Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos informó y formó a los mostoleños para optimizar la prevención cardiovascular y vivir más y mejor

Con motivo del Día Mundial del Corazón, que se celebró ayer

2019 09 302019 09 30

  • El centro ofreció un programa de actividades informativas, posibilidad de medición del riesgo cardiovascular, conferencias de concienciación en prevención, recursos sanitarios de tratamiento y control de este tipo de patología, y talleres prácticos de ejercicio físico y RPC en las que participaron unas 200 personas

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de muerte en el mundo desarrollado, y su incidencia no tiene perspectivas de reducirse, dado el aumento de muchos de sus factores de riesgo relacionados con el estilo de vida actual poco saludable. Por ello, la clave es actuar antes de que la patología aparezca, porque "Prevenir es vivir más y mejor", tal y como reza el lema de este año del Día Mundial del Corazón, que se celebró ayer, y al que elHospital Universitario Rey Juan CarlosEste enlace se abrirá en una ventana nueva, integrado en la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, se sumó el miércoles organizando una jornada llena de interesantes actividades a la que asistieron unas 200 personas.

Concretamente, gracias al personal de Enfermería y Fisioterapia del centro, pacientes, familiares y visitantes pudieron realizarse un cálculo personalizado de riesgo cardiovascular (peso, tensión arterial…) e informarse de los principales factores que inciden en el mismo, así como conocer de cerca la labor de asociaciones de pacientes con enfermedades cardiovasculares como la Fundación Española del Corazón o la Asociación de Pacientes Coronarios, que instalaron mesas informativas en el hall del hospital.

Además, desde el punto de vista más práctico,Manuel Pérez y Marisa Arencibia, jefe del Servicio de Cuidados Intensivos y supervisora de la UCI del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, respectivamente, impartieron un útil taller de reanimación cardiopulmonar (RCP) que permitió a los asistentes al mismo aprender técnicas que, en determinadas circunstancias, pueden suponer la diferencia entre poder o no salvar una vida.

Prevención, adherencia terapéutica y recursos sanitarios para vivir más y mejor

Por otra parte, la VI Jornada del Día Mundial del Corazón que organiza el hospital incluyó también una serie de interesantes conferencias moderadas por laDra. Petra Sanz, jefa de Servicio de Cardiología del Rey Juan Carlos, que ofrecieron claves para vivir más y mejor a través de la prevención, el diagnóstico precoz, el correcto tratamiento y el adecuado control de la patología cardiovascular.

La primera de ellas, a cargo de laDra. Sonia Arenas, directora de la Centro de Salud Barcelona, insistió en la importancia de llevar una "vida saludable basada en una dieta sana y equilibrada y en la práctica de ejercicio, objetivo en el que las familias tienen una importante responsabilidad de cara a los niños, que en la edad adulta deben asumir su estilo de vida", dijo, y en actuar sobre los factores de riesgo modificables (tabaquismo, hipertensión, peso, colesterol, estrés…) -dado que hay otros que no lo son, como los genéticos, la edad o el sexo-, especialmente sobre los que más aumentan la prevalencia: diabetes, enfermedad renal crónica severa, dislipemias…

La experta también explicó a los asistentes, que llenaron el Salón de Actos del hospital, cómo la tabla SCORE ayuda, normalmente desde las consultas de Atención Primaria, a calcular el riesgo cardiovascular a diez años, compartió el "Decálogo cardiosaludable" del grupo de Sociedades de Enfermería en Cuidados Cardiovasculares Integrales (GSECCI) y subrayó la importancia de una correcta adherencia terapéutica, donde contar con ayuda profesional y el primer nivel asistencial tienen un papel fundamental.

Por su parte, laDra. Sanzrecordó que "siempre es mejor prevenir que tener que tratar la enfermedad cardiovascular", para lo cual disponemos de numerosos y eficaces recursos en el sistema sanitario que, sin embargo, "son limitados y deben utilizarse con criterio de utilidad y responsabilidad, ya que no todos son necesarios ni adecuados para todos los casos".

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos es un buen ejemplo de ello, ya que cuenta con una completa cartera de servicios en el ámbito cardiovascular que la experta repasó detalladamente, explicando los beneficios de cada herramienta, desde la historia clínica -"lo primero es preguntar al paciente cómo se encuentra, saber si tiene factores de riesgo o toma medicación…", dijo-, el electrocardiograma y el ecocardiograma, hasta el TAC multicorte cardiaco, la resonancia magnética cardiaca, el estudio electrofisiológico, el cateterismo y la coronariografía, el implante de válvula aórtica con catéter o de marcapasos y la cirugía cardiaca, pasando por otros como el test de esfuerzo, la ergoespirometría, las técnicas de medicina nuclear o el Holter de 24 horas.

Y después del infarto, ¿qué?

Una batería de recursos que permiten tratar y controlar numerosas afecciones cardiovasculares, según se expuso en la última conferencia: "Y después del infarto, ¿qué?", donde se abordaron los ámbitos de la rehabilitación cardiaca, los hábitos nutricionales y la ayuda emocional, a cargo deIgnacio del Villar,Mª Mercedes RamírezyGonzalo González, especialista del Servicio de Rehabilitación, nutricionista del Servicio de Endocrinología y psicólogo clínico del Servicio de Psiquiatría del hospital, respectivamente.

Así, en el primer apartado, el rehabilitador recomendó "realizar ejercicios aeróbicos de intensidad moderada 45-60 minutos diarios, cinco días a la semana, sin llegar al agotamiento, sin que la fatiga impida hablar y respetando las pautas prescritas por el médico" y explicó las acciones formativas en ese sentido que se imparten desde el hospital para favorecer la prevención secundaria, controlar los factores de riesgo, mejorar los hábitos y calidad de vida y ayudar a la reinserción familiar, social y laboral.

En cuanto a la alimentación, los consejos de la nutricionista ahondaron en una dieta marcada por dos características clave, que también se subrayan en las charlas educativas ad hoc que se imparten en el Rey Juan Carlos: "que sea saludable y equilibrada, tanto en calidad como en cantidad", afirmó.

Finalmente, el psicólogo trasladó a los asistentes las recomendaciones de cambios en el estilo de vida, tanto comportamentales como cognitivos, que se hacen en los talleres del hospital con el objetivo de reducir el impacto emocional tras el infarto y ayudar en el proceso de aceptación de la enfermedad y en las habilidades de autocontrol, entre otros objetivos. Y es que, como recordó, "tras este tipo de evento cardiaco la mitad de los pacientes sufren depresión y un 62 por ciento tienen ansiedad".

La jornada finalizó con una sesión práctica dirigida porSoledad Cercadillo, fisioterapeuta del Servicio de Rehabilitación del Rey Juan Carlos, en la explanada de la entrada oeste del centro que, bajo el lema "Dale marcha a tu corazón", incluyó ejercicios de calentamiento y físicos para ayudar a los participantes a motivarse para realizar actividad física y a relajar su musculación, protegerse de las lesiones y mejorar su forma física.