Obesidad es la epidemia del Siglo XXI con un gran impacto en la salud y calidad de vida. Una persona es obesa cuando su Índice de Masa Corporal (IMS) es superior a 30. Es una enfermedad crónica caracterizada por un deposito excesivo de grasa, cuyo origen es mutifactorial (factores genéticos, ambientales y metabólicos).

Este especialista también trató la Diabetes (tipo 2), término que está ligado a la Obesidad, manifestando que "la diabetes se ha convertido en una epidemia mundial con el aumento del sobrepeso y la obesidad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la actualidad hay más de 340 millones de personas con diabetes en el mundo y se calcula que las muertes por ella aumentarán más de un 50% en los próximos 10 años (en 2012 fue la causa directa de 1,5 millones de muertes)."

La Directora Técnica Asistencial de IMEO, Carmen Arribas, planteó la conexión entre el problema y la solución." ¿Cómo se distingue una persona con un trastorno de la alimentación de otra que padece obesidad? Tener un equipo multidisciplinar de profesionales para ayudar al paciente. Un factor muy importante es la Leptina, la hormona producida por la grasa que actúa sobre el hipotálamo, en el cerebro, para regular la ingesta de alimento, el gasto energético y la cantidad de grasa que se acumula. La falta de leptina o de su receptor conduce a la obesidad"

El ponente Alfonso Méndez, Psicólogo especialista en el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso, expuso los criterios clínicos sobre los Trastornos de la Conducta Alimenticia (TCA) a la Obesidad, afirmando que "los TCA es una enfermedad mental que manifiesta síntomas y obsesiones con el cuerpo y comida y cuya base es una alteración psicológica como puede ser: un elevado nivel de insatisfacción personal, miedo a madurar, elevados índices de autoexigencia, ideas distorsionadas sobre el peso o la comida baja autoestima, aislamiento social, rigidez de pensamiento, etc."

IMG_3765Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoMaría González Fernández, experta en Psicoterapia Breve e Intervención en Trauma y EDMR, explicó la importancia de la intervención psicológica en obesidad con las siguientes conclusiones: "Integrar todo el conocimiento que como profesionales tenemos de las variables psicológicas que afectan a la obesidad y diseñar una intervención personalizada para cada paciente dependiendo de su historia vital. La Perspectiva Integradora y de trabajo en equipo con el resto de profesionales."

Por último, la especialista en Nutrición, María José Barberá Morán, advirtió de los complementos alimenticios que ayudan a moderar la ansiedad y el hambre. Dejó muy claro las diferencias entre el hambre psicológico, que se caracteriza porque aparece de repente y suele ser por algún tipo de alimento en concreto, por norma general bastante insano y calórico y hambre fisiológico, o hambre real, se da cuando nuestro cuerpo nos pide combustible para funcionar. También se conoce como hambre estomacal, y las señales que nos alertan de que necesitamos ingerir alimentos pueden ser la sensación de estómago vacío o los ruidos estomacales.