Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

El Hospital Quirónsalud Bizkaia incorpora la pionera técnica Rezum para tratar la patología prostática más frecuente

Un procedimiento mínimamente invasivo que no requiere ingreso hospitalario y que permite tratar la hiperplasia benigna de próstata (HBP), un trastorno que afecta al 70% de los varones mayores de 60 años.

El Servicio integral de Urología del Hospital Quirónsalud Bizkaia incorpora en sus tratamientos para la próstata la pionera técnica Rezum. Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo, rápido y seguro que no requiere ingreso hospitalario y que permite abordar de forma personalizada la hiperplasia benigna de próstata (HBP).

Patología prostática frecuente

El doctor Nemesio Prieto, Jefe de Servicio integral de Urología del centro hospitalario vasco, explica que la HBP es un trastorno asociado con la edad que consiste en "un agrandamiento de la glándula prostática que produce que la uretra se comprima, reduciendo e incluso llegando a bloquear el flujo de la orina". Tiene una alta prevalencia, ya que afecta al "50% de los hombres con edades entre los 50 y los 60 años y, asciende hasta el 70% en mayores de 60 años" informan desde el centro hospitalario. El doctor Nemesio Prieto señala que "normalmente la HBP no pone en riesgo la vida de los pacientes, pero sí que repercute significativamente en su calidad de vida". Entre los síntomas más frecuentes, se incluyen la dificultar para miccionar, la urgencia miccional, chorro urinario débil, entrecortado y levantarse varias veces por la noche con ganas de orinar. El tratamiento inicial en la mayoría de los casos es medicación y si éste no da resultados satisfactorios puede optarse por las técnicas quirúrgicas tradicionales (RTU o adenomectomía) o bien por un abordaje quirúrgico mínimamente invasivo.

Técnica mínimamente invasiva y sin ingreso hospitalario

Existen diversas técnicas para el abordaje mínimamente invasivo de la HBP, en concreto el sistema Rezum "es especialmente beneficiosa para el paciente porque se realiza de manera ambulatoria, por lo que no requiere días de ingreso hospitalario". Otro de los aspectos importantes en la calidad de vida de los pacientes es que esta técnica "no genera eyaculación inversa o retrógrada (conocida como eyaculación seca), como es el caso de los tratamientos médicos y las técnicas quirúrgicas convencionales, y tampoco produce disfunción eréctil," puntualiza el especialista en Urología. Rezum está considera como una alternativa mínimamente invasiva e indicada en casos de HBP moderada o grave, en próstatas de un tamaño inferior a 60 gramos. Consiste en la "ablación prostática mediante vapor de agua, lo que va a provocar una necrosis o muerte celular del tejido prostático que posteriormente el cuerpo absorberá y eliminará naturalmente, aliviando progresivamente los problemas ocasionados por el crecimiento prostático" explica el doctor Nemesio Prieto. La intervención se lleva a cabo mediante sedación y no requiere de ingreso hospitalario; tiene una duración de entre 15- 20 minutos y el paciente se marcha a su domicilio el mismo día con una sonda que deberá mantener entre 3 y 7 días dependiendo del grado de obstrucción prostática y que posteriormente será retirada en el mismo centro hospitalario. Desde el Servicio integral de Urología del Hospital Quirónsalud Bizkaia señalan que "los estudios demuestran que, pasado 1 mes desde el procedimiento, el paciente nota una mejoría clínica, que llega a su máximo a los 3 meses y se mantiene en el tiempo".