Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

El tratamiento con ondas de choque atrae pacientes de toda Galicia al GHMD

Permite regenerar tejidos sin técnicas invasivas y se utiliza para dolencias del sistema músculo-esquelético

Tratamiento con ondas de choqueImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoTratamiento con ondas de choqueLas ondas de choque, una técnica utilizada para tratar patologías del sistema músculo-esquelético como calcificaciones o tendinosis, entre otras, está obteniendo muy buenos resultados en el Grupo Hospitales Miguel Domínguez.

Pacientes de diferentes puntos de la geografía gallega acuden al Centro de Rehabilitación y Fisioterapia Miguel Domínguez para poder hacer uso de esta terapia pionera y exclusiva que está disponible en muy pocos centros en la comunidad, y cuya tasa de éxito clínico se sitúa entre el 77 y el 80% en todo el mundo.

Las ondas de choque son ondas acústicas o pulsos sónicos que, gracias a un efecto mecánico y biológico, consiguen tener un efecto beneficioso y regenerador de los tejidos sin necesidad de acudir a técnicas invasivas o anestesia, especialmente en el tratamiento de dolencias del sistema músculo-esquelético (calcificaciones, tendinopatías degenerativas, fascitis plantar, enfermedad de De Quervain, pseudoartrosis, fracturas de estrés, osteonecrosis, osteocondritis disecante, síndromes musculares, espasticidad, heridas, úlceras y quemaduras cutáneas).

Generalmente, la duración del tratamiento implica de 3 a 9 sesiones, dependiendo del problema. Cada sesión tiene una duración de entre 5 y 10 minutos y se realiza una por semana.