La próstata es una glándula del sistema reproductor masculino situada bajo la vejiga y sobre el ano. Es del tamaño de una nuez y rodea la uretra (el canal por el que la orina fluye de la vejiga). La glándula prostática produce una secreción que forma parte del semen. El cáncer de próstata aparece por la formación de células malignas en los tejidos de la próstata. Los últimos estudios médicos estiman que casi el 15 por ciento de la población masculina mundial será diagnosticada de cáncer de próstata en algún momento de su vida. Las opciones de tratamiento y el pronóstico dependen de la etapa del cáncer y de otras muchas variables, pero está claro que la puesta en marcha de Programas de Chequeo como el de Quirónsalud Torrevieja, han ayudado a elevar la tasa de detección precoz y, por tanto, a aumentar la tasa de supervivencia. Además, los nuevos avances de la tecnología médica han provocado un salto de calidad en el abordaje de esta patología.

  • Prostatectomía radical: es uno de los tratamientos más comunes para el cáncer de próstata que implica la extirpación quirúrgica de la glándula prostática. La prostatectomía radical tradicional obliga al cirujano a practicar una incisión de entre 8 y 12 centímetros en el abdomen del paciente. Esta cirugía abierta normalmente provoca una pérdida importante de sangre, una recuperación prolongada e incómoda y el riesgo de sufrir impotencia e incontinencia.
  • Prostatectomía Robótica: el abordaje del cáncer de próstata es mínimamente invasivo. Si su médico le ha recomendado que se someta a cirugía para extirpar el cáncer, es muy posible que sea usted candidato a un procedimiento mínimamente invasivo denominado Prostatectomía Robótica. Este procedimiento incorpora un sistema quirúrgico de vanguardia mediante el cual su cirujano podrá ver con más claridad las estructuras anatómicas vitales y llevar a cabo el procedimiento quirúrgico que usted necesita para extirpar la próstata. Los estudios más recientes sugieren que la prostatectomía robótica reduce el riesgo de incontinencia urinaria e impotencia tras la intervención.
    Las ventajas de este sistema, respecto a la prostatectomía abierta, son múltiples:
    • Menos días de estancia en el hospital.
    • Menor dolor.
    • Recuperación más rápida.
    • Retorno a sus actividades normales en menos tiempo.
    • Menor riesgo de infección de la herida.
    • Menor pérdida de sangre y menos transfusiones.
    • Menos cicatrices.

Como ocurre con cualquier caso quirúrgico, el resultado no se puede garantizar de antemano, ya que depende de las condiciones de cada paciente y del procedimiento. No obstante, el equipo de especialistas en Urología del Programa de Cirugía Robótica del Hospital Quirónsalud Torrevieja cuenta con años de experiencia y está formado específicamente en la técnica robótica.