Con motivo del Día Mundial del Corazón, que se celebra el 29 de septiembre, y conscientes de la importancia de poner el foco en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, el Servicio de Cardiología del Hospital y profesionales de enfermería realizaron diferentes pruebas -tensión arterial y determinación de glucemia y colesterol total- para determinar el riesgo de sufrir estas enfermedades con la tabla SCORE, y valorar en cada caso qué hábitos debían modificar o qué controles a seguir en caso de que fuera necesario.


IMG_6976IMG_6976IMG_6977IMG_6977

IMG_6978IMG_6978IMG_6981IMG_6981

IMG_6986IMG_6986IMG_6989IMG_6989


La enfermedad cardiovascular es la principal responsable de la mortalidad global en el mundo, ya que ocasiona 17,7 millones de muertes al año -el 31% del total de muertes. Un 80% de las muertes de origen cardiovascular son secundarias a ataques al corazón e ictus. Una tercera parte mueren con menos de 70 años, por lo que se considera que la muerte prematura por ataques al corazón e ictus es una amenaza para la salud y el desarrollo globales.



Se considera que los principales factores de riesgo de enfermedad cardiovascular son el tabaquismo, el consumo de alimentos ricos en sal y la hipertensión arterial. Se estima que más de 1.000 millones de adultos tienen la presión arterial elevada y que, de éstos, menos del 20% la tiene controlada.



La prevención cardiovascular es un conjunto de medidas coordinadas a escala poblacional o dirigidas a escala individual que tienen el objetivo de eliminar o disminuir el impacto de los factores de riesgo cardiovascular y los problemas que generan. La prevención es efectiva; la eliminación de conductas de riesgo para la salud podría prevenir hasta un 80% de las enfermedades cardiovasculares.



En los últimos treinta años más de la mitad de la reducción de la mortalidad cardiovascular se ha atribuido a actuaciones sobre los factores de riesgo, básicamente reduciendo los niveles de colesterol, la presión arterial y el tabaquismo. Esta tendencia favorable se ha visto parcialmente contrarrestada por el aumento de la obesidad y la diabetes de tipo 2. El envejecimiento de la población también aumenta los episodios cardiovasculares.



El riesgo puede reducirse evitando el tabaquismo activo y pasivo, evitando el consumo excesivo de alcohol, mediante dietas sanas y fomentando la actividad física. Reducir el estrés también contribuye a mejorar la salud cardiovascular.



Etiquetas: Día Mundial del Corazón | prevención | cardiología | salud cardiovascular