Según los resultados de dicho estudio, el número total de consultas realizadas por los pacientes inmigrantes fue inferior a la esperada según su representación en la población general. Sin embargo, los cuadros más graves como los estados de agitación (12,6% de las consultas), superan las previsiones, así como los cuadros derivados del abuso de tóxicos (11,5%), las autoagresiones y tentativas de suicidio (26%), que se presentan con mayor frecuencia que la esperable según los estudios de salud mental en la población española.

Por el contrario, los trastornos más frecuentes en la población autóctona, como la ansiedad y la depresión, son con mucha menor frecuencia motivo de consulta por parte de la población inmigrante.

La Fundación Jiménez Díaz presta asistencia sanitaria a más de 300.000 personas censadas en los Distritos de Centro y Arganzuela en Madrid. De éstas, un 20 por ciento son inmigrantes. Entre las regiones de procedencia destacan los países de Iberoamérica (más del 60%) como Ecuador, Perú, República Dominicana, Bolivia y Argentina, pero también de otras zonas como Marruecos, Centro Europa y Oriente.

Problemas psíquicos en la población inmigrante

A la hora del tratamiento de los problemas de salud mental, es esencial tener en cuenta las circunstancias que rodean a la inmigración, el nivel sociocultural adquirido en su país de origen, el acontecimiento vital que conlleva el emigrar dejando atrás las raíces y la familia, las diferencias culturales, etc.

Según los doctores José Luis González de Rivera Revuelta (Jefe del Servicio de Psiquiatría de la Fundación Jiménez Díaz) Javier Quintero Gutiérrez del Alamo y Enrique Baca-García, médicos adjuntos del mismo Servicio, existe el riesgo de caer en errores a la hora de diagnosticar correctamente; en ocasiones se tiende al sobrediagnóstico, lo que se conocen como falacias etnocéntricas, en las que se supone que una conducta o pensamiento, por el hecho de ser inusual para el examinador es etiquetada como patológica, siendo aceptada como normal en el contexto sociocultural del sujeto. Además, en algunas ocasiones, los inmigrantes son percibidos como exagerados, lo que puede condicionar la asistencia recibida, e incluso infradiagnosticar algunas dolencias.

En el esfuerzo para adaptarse al nuevo escenario, es habitual que el inmigrante se plantee la salud preventiva en un segundo plano de prioridades. En determinados escenarios culturales, la clínica psiquiátrica es vista como una debilidad, con lo que tiende a ser menospreciada. Además, no existen recursos específicos y de fácil acceso para esta población, lo que dificulta aún más su consulta con los servicios de salud. El patrón de consulta, cuando existe, es errático, sin continuidad terapéutica y basado en la asistencia de urgencias. Esto se traduce en un uso inadecuado de los recursos asistenciales y en una deficiente atención al paciente y su enfermedad.

La situación de ilegalidad administrativa de muchas de estas personas añade dificultades y hace que no consulten con los servicios de salud y mucho menos que asistan a programas preventivos, con los consiguientes riesgos para la población (caso de las vacunaciones).

La mejora de la salud y en especial de la salud mental, redunda de forma positiva en la adaptación del individuo y lógicamente también en la adaptación social. Dinámicas de estas características pueden mejorar para romper estereotipos de los inmigrantes.

Confluencias en Psiquiatría, la Psicopatología del Inmigrante

Dentro del desarrollo de esta nueva línea de atención psiquiátrica especializada a los inmigrantes, destaca la celebración, el 15 y 16 de Abril de 2005, de la Primera Reunión Internacional monográfica sobre los Problemas de Salud Mental de los inmigrantes, con el lema: Confluencias en Psiquiatría; la Psicopatología del Inmigrante, que reunirá en Madrid a expertos de todo el mundo.

más de 4.100 profesionales y 27 centros

  • Grupo Sanitario I.D.C (Ibérica de Diagnóstico y Cirugía), es la compañía española líder en provisión de servicios sanitarios, a través de una red de centros cada vez más presentes en toda la geografía española
  • Cuenta con centros en siete comunidades autónomas y más de 4.100 profesionales, con una dotación asistencial de 1.500 camas y un volumen de facturación de 244 millones en 2003
  • Los mejores profesionales, la tecnología más avanzada, investigación, formación y un modelo común de gestión aseguran el compromiso del grupo por la calidad de los servicios para todos los ciudadanos
  • Grupo Sanitario I.D.C. cubre todas las especialidades médicas y destaca, con reconocido prestigio, en el diagnóstico y tratamiento de patología cardiovascular y oncológica
  • La Fundación Jiménez Díaz, el Hospital General de Catalunya, el Hospital Sur de Alcorcón y ahora el Hospital Tres Culturas de Toledo, son otros exponentes de Grupo Sanitario I.D.C. en el resto de España

El programa de Inmigración de la Fundación La Caixa

  • Desde el año 1999 la Fundación La Caixa ha impulsado 439 proyectos de integración social y laboral de inmigrantes. El objetivo de este programa es fomentar la integración social y mejorar la calidad de vida de los colectivos de inmigrantes a través de unas ayudas anuales a entidades sin ánimo de lucro que trabajan con estas personas
  • Entre sus programas, la Fundación ha iniciado en algunas comunidades autónomas un proyecto de acogida temporal de menores magrebíes en familias que son de origen marroquí
  • En la convocatoria de 2004, la Fundación La Caixa destina 1,7 millones de euros a la financiación de 120 proyectos e iniciativas orientadas a la mejora de las condiciones de vida de la población inmigrante. Desde la puesta en marcha del Programa Inmigración, en 1999, la Fundación La Caixa ha colaborado con 559 iniciativas a las que ha destinado más de 8,4 millones de euros