Se ocupa del primer contacto del paciente con el médico, independientemente de la edad, sexo y otras características personales, así como de su estado físico, psicológico, social, cultural y existencial. Coordinando, en el caso de que sea necesario, la atención con otros profesionales de la atención primaria o con especialistas.