Los riñones son dos pequeños órganos localizados tras el abdomen, a ambos lados de la columna vertebral. Su función en el cuerpo humano se centra en la producción de orina para eliminar tóxicos y exceso de fluidos, ayudando a mantener el equilibrio del organismo. El cáncer puede hacer acto de presencia en el entramado de canales del interior de los riñones que se utilizan para filtrar la sangre, o en el núcleo del órgano, donde se acumula la orina. En España se diagnostican alrededor de 10.000 nuevos casos cada año.

  • Tratamiento. Las opciones terapéuticas para el Cáncer de riñón dependen del estadio de la patología, el tamaño que haya alcanzado el tejido tumoral y hasta dónde se haya extendido. Además, también influye la edad del paciente y su estado de salud general. Los tratamientos potenciales son la cirugía, la radiación y la quimioterapia, aunque este tipo de cánceres son relativamente resistentes al abordaje por radiación o quimioterápico. El tratamiento estándar para cáncer de riñón localizado es la resección de los tumores que existan en uno o ambos riñones.
  • Abordaje quirúrgico:
    • Nefrectomía parcial: Se trata de un procedimiento quirúrgico para extraer el tumor del riñón y del tejido próximo al órgano. Esta opción suele llevarse a cabo para prevenir la pérdida de la función renal cuando el paciente no tiene plena funcionalidad en el otro riñón o ya ha sido previamente extirpado.
    • Nefrectomía radical: Se trata de una intervención quirúrgica para extirpar el riñón, la glándula suprarrenal, el tejido próximo al órgano y, habitualmente, los nódulos linfáticos más próximos.
      Este tipo de intervenciones se han realizado tradicionalmente con un abordaje abierto, lo que obliga al cirujano a practicar una incisión muy grande en el abdomen de los pacientes. La laparoscopia convencional reduce el tamaño de la incisión, pero limita la habilidad del especialista, así como el campo de visión y el control durante el procedimiento.
  • Abordaje robótico:
    Si su médico le recomienda una operación de riñón, es posible que sea candidato a la tecnología quirúrgica más avanzada y segura del mundo: el Sistema de Cirugía Robótica Da Vinci. El Sistema de Cirugía Robótica Da Vinci se ha convertido en la máxima expresión de la cirugía mínimamente invasiva y permite a los cirujanos incrementar exponencialmente la precisión durante las intervenciones. Además, el abordaje robótico ofrece las ventajas singulares en comparación con la cirugía abierta que hemos citado anteriormente.