El fenotipo metabólico de cada persona, que es el resultado de la interacción entre factores genéticos y factores ambientales, resulta esencial en la determinación del riesgo de cada individuo de sufrir una enfermedad y en la evolución de la misma. Por este motivo, los expertos señalan que para su abordaje es, por tanto, necesario analizar el conjunto de factores externos y factores endógenos que lo condicionan. En los últimos años se han intensificado los esfuerzos para aplicar la metabolómica al estudio de las enfermedades complejas. En este sentido, la experta del departamento de Reumatología de la FJD, la doctora Martínez Calatrava, señala que 'la artrosis y la artritis reumatoide son dos enfermedades complejas, muy prevalentes también en nuestra sociedad y que confieren una elevada morbilidad, que podrían beneficiarse de la aplicación de estudios metabolómicos'.
Fuente: Terra