Quirónsalud

Saltar al contenido

Cabecera del blog
Blogs. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

El futuro de la reproducción humana

Blog de Dr. Urries. Reproducción Asistida Hospital Quirónsalud Zaragoza

  • La importancia de un buen equipo

    Desde que empezamos con este blog hemos estado hablando sobre aspectos técnicos, emocionales y psicológicos que influyen en las parejas con problemas de esterilidad, remarcando principalmente todo aquello que supone cualquier avance en el estudio y tratamiento de la pareja estéril. Pero en pocas ocasiones hemos hablado de todas aquellas personas que están detrás de una buena (o mala) aplicación de estas técnicas y de las que depende el buen (o mal) funcionamiento de una Unidad de Reproducción Asistida (URA).

    Por ello me voy a permitir con estas líneas un breve reflexión sobre la importancia de un buen equipo. Una ley no escrita, pero que siempre se cumple, es que un grupo no cohesionado nunca tendrá buenos resultados, independientemente de que posean el mejor equipamiento del mundo.

    Este dogma tiene mayor trascendencia cuando pensamos en la variedad de profesionales que forma cualquier URA. Personal de embriología, ginecología, genética, andrología, psicología, quirófano, enfermería, administración,… conviven día a día persiguiendo una meta común: el que la pareja tenga un bebé sano de la forma más rápida, adecuada y menos traumática posible. A todos los niveles.

    Naturalmente es imposible pensar que tal variedad de especialistas estén siempre de acuerdo en los pasos a seguir en el estudio y tratamiento de cualquier problema, pero la diferencia entre un buen y un mal equipo es la misma diferencia que entre debate y enfrentamiento. El debate genera avance y éxito. El enfrentamiento separación y fracaso. Y más en un campo de trabajo como el nuestro, en el que aún tenemos mucho por descubrir y dónde todos deberíamos asumir que nos queda mucho por aprender.

    Pero sin dejar de lado la parte técnica, considero tan importante (si no más), la parte emocional. Si a lo anterior se le une una buena interelación personal el éxito está asegurado, de lo contrario el mejor incubador del mundo tendría la misma eficacia que un pisapapeles. Una única persona "tóxica" (por muy buena técnicamente que sea) generará mal ambiente y enfrentamientos, pudiendo hacer fracasar el buen funcionamiento de toda la Unidad.

    Por ello no quiero dejar pasar estas reflexiones sin poner en valor a los profesionales con el que tengo el gusto de trabajar. Gente que sabe lo que tiene que hacer y lo hace. Sin decir nada. Adelantándose a la necesidad. Siempre con una sonrisa. Trivializando los problemas y contribuyendo al buen ambiente en la unidad.

    ¡Gracias equipo!

    (Aquí va una foto de parte de ellos)

    equipo ura 2

  • La vitrificación de óvulos. Una buena opción… si no hay otra opción

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    A menudo considero si no estaremos equivocándonos cuando, desde las Unidades de Reproducción Asistida, lanzamos el mensaje de que es posible controlar la maternidad a nuestra voluntad, pudiendo retrasarla hasta edades avanzadas gracias la vitrificación de óvulos.

    Nadie puede cuestionar las indudables ventajas de esta técnica cuando se aplica en mujeres con riesgo de perder su fertilidad por causas médicas. Mujeres que por tratamientos oncológicos, cirugía, etc pueden perder totalmente su reserva ovárica, en las que guardar unos cuantos óvulos antes del tratamiento puede darles una esperanza para el futuro. Algo realmente importante cuando te estás enfrentando a una situación tan angustiosa como, por ejemplo, un cáncer. Por muchos motivos.

    Otro tema muy distinto es cuando lanzamos este mensaje a la sociedad en general, animando a las mujeres a "controlar su maternidad" vitrificando unos pocos óvulos y "garantizando" (dichosa palabra) que gracias a ellos podrá conseguir un embarazo a la edad que más le convenga.

    Lo que en un caso es una esperanza, en el otro es casi una garantía…y eso no es cierto.

    Y lo podemos comprobar de una forma objetiva simplemente viendo el último registro de la Sociedad Española de Fertilidad. Son cifras del año 2014, pero dudo que hayan cambiado actualmente de una forma significativa.

    Para quien no lo sepa, este registro engloba los datos de (casi) todas las Unidades de Reproducción Asistida españolas. Lo podéis consultar en la propia página web de la SEF.

    En una de sus tablas vemos como, efectivamente, la tasa de supervivencia del óvulo tras su congelación es muy alta (83.9 %), al igual que la tasa de fecundación. Fecundan el 66.3% de los óvulos descongelados. Datos muy similares a los de los óvulos sin congelar.

    Pero allí acaba todo parecido. Si estáis viendo la tabla, justo en la línea de abajo se muestra el número de óvulos necesarios para conseguir una gestación: 29 óvulos. ¿Otro dato?. Se necesitan transferir una media de 15.9 embriones (procedentes de óvulos desvitrificados) para el mismo fin.

    Quizá en este momento sea bueno remarcar que en un ciclo de Fecundación In Vitro (FIV) "en fresco" únicamente se necesita una media de 8 óvulos y 4.9 embriones por embarazo. Tres veces menos.

    Llegado a este punto se podría pensar que si se vitrificaran óvulos a edades más tempranas (por debajo de los 30 años) los resultados cambiarían. Pero no es así. Cuando se han vitrificado óvulos de donantes (con edades que generalmente no sobrepasan los 25 años) los datos son de 21.6 óvulos desvitrificados y de 14.2 embriones transferidos por gestación conseguida.

    ¡Ah!. Se me olvidaba. La media de óvulos que se obtienen tras un ciclo de FIV es de 8.

    En base a eso se necesitaría realizar a una mujer entre 3-4 ciclos de estimulación ovárica para alcanzar la cifra de 29. Y eso tampoco "garantizaría" un embarazo.

    Y esa es nuestra realidad actual, que seguramente con el tiempo consigamos mejorar. Pero mientras tanto creo que el mensaje que deberíamos trasmitir a la sociedad es la recomendación de "accede al embarazo antes de los 35 años" y no el de "vitrifica tus óvulos que no pasa nada y quédate embarazada cuando quieras", ya que con ello podemos estar trasmitiendo falsas esperanzas y futuras frustraciones.

    No quiero que como conclusión quede un mensaje negativo hacía la Preservación de la Fertilidad mediante la vitrificación de óvulos. Actualmente es una estupenda opción en mujeres con problemas médicos importantes, con riesgo de perdida total de su fertilidad, y que se vean obligadas a retrasar su maternidad a edades más avanzadas. O sea …cuando no hay otra opción.

    Mientras tanto nuestra obligación es seguir trabajando para mejorar estos resultados y ser objetivos con la información que trasmitimos.

  • VI reunión (de amigos) Reproducción Asistida Quirónsalud Zaragoza

    reu reproArtículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Seis años han pasado desde que celebramos la primera reunión de esterilidad y reproducción asistida de nuestra Unidad de Zaragoza enfocada hacia profesionales de distintas especialidades de nuestra zona, sin vinculación específica en el mundo de la reproducción.

    Hemos visitado La Guardia, Murillo de Gállego, el Monasterio de Piedra, Daroca, La Fresneda y, el pasado 2-3 de Junio Jaca. No podemos quejarnos de los lugares ¿verdad?

    Años en los que al "grupo duro" e incombustible de ginecólogos, urólogos y psicólogos que han repetido reunión tras reunión, se les ha ido incorporando otros especialistas que se nos han unido de forma alternativa, prometiendo siempre volver al año siguiente.

    Hemos tratado temas de legislación, el estado del arte en reproducción asistida, Big Data, impacto psicológico de la esterilidad, preservación de la fertilidad, cáncer y reproducción, técnicas de comunicación y divulgación, el derecho a "no saber" en genética reproductiva, etc etc. La lista sería interminable y cada año cuesta más encontrar temas que generen debate. Porque allí es precisamente donde radica el máximo interés de estas jornadas, en el debate que se suscita después de cada una de las charlas.

    Este año disfrutamos de la presentación de Nestor Herraiz (ginecólogo de Quirónsalud Zaragoza) que nos habló de la cirugía en la endometriosis, en la siguiente charla Jessica Marqués (una de nuestras ginecólogas de reproducción) y Arlanza Tejero (uróloga del Hospital de la Defensa de Zaragoza) hicieron un "mano a mano" en el que revisaron las últimas técnicas diagnósticas en el estudio tanto de la mujer como del varón.

    Pausa para un café y reanudamos la sesión con una estupenda revisión de la preservación de la fertilidad en gametos, preembriones y tejido ovárico a cargo de Miriam Iglesias (embrióloga del Hospital Quirónsalud de Madrid) para finalizar con una sorprendente escenificación de un caso clínico en el que se debatía el "derecho a no saber" en el mundo de la genética, magistralmente llevado a cabo por Jesús Zabaleta (ginecólogo del Hospital Universitario de Navarra).

    Esto, junto con unas ganas inmensas de debate por parte de los asistentes, hizo que la sesión se alargara casi hasta la hora de la cena.

    Cena que tuvo su colofón en un "después" que quedará en la memoria de los asistentes durante, espero, todo un año (y de lo que está prohibido hablar). Hasta que volvamos a vernos en la siguiente reunión y refresquemos estos recuerdos.

    Lo dicho. Una reunión de amigos, con amigos y para amigos, a la que para asistir sólo hay que manifestar ganas de aprender y de convivir.

    Nos vemos en la VII Reunión. No sabemos si podrá ser mejor que la anterior, pero seguro que lo intentaremos.

    Por cierto, gracias Iñaki "Merck" Ventura. Sin ti esto no sería posible.

  • ¿Estamos ante una nueva herramienta para la preservación de la fertilidad?

    Artículo de José Luis Gámez. Embriólogo de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    La reserva ovárica representa el stock de los folículos primordiales (precursores de los ovocitos) ubicados en el ovario, los cuales se van agotando gradualmente durante la vida reproductiva de la mujer hasta llegar a la menopausia.

    A pesar de que en las dos últimas décadas hemos experimentado un notable incremento en la tasa de supervivencia tras prácticamente todos los cánceres padecidos en edad fértil, no estamos exentos de los efectos secundarios provocados por los tratamientos empleados, como por ejemplo la quimioterapia, que implica un riesgo real de fallo ovárico precoz que está directamente relacionado con la reserva ovárica, ya que estos tratamientos aceleran el desarrollo de los folículos primordiales y hacen que se agote la reserva ovárica en tan solo unos meses.

    Ante este riesgo en mujeres en edad fértil, resulta crucial poder preservar la fertilidad e intentar conseguir la maternidad en un futuro. Para ello nos encontramos con dos alternativas como son la vitrificación de ovocitos o la de embriones. Ambas opciones tienes sus ventajas e inconvenientes. Por un lado, la vitrificación de ovocitos no obliga a que el proceso reproductivo futuro sea con una misma pareja, pero la supervivencia del ovocito sometido al proceso de vitrificación no está tan optimizado a día de hoy como la del embrión. Por otro lado, la vitrificación de embriones ya generados, tiene una mayor tasa de supervivencia y por tanto una mayor probabilidad de conseguir el niño en casa deseado.

    Recientemente, hemos tenido la gran noticia de que investigadores del Hospital General de Massachusetts han identificado una hormona, denominada como Mullerian Inhibiting Substance (MIS), que puede proteger a los folículos primordiales de los daños de la quimioterapia. Sostienen que dicha hormona es secretada por los testículos de los embriones masculinos para prevenir el desarrollo de los órganos reproductores femeninos. El estudio ha sido publicado en la revista americana PNAS, y describe como descubrieron que tras suministrar durante varias semanas la hormona a las hembras, no presentaban folículos en desarrollo pero si poseían un gran número de folículos primordiales. Tras el cese del tratamiento con la hormona MIS, los folículos volvieron a desarrollarse en menos de dos semanas.

    Gracias a este descubrimiento se abre una nueva esperanza para intentar proteger la reserva ovárica durante los duros tratamientos contra el cáncer.

  • Ser madre a partir de los 40

    A medida que pasa el tiempo, la cantidad y la calidad de los óvulos se ve reducida y, por tanto, también la capacidad de lograr un embarazo de manera natural.

  • ¿Cuántos embriones me transfiero?

    Artículo de Montse Lierta. Embrióloga de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    ¿Cuántos embriones me transfiero? Es la pregunta que se realizan todas las parejas en la consulta de reproducción cuando llega el momento de decidir el número de embriones a transferir.

    Muchas veces, las parejas deciden transferir el máximo número de embriones, ya sea por el ansia de conseguir embarazo, o porque ven el embarazo múltiple como una situación deseada, con el desconocimiento de los riesgos que esto conlleva para la madre y para los recién nacidos (parto prematuro, preclamsia, malformaciones congénitas…)

    En España, la ley 14/2006 sobre Reproducción Asistida permite transferir hasta un máximo de tres embriones, no por ello, es lo más aconsejable un todos los casos. La transferencia de 2 ó 3 embriones está relacionada con una mayor probabilidad de implantación, pero también aumenta la probabilidad de que se produzca un embarazo múltiple. Sólo como dato, decir que, la gestación múltiple en embarazos espontáneos se da en 1-2% de los casos, mientras que en tratamientos de reproducción asistida se eleva hasta un 30-35%. (Datos de la Sociedad Española de Fertilidad.)

    La necesidad de disminuir estos porcentajes nos hace buscar nuevas estrategias para seleccionar embriones de alta calidad. La incorporación de los sistemas time–lapse a la rutina de los laboratorios de reproducción está permitiendo seleccionar aquel embrión con mayor potencial de implantación y así reducir el número de embriones transferidos en cada ciclo, sin disminuir las tasas de gestación.

    La decisión del número de embriones a transferir es valorada y consensuada de forma individualizada en cada caso entre los pacientes y los profesionales, teniendo en cuenta las características de cada pareja (desarrollo del proceso, edad, hijos previos…) Si bien la tendencia en los últimos años es alcanzar la transferencia de un sólo embrión de elevada tasa de implantación.

  • Embriones buenos, embriones bonitos

    Laboratorio reproEs frecuente, por parte de todas las parejas que recurren a Fecundación In Vitro, intentar valorar el éxito del ciclo por la calidad de los embriones que han obtenido. El problema es que la pregunta de: "¿Son buenos mis embriones?" no tiene una única respuesta y en ningún caso es fácil de responder.

    Y este no es un tema trivial, ya que el poder obtener una buena clasificación embrionaria nos puede facilitar el conseguir antes un embarazo, orientarnos sobre si vamos o no por el buen camino e incluso reducir el número de embarazos múltiples. Si somos capaces de conocer cuál es el mejor embrión, aquél que va a conseguir implantar, podríamos mejorar los resultados y evitar el tener que transferir más de un embrión en cada ciclo.

    El problema lo tenemos en cómo realizar esa valoración de una forma objetiva.

    El procedimiento tradicionalmente utilizado ha sido en base a observaciones puntuales sobre características como son el número y simetría de las células o el grado de fragmentación y de dichas observaciones partía finalmente una clasificación para la que se utilizaban generalmente las letras A, B, C y D, siendo los clasificados como A aquellos embriones que teóricamente tenían una mayor capacidad de implantación y D los peores.

    Con el tiempo hemos visto como este sistema de clasificación se ha mostrado claramente insuficiente (el que sea un embrión bonito no implica necesariamente que sea un buen embrión) y se han intentado desarrollar otros procedimientos que nos aporten una información complementaria a la que ahora disponemos.

    Para ello, la incorporación de sistemas de grabación continua Time-Lapse en los laboratorios de Reproducción Asistida ha supuesto un gran avance ya que nos permite un seguimiento exhaustivo de la evolución de nuestros embriones. La posibilidad de grabarlos minuto a minuto facilita el acceso a muchísima información de la que antes no se disponía, así como el analizarla tantas veces como sea necesario.

    Por otra parte han empezado a aparecer sistemas de análisis automatizado capaces de revisar de forma simultánea múltiples variables del embrión facilitándonos una clasificación más objetiva de la que hasta ahora hemos estado utilizando. El sistema Eeva (Early Embryo Viability Assessment) utilizado en nuestro laboratorio es un claro ejemplo de ello. Dicho sistema es el primero acreditado como sistema objetivo de análisis de la viabilidad embrionaria por parte de la exigente FDA americana.

    Pero por encima de todo hay que tener en cuenta dos cosas, la primera es que por muy buena clasificación (o mala) que nos dé el sistema que utilicemos no nos garantiza el embarazo ya que hay muchos otros factores que influyen en que un embrión implante.

    Únicamente es otro dato más a tener en cuenta. Y nunca hay que descartar ningún embrión por mala clasificación que tenga. Siempre se ha dicho que de un embrión feo puede nacer un bebé precioso.

    Y lo segundo es que ningún procedimiento va a hacer que necesariamente tengamos embriones óptimos. Eso va a depender de los gametos (óvulos y espermatozoides) de cada pareja. Lo que va a hacer es darnos información más objetiva de lo que tenemos.
    Pero lo que si que está claro es que el concepto "embriones bonitos, embriones buenos" ha quedado actualmente superado.

  • 6 datos sobre implantación embrionaria que cualquier pareja que busca embarazo debería conocer

    Artículo de Carlos De Bonrostro Torralba. Ginecólogo de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    La implantación embrionaria es el mayor reto al que se enfrenta la Reproducción Asistida en la actualidad. A pesar de los múltiples avances, las tasas de éxito de los tratamientos de fertilidad distan mucho de ser las deseadas.

    Presentamos 6 datos relacionados con la implantación embrionaria que cualquier pareja en proceso de búsqueda de gestación (espontánea o mediante técnicas de Reproducción Asistida) debería tener presente para comprender la complejidad de este fenómeno.

    1.- La implantación... ¿es cosa de dos?

    Embrión y endometrio son los dos principales actores de este intrincado fenómeno biológico. El éxito de esta interacción conllevará la consecución del ansiado embarazo, que sucederá en caso de un adecuado equilibrio entre todos los factores implicados (hipotálamo-hipófisis, ovario, endometrio y embrión).

    Todos ellos van a emitir sustancias con funciones específicas en el curso de la implantación, que actuarán sobre embrión y endometrio. Estrógenos, progesterona y FSH son las más conocidas, aunque otras moléculas (PP-14, integrinas, PAPP-A, IGFBP-1,...) son esenciales para la culminación del proceso implantatorio.

    2.- La mujer: epicentro de la implantación

    El papel de la mujer es particularmente importante en la adecuada interacción entre embrión y endometrio. Por un lado, la mujer contribuye a la genética del embrión aportando una célula esencial: el ovocito, que aportará el 50% de la información genética de ese embrión, de cuya integridad dependerá la consecución de un embarazo exitoso.

    Por otro lado, el útero de la mujer (más concretamente, el endometrio) aportará el lecho donde el embrión deberá implantar, obteniendo los nutrientes necesarios para su desarrollo de la circulación sanguínea del útero materno.

    3.- La salud de los padres, clave en el proceso

    La buena salud de los progenitores es esencial para el éxito de la implantación. El consumo de tabaco, alcohol o una alimentación inadecuada se han asociado a peores resultados reproductivos.

    La existencia de enfermedades crónicas en la mujer (como la hipertensión o la diabetes) obliga a realizar un seguimiento estrecho para iniciar el embarazo en el momento de un óptimo control de la enfermedad, hecho que facilitará la buena evolución de la gestación.

    4.- Progesterona: hormona de la implantación

    Las parejas que han vivido un tratamiento de fertilidad conocen de primera mano la importancia de esta hormona para el éxito de la técnica. Esta hormona se produce en condiciones normales en el ovario, en una estructura denominada cuerpo lúteo que surge tras la ovulación.

    En algunas situaciones, puede ser insuficiente para un adecuado proceso implantatorio, por lo que debe suplementarse mediante preparados farmacológicos, como en el caso de los tratamientos de Reproducción Asistida. Su empleo se asocia a un aumento considerable en las tasas de implantación y embarazo en tratamientos como la Fecundación In Vitro (FIV).

    5.- Cuando el embarazo no llega

    El fallo de implantación es un diagnóstico que se emite cuando tras la transferencia de múltiples embriones de buena calidad la gestación no sucede. Esta situación es dramática para las parejas sometidas a tratamientos de fertilidad.

    En estos casos, el papel del especialista en Reproducción Asistida se torna fundamental para el apoyo y asesoramiento a lo largo del proceso. La valoración minuciosa de cada caso de forma individualizada podrá ayudar a identificar y modificar aquellos factores embrionarios o endometriales que estén teniendo un impacto negativo en los resultados.

    6.- Avances en investigación

    Los progresos son constantes en la Medicina de la Reproducción. Actualmente, se están estudiando factores genéticos, inmunitarios e infecciosos que pueden interferir con un adecuado fenómeno implantatorio.

    A pesar de ello, existen muchas áreas en las que aún se precisa de mayor evidencia científica para poder ofrecer nuevos tratamientos para mejorar el potencial de implantación en las parejas sometidas a tratamientos de fertilidad.

    Como hemos visto, la implantación embrionaria es un evento multifactorial que, a pesar de los avances, continúa siendo un misterio en muchos casos. Por ello, la investigación de los mecanismos relacionados con el inicio del embarazo es imprescindible para conseguir el objetivo que los profesionales de la Reproducción Asistida compartimos con esas parejas que luchan por ser padres algún día.

  • La selección genética en el espermatozoide

    Artículo de Laura del Molino. Embrióloga de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    A pesar de la gran importancia que le damos a la calidad del óvulo para conseguir buenos resultados en los tratamientos de reproducción asistida, se estima que en torno al 45% de los casos de esterilidad son de causa masculina. Es por esto que las técnicas relacionadas con el análisis y la mejora de la calidad seminal son de uso rutinario en los laboratorios de reproducción.

    Las tres características básicas que rutinariamente más información nos aportan sobre una muestra espermática son la concentración, normal a partir de 15 millones de espermatozoides por mililitro, la motilidad,buena a partir del 40% de formas móviles y la morfología, normal con el 4% de formas normales. El estudio de estos factores se conoce como seminograma. Pero hay otros factores que influyen en la calidad seminal y que hace que sémenes aparentemente normales no sean capaces de generar un embarazo.

    Hay que tener en cuenta que el proceso de formación del espermatozoide envuelve etapas que pueden poner en peligro el ADN espermático, produciendo fallos en la carga genética de estos gametos. Estos fallos en el material genético no implican necesariamente una morfología anormal del espermatozoide ni alteraciones en su motilidad, lo que podría explicar la existencia de esos varones infértiles con un seminograma normal. Por esta razón, los análisis genéticos como el cariotipo, el FISH-e o los Estudios de Fragmentación son importantes para descartar la causa genética de la esterilidad.

    Ello ha motivado que en los últimos años se hayan desarrollado una serie de técnicas, denominadas Técnicas de Selección Genética Espermática, que permiten seleccionar espermatozoides de buena calidad genética antes de fecundar al óvulo.

    Estas técnicas consisten en seleccionar espermatozoides cromosómicamente normales para utilizarlos en la fecundación del óvulo. Técnicas con nombres tan estrambóticos como el PICSI o las MACS son actualmente rutinarias dentro de los laboratorios de reproducción asistida, ayudándonos en la selección de esos espermatozoides sin anomalías genéticas, mejorando así la calidad de la muestra seminal y aumentando significativamente las tasas de embarazo.

  • Hola, quiero hacerme una "inseminación in vitro"

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Todos somos conscientes de cómo Internet ha revolucionado nuestras vidas. No hay duda que nos surja que no intentemos solucionar a través de Google y de las redes sociales. Eso, obviamente, tiene un lado bueno, pero también un lado oscuro motivado la mayor parte de las veces por la forma en que nosotros mismos realizamos esas consultas.

    Es por ello que cada vez con mayor frecuencia vienen a nuestras Unidades de Reproducción parejas con una idea bastante clara de lo que debemos hacerles. Curiosamente todo empieza con un "no sé lo que me pasa", pero acaba con "vengo a que me hagan un/a (póngase lo que corresponda)" con el único argumento de que a una amiga suya se lo hicieron y se quedó embarazada o porque ha leído que es una técnica que tiene muy buenos resultados. Como si el diagnóstico del problema no tuviera la mínima importancia.

    Esto conlleva una tarea extra para los especialistas que le atienden, ya que antes de empezar a abordar el estudio deben de retroceder en los argumentos para desmontar la lógica que ha llevado a ese paciente a pensar que sabe lo que deben hacerle y que muchas veces no corresponde con lo que realmente deberían hacerle.

    Un tema aparte de es el de la Redes Sociales. Un reciente estudio publicaba que el 85% de los pacientes que escriben en las redes sociales con temática en infertilidad lo hacen antes de someterse a una Técnica de Reproducción Asistida o tras una mala experiencia en una de ellas.

    Parece lógico, ya que las "buenas experiencias", aquellas que consiguen un embarazo, generalmente no vuelven a entrar en esos foros, ya que solo piensan en disfrutar de su nuevo estado. Con ello se pierde la visión positiva mostrando principalmente dudas y malas sensaciones. No lo digo yo. Lo decía el estudio y estoy bastante de acuerdo en ello.

    Ojo. Con esto no pretendo criticar el poder de los buscadores de Internet ni el papel positivo que estas redes aportan a nuestras parejas. Soy de los que los defienden a capa y espada siempre que se utilicen bien. Solo recomiendo realizar de ellos un uso racional y crítico para saber extraer una información suficientemente objetiva.

    Pero sobre todo. Confíe en su especialista. Él le explicará cuál es su problema y cómo afrontarlo. Luego, con esa información, ya puede ir a buscarlo en la red.

    Y tranquilos. Si hace falta se hará una "Inseminacion In Vitro"

17 resultados
Páginas: 1 2 Página siguiente

Buscador de El futuro de la reproducción humana

Sobre este blog

Actualmente se considera que una de cada cinco parejas en edad fértil va a tener dificultades para conseguir un embarazo. Las Técnicas de Reproducción Asistida dan solución a la mayor parte de estos problemas, pero también generan importantes debates éticos y sociales. En este blog vamos a intentar no sólo marcar las bases de las técnicas diagnósticas y terapéuticas de que disponemos actualmente sino también debatir acerca de los últimos avances que vayan apareciendo. No podemos olvidar que estamos en el Primer Siglo después de Crisper (CRISPR-Cas9)

concibe. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

Nube de etiquetas

  • Noticias y consejos de salud. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • ¿Conoces las ventajas de nuestro Portal del Paciente?. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.

banner quironsalud gris. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

Oficinas centrales

C/ Zurbarán, 28
28010 Madrid

917810682
  • LOGO UM gris. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • MotoGP-OFFICIAL. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Proveedor Médico Oficial de la Selección Española de Baloncesto. Este enlace se abrirá en una ventana nueva.

Copyright 2016 - Quirónsalud - Todos los derechos reservados