El balón intragástrico es un método no invasivo para la pérdida controlada de peso. Se coloca mediante endoscopia y bajo sedación anestésica. Es un método seguro para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad de tipo I indicado en personas con un IMC >27. Se fundamenta en la sensación de saciedad provocada al llenar el estómago con una estructura en forma de balón.

Durante el periodo inicial es cuando el paciente experimenta una mayor pérdida de peso, que debe ser supervisada por un especialista que, además, controle la dieta durante todo el proceso. Mediante esta técnica la pérdida de peso está, de media, entre los 15 y 18 kg.