Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

¿Cómo puede ayudarte la Unidad de Columna a paliar los dolores de espalda?

El Dr Rafael Grases nos explica en qué consisten los tratamientos semi-invasivos que no requieren de ingreso ni cirugía y que tanto éxito están teniendo en los últimos tiempos.

dolor espaldadolor espalda¿Cuándo se plantea alguien acudir a la Unidad de Columna?

Prácticamente la totalidad de los pacientes que acuden a la consulta de la Unidad de Columna es porque padecen dolor de espalda.

Una vez que vienen a la consulta, como siempre en medicina, lo primero es determinar bien el diagnóstico, saber por qué le duele y, con el diagnóstico en la mano, establecer qué tratamientos y alternativas podemos poner a su disposición.

¿Cuál suele ser el origen de estos dolores?

El origen puede ser de dos tipos: por una parte, puede deberse a problemas en la estructura ósea de la columna por el rozamiento y el desgaste o pueden estar generados por problemas en el disco.

¿Está la famosa hernia de disco detrás de la mayoría de los problemas de espalda?

No todas las hernias de disco provocan dolor ni todos los dolores lumbares están causados por una hernia de disco. El 25 % de la población tiene una hernia de disco y no se ha enterado.

¿Es necesario llegar a una cirugía para terminar con estos dolores?

Ni mucho menos. La cirugía se deja siempre como última opción y se recurre a ella solo excepcionalmente. Lo que hay que tener claro es qué es lo que está causando el dolor y, a partir de ahí, decidir cuál es el tratamiento adecuado para cada paciente.

¿Y en qué consisten esos tratamientos?

Se podría decir que existen tres "paquetes" diferentes de soluciones.

El primer paquete incluiría una tabla de ejercicios y unas normas de higiene postural que se entregan por escrito a cada paciente explicando qué se debe y qué no se debe hacer y cuáles son las posturas adecuadas tanto para casa como para la vida laboral. A eso se le suma la medicación correspondiente que va a ayudar al paciente a poder realizar los ejercicios y a desarrollar su vida normal sin dolor o, al menos, con bastante menos dolor.

En el segundo paquete incluiríamos lo que se llaman tratamientos semi invasivos. Estos tratamientos los estamos usando con mucha frecuencia y con muy buenos resultados y se basan en infiltraciones, bien sean epidurales o facetarias. La diferencia entre las dos es que las epidurales se colocan en el espacio epidural e intentan mitigar el dolor producido por una hernia o por una compresión de esas raíces nerviosas que luego van a formar el nervio ciático. Por lo tanto, se usan en pacientes que habitualmente vienen con síntomas de ciática. En cambio, las infiltraciones facetarias se colocan próximas a las articulaciones -llamadas facetas- que existen entre las vértebras para bloquear las terminaciones nerviosas responsables del dolor producidas por éstas. Se emplean en los casos en que el dolor está exclusivamente localizado en la columna lumbar y no es de tipo ciático.

Tanto con uno u otro método, no se requiere ingreso, y antes de una hora tras su realización los pacientes son dados de alta sin requerir cuidados especiales.

Y, por último, el tercer paquete incluiría la cirugía pero, como hemos comentado anteriormente, esta queda reservada para casos excepcionales.

Es curioso que frente al dolor una de las pautas sea no estar quieto, evitar el reposo.

Correcto. El reposo está prohibido. Cuando alguien se queda "clavado" puede durar unas horas, o un día o dos a lo sumo pero a partir de ahí conviene intentar cuanto antes recuperar la movilidad moviéndose lo más posible e intentar incorporarse a los ejercicios y a la vida normal.

¿Existen otros tratamientos a parte de estos dos?

Es cierto que existen otro tipo de tratamientos como el ozono, por ejemplo, pero la realidad es que ninguno de ellos tiene un soporte científico que avale su utilidad. No significa que necesariamente sean malos o dañinos pero sí que someterse a este tipo de tratamientos implica asumir determinados riesgos ya que existe la posibilidad de que tengan unos efectos secundarios nada beneficiosos.

¿Cuánto tiempo puede tardar el paciente en recuperarse con vuestra ayuda?

El paciente debe tener una parte muy activa en su tratamiento y en su curación. Tanto es así que se recomienda cambiar hacia un estilo de vida más saludable de cara a responsabilizarse de la salud de su propia columna.

La respuesta a los métodos semi-invasivos citados -las infiltraciones- acostumbra a ser inmediata, y las molestias son mínimas. Si la respuesta a la técnica es la adecuada, el mismo día se comienza a notar mejoría. En días posteriores dicha mejoría debe incrementarse, permitiendo al paciente realizar una vida normal.

Otra ventaja de las infiltraciones es que pueden repetirse, tanto para acabar de conseguir la mejoría completa como en caso de recaída.