Quirónsalud

Saltar al contenido

Cabecera del blog
Blogs. Ir a la página de inicio. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

El futuro de la reproducción humana

Blog de Dr. Urries. Reproducción Asistida Hospital Quirónsalud Zaragoza

  • 6 datos sobre implantación embrionaria que cualquier pareja que busca embarazo debería conocer

    Artículo de Carlos De Bonrostro Torralba. Ginecólogo de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    La implantación embrionaria es el mayor reto al que se enfrenta la Reproducción Asistida en la actualidad. A pesar de los múltiples avances, las tasas de éxito de los tratamientos de fertilidad distan mucho de ser las deseadas.

    Presentamos 6 datos relacionados con la implantación embrionaria que cualquier pareja en proceso de búsqueda de gestación (espontánea o mediante técnicas de Reproducción Asistida) debería tener presente para comprender la complejidad de este fenómeno.

    1.- La implantación... ¿es cosa de dos?

    Embrión y endometrio son los dos principales actores de este intrincado fenómeno biológico. El éxito de esta interacción conllevará la consecución del ansiado embarazo, que sucederá en caso de un adecuado equilibrio entre todos los factores implicados (hipotálamo-hipófisis, ovario, endometrio y embrión).

    Todos ellos van a emitir sustancias con funciones específicas en el curso de la implantación, que actuarán sobre embrión y endometrio. Estrógenos, progesterona y FSH son las más conocidas, aunque otras moléculas (PP-14, integrinas, PAPP-A, IGFBP-1,...) son esenciales para la culminación del proceso implantatorio.

    2.- La mujer: epicentro de la implantación

    El papel de la mujer es particularmente importante en la adecuada interacción entre embrión y endometrio. Por un lado, la mujer contribuye a la genética del embrión aportando una célula esencial: el ovocito, que aportará el 50% de la información genética de ese embrión, de cuya integridad dependerá la consecución de un embarazo exitoso.

    Por otro lado, el útero de la mujer (más concretamente, el endometrio) aportará el lecho donde el embrión deberá implantar, obteniendo los nutrientes necesarios para su desarrollo de la circulación sanguínea del útero materno.

    3.- La salud de los padres, clave en el proceso

    La buena salud de los progenitores es esencial para el éxito de la implantación. El consumo de tabaco, alcohol o una alimentación inadecuada se han asociado a peores resultados reproductivos.

    La existencia de enfermedades crónicas en la mujer (como la hipertensión o la diabetes) obliga a realizar un seguimiento estrecho para iniciar el embarazo en el momento de un óptimo control de la enfermedad, hecho que facilitará la buena evolución de la gestación.

    4.- Progesterona: hormona de la implantación

    Las parejas que han vivido un tratamiento de fertilidad conocen de primera mano la importancia de esta hormona para el éxito de la técnica. Esta hormona se produce en condiciones normales en el ovario, en una estructura denominada cuerpo lúteo que surge tras la ovulación.

    En algunas situaciones, puede ser insuficiente para un adecuado proceso implantatorio, por lo que debe suplementarse mediante preparados farmacológicos, como en el caso de los tratamientos de Reproducción Asistida. Su empleo se asocia a un aumento considerable en las tasas de implantación y embarazo en tratamientos como la Fecundación In Vitro (FIV).

    5.- Cuando el embarazo no llega

    El fallo de implantación es un diagnóstico que se emite cuando tras la transferencia de múltiples embriones de buena calidad la gestación no sucede. Esta situación es dramática para las parejas sometidas a tratamientos de fertilidad.

    En estos casos, el papel del especialista en Reproducción Asistida se torna fundamental para el apoyo y asesoramiento a lo largo del proceso. La valoración minuciosa de cada caso de forma individualizada podrá ayudar a identificar y modificar aquellos factores embrionarios o endometriales que estén teniendo un impacto negativo en los resultados.

    6.- Avances en investigación

    Los progresos son constantes en la Medicina de la Reproducción. Actualmente, se están estudiando factores genéticos, inmunitarios e infecciosos que pueden interferir con un adecuado fenómeno implantatorio.

    A pesar de ello, existen muchas áreas en las que aún se precisa de mayor evidencia científica para poder ofrecer nuevos tratamientos para mejorar el potencial de implantación en las parejas sometidas a tratamientos de fertilidad.

    Como hemos visto, la implantación embrionaria es un evento multifactorial que, a pesar de los avances, continúa siendo un misterio en muchos casos. Por ello, la investigación de los mecanismos relacionados con el inicio del embarazo es imprescindible para conseguir el objetivo que los profesionales de la Reproducción Asistida compartimos con esas parejas que luchan por ser padres algún día.

  • La selección genética en el espermatozoide

    Artículo de Laura del Molino. Embrióloga de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    A pesar de la gran importancia que le damos a la calidad del óvulo para conseguir buenos resultados en los tratamientos de reproducción asistida, se estima que en torno al 45% de los casos de esterilidad son de causa masculina. Es por esto que las técnicas relacionadas con el análisis y la mejora de la calidad seminal son de uso rutinario en los laboratorios de reproducción.

    Las tres características básicas que rutinariamente más información nos aportan sobre una muestra espermática son la concentración, normal a partir de 15 millones de espermatozoides por mililitro, la motilidad,buena a partir del 40% de formas móviles y la morfología, normal con el 4% de formas normales. El estudio de estos factores se conoce como seminograma. Pero hay otros factores que influyen en la calidad seminal y que hace que sémenes aparentemente normales no sean capaces de generar un embarazo.

    Hay que tener en cuenta que el proceso de formación del espermatozoide envuelve etapas que pueden poner en peligro el ADN espermático, produciendo fallos en la carga genética de estos gametos. Estos fallos en el material genético no implican necesariamente una morfología anormal del espermatozoide ni alteraciones en su motilidad, lo que podría explicar la existencia de esos varones infértiles con un seminograma normal. Por esta razón, los análisis genéticos como el cariotipo, el FISH-e o los Estudios de Fragmentación son importantes para descartar la causa genética de la esterilidad.

    Ello ha motivado que en los últimos años se hayan desarrollado una serie de técnicas, denominadas Técnicas de Selección Genética Espermática, que permiten seleccionar espermatozoides de buena calidad genética antes de fecundar al óvulo.

    Estas técnicas consisten en seleccionar espermatozoides cromosómicamente normales para utilizarlos en la fecundación del óvulo. Técnicas con nombres tan estrambóticos como el PICSI o las MACS son actualmente rutinarias dentro de los laboratorios de reproducción asistida, ayudándonos en la selección de esos espermatozoides sin anomalías genéticas, mejorando así la calidad de la muestra seminal y aumentando significativamente las tasas de embarazo.

  • Hola, quiero hacerme una "inseminación in vitro"

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Todos somos conscientes de cómo Internet ha revolucionado nuestras vidas. No hay duda que nos surja que no intentemos solucionar a través de Google y de las redes sociales. Eso, obviamente, tiene un lado bueno, pero también un lado oscuro motivado la mayor parte de las veces por la forma en que nosotros mismos realizamos esas consultas.

    Es por ello que cada vez con mayor frecuencia vienen a nuestras Unidades de Reproducción parejas con una idea bastante clara de lo que debemos hacerles. Curiosamente todo empieza con un "no sé lo que me pasa", pero acaba con "vengo a que me hagan un/a (póngase lo que corresponda)" con el único argumento de que a una amiga suya se lo hicieron y se quedó embarazada o porque ha leído que es una técnica que tiene muy buenos resultados. Como si el diagnóstico del problema no tuviera la mínima importancia.

    Esto conlleva una tarea extra para los especialistas que le atienden, ya que antes de empezar a abordar el estudio deben de retroceder en los argumentos para desmontar la lógica que ha llevado a ese paciente a pensar que sabe lo que deben hacerle y que muchas veces no corresponde con lo que realmente deberían hacerle.

    Un tema aparte de es el de la Redes Sociales. Un reciente estudio publicaba que el 85% de los pacientes que escriben en las redes sociales con temática en infertilidad lo hacen antes de someterse a una Técnica de Reproducción Asistida o tras una mala experiencia en una de ellas.

    Parece lógico, ya que las "buenas experiencias", aquellas que consiguen un embarazo, generalmente no vuelven a entrar en esos foros, ya que solo piensan en disfrutar de su nuevo estado. Con ello se pierde la visión positiva mostrando principalmente dudas y malas sensaciones. No lo digo yo. Lo decía el estudio y estoy bastante de acuerdo en ello.

    Ojo. Con esto no pretendo criticar el poder de los buscadores de Internet ni el papel positivo que estas redes aportan a nuestras parejas. Soy de los que los defienden a capa y espada siempre que se utilicen bien. Solo recomiendo realizar de ellos un uso racional y crítico para saber extraer una información suficientemente objetiva.

    Pero sobre todo. Confíe en su especialista. Él le explicará cuál es su problema y cómo afrontarlo. Luego, con esa información, ya puede ir a buscarlo en la red.

    Y tranquilos. Si hace falta se hará una "Inseminacion In Vitro"

  • El derecho a tener un hijo

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Con cierta frecuencia se tiende a debatir sobre si la esterilidad es o no una enfermedad y si debe de tratarse como tal.
    A fin de cuentas, se puede vivir sin hijos y en algunos ámbitos se ha llegado incluso a cuestionar si debería estar cubierto por la sanidad pública o dedicar esos recursos a otras "enfermedades" teóricamente más graves, dejando este campo en manos de la sanidad privada.

    No voy a entrar a debatir sobre sanidad pública vs privada, eso lo dejo para otro post, pero sí que me gustaría reflexionar sobre el derecho a tener un hijo, aunque sea a costa de complejas tecnologías biomédicas.

    Es cierto que en la legislación española no se contempla el derecho jurídico a la reproducción humana, algo que la iglesia también niega cuando manifiesta que "no existe el derecho a tener hijos sino el derecho del hijo a ser procreado", pero sí que parece encontrarse amparado dentro del derecho a la libertad, entendida como autonomía personal y física, que ampara la Constitución española. Incluso cuando habla del derecho a fundar una familia y encarga a los poderes públicos la protección social, jurídica y económica de la familia (art.39.1 de la Constitución) los posibles hijos entrarían dentro de dicho ámbito de protección.

    Pero entonces ¿la reproducción es una necesidad básica fundamental como para generar un derecho? algunas personas sostienen que sí, que estos derechos están conferidos por el artículo 16 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, promulgada en 1948. Dicho artículo sostiene la declaración de que "los hombres y las mujeres mayores de edad, sin ninguna limitación debida a su raza, nacionalidad o religión tienen derecho a casarse y a fundar una familia".

    Por otra parte, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Generaciones Futuras de la UNESCO (suscrita por España en 1994), se manifiesta también el "derecho" de las generaciones futuras a la vida y a la preservación de la especie humana.

    No voy a pedir que copiemos el modelo americano, según el cual el derecho a procrear esta entre los derechos básicos del hombre y protegido por la Novena Enmienda, pero sí que considero que en un país socialmente evolucionado como el nuestro, el derecho a tener un hijo debería contar con todos los apoyos posibles desde la sociedad y el estado, independientemente de que para conseguirlo se tenga que recurrir o no a técnicas de reproducción asistida.

    Luego podemos debatir y legislar sobre cuáles son esas técnicas y sobre quién, cómo o cuándo puedan realizarse. Pero lo que en mi opinión queda claro es que hoy en día debería ser un derecho incuestionable al que hay que dar todo el apoyo biomédico y legal necesario.

    Y si me apuras, independientemente de ser hombre o mujer.

  • Preservación de la fertilidad por causas no médicas

    Artículo de Isabel Giménez, Ginecóloga en la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    ¿Por qué hacerlo? ¿Cuál es la finalidad?

    La finalidad de la preservación de la fertilidad es la de criopreservar gametos con el objetivo de posponer el momento de la maternidad.
    Las causas por las que se está produciendo este retraso son que la mujer se ha incorporado de una forma muy activa a la vida profesional ocupando cada vez más puestos de responsabilidad, otra es la situación económica de la población en edad fértil y por otro lado la presencia de una pareja adecuada.
    Por todos estos motivos en los últimos años se ha incrementado la demanda de la preservación de la fertilidad como una forma de aplazar momentáneamente la maternidad sin tener que renunciar a ella.

    ¿Qué es técnica se utiliza para la preservación de la fertilidad?

    La técnica más frecuentemente utilizada es la vitrificación de ovocitos, que consiste en la estimulación de los ovarios mediante hormonas inyectables y la extracción de los ovocitos maduros a través de una punción folicular ecoguiada y bajo sedación. Una vez extraídos se vitrifican con una técnica de congelación ultrarrápida con alto contenido en crioprotectores y sin que se formen cristales de hielo, por lo que el ovocito sufre menos.
    Las ventajas que supone preservar ovocitos frente a otras técnicas como la vitrificación de embriones, es que para ésto último se precisa una pareja adecuada y que la ley no permite acumular un pool de embriones sin un destino concreto.

    ¿Quién puede hacerlo?

    Toda mujer con o sin pareja que desee llevar a cabo en un momento más adecuado la maternidad.
    La cuestión más importante sería saber hasta cuándo es aconsejable. Para ello hay que explicar el concepto de que la mujer "tiene fecha de caducidad". La mujer nace con una dotación de óvulos que se van consumiendo a lo largo de la vida, de forma que a partir de los años 35 años se produce un declive en la fertilidad femenina, dato que puede variar en función de la dotación folicular al nacimiento, factores genéticos, ambientales, tóxicos, etc. De esta forma se "aconseja" preservar la fertilidad hasta los 35-38 años. En casos de más edad es prudente explicar a la mujer las opciones reales que hay de reserva ovárica y de gestación para que conjuntamente con el ginecólogo se tomen las medidas más adecuadas.

    ¿Cuales son los resultados de la preservación de la fertilidad?

    Aunque aún faltan estudios a largo plazo para tener más datos, no se ha demostrado que existan un número mayor riesgos obstétricos ni perinatales. Y tampoco diferencias en las tasas de anomalías congénitas.

    ¿Cual es el problema de retrasar la maternidad?

    El problema es que con la edad disminuyen tanto calidad como cantidad ovocitaria, de esta forma se hacen más necesarias las Técnicas de Reproducción Asistida. La ventaja de tener ovocitos propios vitrificados frente a realizar un ciclo FIV en edad avanzada es que será más eficaz la utilización de ovocitos de menor edad vitrificados que los que hayan en ese momento. Y frente a la donación de ovocitos la ventaja es la del vínculo genético.


    Por todo lo anteriormente expuesto se recomienda que no se posponga la maternidad más allá de una edad y que en caso de querer dejarla para otro momento más adecuado tener en cuenta la opción de la vitrificación de ovocitos como una posibilidad.

  • Ponga un embriólogo en su vida

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    embriologo

    Imaginaos una persona que cuida de vuestro bebé, lo alimenta, lo vigila día a día, hora a hora, minuto a minuto. Atiende todas sus necesidades para que pueda crecer sano y fuerte. Hasta el mimo.
    Y ahora imaginaos que esto lo hace nueve meses antes de su nacimiento. Justo en el momento que comienza su vida. Cuando no es más que un par de células en una plaquita con medio de cultivo.
    Esa persona es el embriólogo clínico y estamos hablando de un embrión en los primeros días de su desarrollo.


    Actualmente en España una de cada seis parejas en edad fértil tienen problemas para conseguir un embarazo y deben de recurrir a Técnicas de Reproducción Asistida para conseguir su sueño. Sueño que no sería posible si no fuera por el trabajo de estos embriólogos clínicos, no muy conocidos generalmente, pero que desde sus laboratorios y sin hacer mucho ruido dedican todo su conocimiento para conseguir que de la unión de dos células, un óvulo y un espermatozoide, se consiga generar todo un proyecto reproductivo.


    El embriólogo clínico suele ser un licenciado en Ciencias Biológicas (o de alguna otra rama de la biomedicina) que ha adquirido una profunda especialización en genética, cultivos celulares, fisiología, biotecnología, metodología científica y con un profundo conocimiento en bioética y legislación sobre Reproducción Asistida Humana. Máxime en un campo, como el que nos ocupa, en continuo desarrollo y con un componente emocional tan importante. Posiblemente sea el campo de la biomedicina que más rápido evoluciona y que más debates éticos, legales y filosóficos genera actualmente.
    Esto les obliga a una continua formación.


    Pero su trabajo comienza antes de recibir los óvulos y espermatozoides. Con el análisis de cada uno de los factores que pueden afectar a cada caso en particular. No hay que dejar nada al azar. A partir de allí es su responsabilidad decidir qué sistema de fecundación hay que utilizar, la necesidad o no de realizar diagnósticos genéticos, mantener los sistemas de incubación adecuados y aplicar las técnicas idóneas para cada situación. Por último, serán los que decidan qué embriones son los más adecuados para transferir y conseguir ese deseado embarazo.
    Si todo va bien estupendo. Si no, serán los primeros en analizar el caso y determinar que otras pruebas hay que realizar para profundizar en la solución del problema.


    Naturalmente en una unidad asistencial tan multidisciplinar como son las de fertilidad es importante el papel de todos y cada uno de los que la forman, pero pido en estas líneas el reconocimiento para todos los que desde sus laboratorios, y sin que muchas veces ni los veáis, consiguen que nueve meses después podáis tener esos bebés en vuestras manos.
    La próxima vez que vayáis a una Unidad de Reproducción Asistida Humana, preguntad por ellos.

  • Tu, yo... nosotros

    Artículo de Marian Cisterna, Baby Planner en la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    TuImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto

    Un tratamiento de Reproducción Asistida puede ser en muchas ocasiones una prueba de fuego para algunas parejas.

    El carrusel de emociones que atravesamos cuando este proceso llega a nuestras vidas es algo que a veces cala hondo en cualquier relación.

    Hay que partir de la base que esto es algo de dos y que, aunque afecta a ambos por igual, no siempre uno y otro van a utilizar las mismas herramientas emocionales para hacer frente a esta situación.

    Por norma general (que no siempre) una de las dos partes vive esto con una intensidad profunda y el miedo a no conseguirlo se sienta a nuestro lado a hacernos compañía mientras todo va sucediendo. En el otro asiento del tándem, la pareja intenta maniobrar con elegancia, pensando que no hay tanto de qué preocuparse, ya que se está haciendo todo lo posible, que hay profesionales para ayudarnos a llegar a buen puerto y que no hay que perder la esperanza hasta el final.

    Esto último, que debería ser el cóctel perfecto para afrontar un tratamiento de reproducción asistida puede llegar a crispar los nervios de la parte que se siente más débil, ya que de inmediato se piensa que esa manera de sobrellevarlo tan "elegante" es fruto de que no se está implicando tanto o no le importa cómo debería. Además, puede despertar temores tales cómo "O sea, quieres decir… que me estoy obsesionando, ¿no?"

    Hay que tener en cuenta que, ante las adversidades, cada individuo va a salir a flote lo mejor que sepa y utilizará aquello que haya aprendido a lo largo de su vida a la hora de saltar obstáculos. El entorno en el que haya vivido, su forma de ser y el modo de encarar los acontecimientos no son siempre iguales en una y otra persona.

    No está de más que respetemos el modo que tiene cada persona de sobrellevar esta situación y que, si somos la parte que nos sentimos más fuerte, comprendamos que a nuestra pareja la situación le puede estar sobrepasando, que no se está obsesionando y que igual lo que necesita es un buen abrazo y dosis extra de cariño y paciencia. O por el contrario, que quien tenemos enfrente no es por falta de interés que diga cosas cómo "No pasa nada, vamos a intentarlo todo y si no lo conseguimos saldremos adelante", sino que simplemente está posponiendo el estrés de la espera hasta ver resultados.

    El respeto hacia la persona que nos acompaña es esencial y si bien, cómo apuntaba al inicio de este artículo, esta puede ser una prueba para la pareja, es más que probable que salgamos fortalecidos y que consigamos aprender a solventar con mayor soltura problemas cotidianos que para el resto de parejas son un mundo. Nos vamos a convertir en SuperHéroes y eso requiere cierto aprendizaje.

    Os puedo asegurar que algo cómo esto une muchísimo, porque ambos estamos en el mismo barco y luchamos por un sueño increíblemente hermoso que llegará o no, pero merece la pena emprender esta aventura por el simple hecho de tener la oportunidad de hacerlo realidad.

    Comprender que no todos estamos hechos de la misma pasta y que cada uno de los dos está para completar al otro, es el ingrediente fundamental para salir victoriosos de una situación tan compleja como esta.

  • ¿Hacia los bebés de diseño?

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Resulta evidente que la reproducción asistida humana es uno de los campos de la Biomedicina que más debates éticos, sociales, legales y filosóficos despierta actualmente. No hay más que ver cómo los titulares de los periódicos publican de forma reiterada noticias que transitan entre el innegable derecho de una mujer a ser madre y la posible manipulación de la vida humana que conlleva la aplicación de estas técnicas.

    La era de los bebés de diseño

    El último ejemplo lo tenemos reciente con la autorización por parte del gobierno británico al primer experimento de modificación genética de embriones humanos mediante la tecnología CRISPR-Cas9.

    Para los profanos únicamente comentar que se trata de una técnica que permite modificar de una forma sencilla cualquier secuencia del genoma humano, permitiendo cambiar, insertar o eliminar a placer secuencias de ADN de nuestra carga genética. El equivalente al cut/copy/paste de la edición génica.

    No hay que olvidar que los resultados del Proyecto Genoma Humano, con la secuenciacion completa de sus casi 30.000 genes, se presentaron ya en el año 2003. La información para poder evitar enfermedades o, por qué no, aumentar el talento artístico podemos/podríamos encontrarla escrita en nuestros genes y modificarlos a voluntad.

    La revolución tecnológica que su aplicación puede suponer supera cualquier expectativa hasta ahora inimaginada, al límite de esas fronteras conceptuales que sólo encontrábamos en los libros de ciencia ficción. Han empezado despacio (como era de esperar), investigando aquellos genes de embriones humanos que pueden estar implicados en las fases iniciales del desarrollo embrionario y que pueden ayudarnos a conocerlos mejor y mejorar las tasas de implantación y de embarazo cuando aplicamos técnicas de Fecundación In Vitro (FIV).

    Lógicamente en ningún caso dichos embriones manipulados podrán ser implantados, por lo que dichas modificaciones genéticas no serán transmitidas a la descendencia de acuerdo con la ley inglesa. En España, la Ley 14/2006 sobre técnicas de reproducción asistida aborda el tema de forma similar.

    Pero esto es sólo el comienzo. Los que tengan curiosidad pueden ver las películas "Un Mundo Feliz" ó "Gattacca" ó incluso "Parque Jurásico" como ejemplos en clave de ciencia ficción de hacia donde la aplicación de estos bebés de diseño nos puede llevar, pero películas aparte, la puerta está abierta, y la posibilidad de corregir, añadir o eliminar cualquier secuencia genética para eliminar enfermedades o mejorar la calidad de vida humana es lo suficientemente trascendente como para saber que ya no va a volver a cerrarse. Empieza el primer siglo después de CRISPR.

  • La clave: un buen diagnóstico

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Un certero diagnóstico es el punto de partida esencial para lograr un embarazo de la forma más rápida y eficaz posible. diagnóstico y embarazoEstá claro que cuando una pareja acude a una consulta en una Unidad de Reproducción Asistida toda su ilusión radica en comenzar los tratamientos lo antes posible y es en ese momento cuando hay que poner un momento de pausa a esa ansiedad.

    Un buen diagnóstico que permita detectar el problema de una forma clara nos va a permitir elegir en cada caso la técnica más adecuada y conseguir el embarazo de la forma más rápida posible.

    Una simple exploración ginecológica, acompañada de una analítica completa nos va a dar información acerca de la calidad hormonal, las funciones reproductoras o la anatomía femenina.

    En el caso del varón un análisis del semen suele resultar suficiente para detectar los problemas masculinos más frecuentes.

    En algunas ocasiones pueden ser necesarias otras pruebas complementarias más complejas. La histerosalpingografía para comprobar la permeabilidad de las trompas o los estudios genéticos de cariotipo suelen ser de las más habituales.

    En cualquier caso, la integración de la unidad en un entorno hospitalario, con un equipo multidisciplinar que incluye a biólogos con experiencia en biología de la reproducción, ginecólogos, andrólogos, genetistas, endocrinólogos y anestesistas facilita la realización de todas las pruebas sin desplazamientos, de modo que en un mes suele ser posible comenzar el proceso.

  • Doctor, ¿Por qué no me quedo embarazada?

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Sin ninguna duda la edad a las que las parejas deciden quedarse embarazadas debería ser considerado el primer problema de esterilidad de nuestra sociedad.Efecto de la edad de la madre en la fertilidad

    Según un estudio realizado por la Unidad de Reproducción Asistida de Hospital Quirón Zaragoza, en lo últimos 14 años se ha visto como ha aumentado en 8 puntos la edad media de las parejas que acuden a realizarse una técnica de reproducción asistida.

    Mientras que en el año 2000 dicha edad rondaba los 30 años, actualmente se ha visto incrementada hasta casi los 38.

    Igualmente se ha observado que el porcentaje de mujeres de más de 40 años que desean ser madres y recurren a estas técnicas ha pasado de ser un 10% del total de las parejas en el año 2000 hasta casi un 18% en la actualidad.

    El motivo de ello lo marca la evolución de la realidad social actual, ya que según datos de Instituto Nacional de Estadística la edad media de acceso a la maternidad en España es de 29,3 años, incrementándose hasta los 33,5 años en caso de mujeres universitarias o que trabajan en profesiones liberales. De hecho se sabe que un 30% de las mujeres tienen su primer hijo con más de 35 años.

    Ello viene debido a que la sociedad actual somete a la mujer joven a una gran presión formativa y profesional, obligándole a retrasar sus deseos de maternidad hasta edades más avanzadas, sin darse cuenta que con ello su fertilidad puede verse drásticamente reducida. Se acepta que la fecundidad mensual de una mujer pasa de un 8% a los 35 años a un 3% a los 38. A partir de los 40, el porcentaje de mujeres definitivamente estériles puede llegar a un 50%.

    Esta reducción del potencial reproductor se hace patente tanto por una disminución en la funcionalidad de los ovarios, como también porque la calidad de los óvulos producidos se ve asimismo alterada. A medida que se incrementa la edad observamos unas peores tasas de embarazo y un aumento significativo en las tasas de aborto.

    Es en ese momento cuando estas parejas deciden recurrir a nuestras Unidades de Reproducción Asistida. Desgraciadamente, a veces, demasiado tarde y con una reserva ovárica agotada, lo que imposibilita el embarazo con sus propios óvulos debiendo recurrirse entonces a óvulos de donante como única opción.

    Es por ello que desde las Unidades de Reproducción Asistida se hace hincapié en la recomendación de solicitar una consulta al primer indicio de posibles problemas.

Buscador de El futuro de la reproducción humana

Sobre este blog

Actualmente se considera que una de cada cinco parejas en edad fértil va a tener dificultades para conseguir un embarazo. Las Técnicas de Reproducción Asistida dan solución a la mayor parte de estos problemas, pero también generan importantes debates éticos y sociales. En este blog vamos a intentar no sólo marcar las bases de las técnicas diagnósticas y terapéuticas de que disponemos actualmente sino también debatir acerca de los últimos avances que vayan apareciendo. No podemos olvidar que estamos en el Primer Siglo después de Crisper (CRISPR-Cas9)

Nube de etiquetas

  • Noticias y consejos de salud. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • ¿Conoces las ventajas de nuestro Portal del Paciente?. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.

logo gris. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

Oficinas centrales

C/ Zurbarán, 28
28010 Madrid

917810682

Copyright 2016 - Quirónsalud - Todos los derechos reservados