Son doce «sabios» -ocho hombres y cuatro mujeres de diferentes tendencias e ideologías- cuya misión será la de ayudar al Gobierno a tomar las decisiones sobre las cuestiones científicas más delicadas, aquellas en las que los dilemas éticos colisionan con los cambios sociales y los avances. La terapia celular y la medicina regenerativa son dos de los muchos asuntos que debatirá el Comité de Bioética, cuya creación aprobó la pasada semana el Consejo de Ministros. Entre la docena de personalidades que lo integran hay un asturiano, el médico Marcelo Palacios, socialista, presidente de la Sociedad Internacional de Bioética y «padre» de la ley de Reproducción Humana Asistida de 1988, considerada una de las más avanzadas de la época.
Fuente: La Nueva España