Contacto con el Servicio de Pediatría

El Helicobacter pylori es un bacilo gram-negativo responsable de una de las infecciones más comunes en el mundo. En países desarrollados <10% de los niños menores de 12 años están infectados, sin embargo la mayoría de los niños infectados con H. pylori no presentan síntomas.

La infección por Helicobacter pylori se adquiere en la infancia y sigue siendo una causa importante de enfermedad de úlcera péptica (PUD) y cáncer gástrico en adultos. No obstante, los niños y adolescentes, desarrollan con poca frecuencia estas complicaciones.

  • La gastritis antral (inflamación gástrica), se presenta como la manifestación más común en los niños.
  • En niños con gastritis crónica, duodenitis y úlcera péptica (esta última poco común en niños) es típico el dolor epigástrico o hallazgos compatibles con hemorragia digestiva.
  • Los niños con Enfermedad Ulcero péptica (PUD) pueden complicarse con hemorragia digestiva, perforación, obstrucción, y mostrar signos claros de enfermedad y evidencia de inestabilidad hemodinámica o signos de abdomen agudo.
  • Los niños con larga PUD por H. pylori puede llegar a presentar anemias moderadas a severas (anemia ferropénica) debido al sangrado crónico no detectado y no tener ninguna molestia.

Expertos recomiendan que no se realicen pruebas diagnósticas frente a H. pylori en niños con dolor abdominal funcional (causa no orgánica), anemia por deficiencia de hierro (al iniciar el estudio) o cuando se investiguen las causas de baja estatura. Por el contrario si sugieren pruebas diagnósticas no invasivas frente a H. pylori cuando se investigan las causas de la púrpura trombocitopénica inmune crónica. (ITP).