La torpeza creciente para hacer tareas habituales, y la lentitud o síntomas no motores como el dolor que presentan algunos pacientes hace que éstos necesiten la ayuda de otras personas. En este sentido, el doctor García destacó que "el cuidador debe saber cuidar y cuidarse, debemos educar a ambos para que asuman tareas y permitir al cuidador respiro y tiempo libre, ya que no se puede cargar todo el peso en él. En este aspecto las asociaciones de pacientes tienen un papel fundamental".
Fuente: Hispanidad