Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de Reproducción Asistida del Grupo Quirónsalud

  • ¿Hacia los bebés de diseño?

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Resulta evidente que la reproducción asistida humana es uno de los campos de la Biomedicina que más debates éticos, sociales, legales y filosóficos despierta actualmente. No hay más que ver cómo los titulares de los periódicos publican de forma reiterada noticias que transitan entre el innegable derecho de una mujer a ser madre y la posible manipulación de la vida humana que conlleva la aplicación de estas técnicas.

    La era de los bebés de diseñoLa era de los bebés de diseño

    El último ejemplo lo tenemos reciente con la autorización por parte del gobierno británico al primer experimento de modificación genética de embriones humanos mediante la tecnología CRISPR-Cas9.

    Para los profanos únicamente comentar que se trata de una técnica que permite modificar de una forma sencilla cualquier secuencia del genoma humano, permitiendo cambiar, insertar o eliminar a placer secuencias de ADN de nuestra carga genética. El equivalente al cut/copy/paste de la edición génica.

    No hay que olvidar que los resultados del Proyecto Genoma Humano, con la secuenciacion completa de sus casi 30.000 genes, se presentaron ya en el año 2003. La información para poder evitar enfermedades o, por qué no, aumentar el talento artístico podemos/podríamos encontrarla escrita en nuestros genes y modificarlos a voluntad.

    La revolución tecnológica que su aplicación puede suponer supera cualquier expectativa hasta ahora inimaginada, al límite de esas fronteras conceptuales que sólo encontrábamos en los libros de ciencia ficción. Han empezado despacio (como era de esperar), investigando aquellos genes de embriones humanos que pueden estar implicados en las fases iniciales del desarrollo embrionario y que pueden ayudarnos a conocerlos mejor y mejorar las tasas de implantación y de embarazo cuando aplicamos técnicas de Fecundación In Vitro (FIV).

    Lógicamente en ningún caso dichos embriones manipulados podrán ser implantados, por lo que dichas modificaciones genéticas no serán transmitidas a la descendencia de acuerdo con la ley inglesa. En España, la Ley 14/2006 sobre técnicas de reproducción asistida aborda el tema de forma similar.

    Pero esto es sólo el comienzo. Los que tengan curiosidad pueden ver las películas "Un Mundo Feliz" ó "Gattacca" ó incluso "Parque Jurásico" como ejemplos en clave de ciencia ficción de hacia donde la aplicación de estos bebés de diseño nos puede llevar, pero películas aparte, la puerta está abierta, y la posibilidad de corregir, añadir o eliminar cualquier secuencia genética para eliminar enfermedades o mejorar la calidad de vida humana es lo suficientemente trascendente como para saber que ya no va a volver a cerrarse. Empieza el primer siglo después de CRISPR.

  • Doctor, ¿Por qué no me quedo embarazada?

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Sin ninguna duda la edad a las que las parejas deciden quedarse embarazadas debería ser considerado el primer problema de esterilidad de nuestra sociedad.Efecto de la edad de la madre en la fertilidadEfecto de la edad de la madre en la fertilidad

    Según un estudio realizado por la Unidad de Reproducción Asistida de Hospital Quirón Zaragoza, en lo últimos 14 años se ha visto como ha aumentado en 8 puntos la edad media de las parejas que acuden a realizarse una técnica de reproducción asistida.

    Mientras que en el año 2000 dicha edad rondaba los 30 años, actualmente se ha visto incrementada hasta casi los 38.

    Igualmente se ha observado que el porcentaje de mujeres de más de 40 años que desean ser madres y recurren a estas técnicas ha pasado de ser un 10% del total de las parejas en el año 2000 hasta casi un 18% en la actualidad.

    El motivo de ello lo marca la evolución de la realidad social actual, ya que según datos de Instituto Nacional de Estadística la edad media de acceso a la maternidad en España es de 29,3 años, incrementándose hasta los 33,5 años en caso de mujeres universitarias o que trabajan en profesiones liberales. De hecho se sabe que un 30% de las mujeres tienen su primer hijo con más de 35 años.

    Ello viene debido a que la sociedad actual somete a la mujer joven a una gran presión formativa y profesional, obligándole a retrasar sus deseos de maternidad hasta edades más avanzadas, sin darse cuenta que con ello su fertilidad puede verse drásticamente reducida. Se acepta que la fecundidad mensual de una mujer pasa de un 8% a los 35 años a un 3% a los 38. A partir de los 40, el porcentaje de mujeres definitivamente estériles puede llegar a un 50%.

    Esta reducción del potencial reproductor se hace patente tanto por una disminución en la funcionalidad de los ovarios, como también porque la calidad de los óvulos producidos se ve asimismo alterada. A medida que se incrementa la edad observamos unas peores tasas de embarazo y un aumento significativo en las tasas de aborto.

    Es en ese momento cuando estas parejas deciden recurrir a nuestras Unidades de Reproducción Asistida. Desgraciadamente, a veces, demasiado tarde y con una reserva ovárica agotada, lo que imposibilita el embarazo con sus propios óvulos debiendo recurrirse entonces a óvulos de donante como única opción.

    Es por ello que desde las Unidades de Reproducción Asistida se hace hincapié en la recomendación de solicitar una consulta al primer indicio de posibles problemas.

  • 6 datos sobre implantación embrionaria que cualquier pareja que busca embarazo debería conocer

    Artículo de Carlos De Bonrostro Torralba. Ginecólogo de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    La implantación embrionaria es el mayor reto al que se enfrenta la Reproducción Asistida en la actualidad. A pesar de los múltiples avances, las tasas de éxito de los tratamientos de fertilidad distan mucho de ser las deseadas.

    Presentamos 6 datos relacionados con la implantación embrionaria que cualquier pareja en proceso de búsqueda de gestación (espontánea o mediante técnicas de Reproducción Asistida) debería tener presente para comprender la complejidad de este fenómeno.

    1.- La implantación... ¿es cosa de dos?

    Embrión y endometrio son los dos principales actores de este intrincado fenómeno biológico. El éxito de esta interacción conllevará la consecución del ansiado embarazo, que sucederá en caso de un adecuado equilibrio entre todos los factores implicados (hipotálamo-hipófisis, ovario, endometrio y embrión).

    Todos ellos van a emitir sustancias con funciones específicas en el curso de la implantación, que actuarán sobre embrión y endometrio. Estrógenos, progesterona y FSH son las más conocidas, aunque otras moléculas (PP-14, integrinas, PAPP-A, IGFBP-1,...) son esenciales para la culminación del proceso implantatorio.

    2.- La mujer: epicentro de la implantación

    El papel de la mujer es particularmente importante en la adecuada interacción entre embrión y endometrio. Por un lado, la mujer contribuye a la genética del embrión aportando una célula esencial: el ovocito, que aportará el 50% de la información genética de ese embrión, de cuya integridad dependerá la consecución de un embarazo exitoso.

    Por otro lado, el útero de la mujer (más concretamente, el endometrio) aportará el lecho donde el embrión deberá implantar, obteniendo los nutrientes necesarios para su desarrollo de la circulación sanguínea del útero materno.

    3.- La salud de los padres, clave en el proceso

    La buena salud de los progenitores es esencial para el éxito de la implantación. El consumo de tabaco, alcohol o una alimentación inadecuada se han asociado a peores resultados reproductivos.

    La existencia de enfermedades crónicas en la mujer (como la hipertensión o la diabetes) obliga a realizar un seguimiento estrecho para iniciar el embarazo en el momento de un óptimo control de la enfermedad, hecho que facilitará la buena evolución de la gestación.

    4.- Progesterona: hormona de la implantación

    Las parejas que han vivido un tratamiento de fertilidad conocen de primera mano la importancia de esta hormona para el éxito de la técnica. Esta hormona se produce en condiciones normales en el ovario, en una estructura denominada cuerpo lúteo que surge tras la ovulación.

    En algunas situaciones, puede ser insuficiente para un adecuado proceso implantatorio, por lo que debe suplementarse mediante preparados farmacológicos, como en el caso de los tratamientos de Reproducción Asistida. Su empleo se asocia a un aumento considerable en las tasas de implantación y embarazo en tratamientos como la Fecundación In Vitro (FIV).

    5.- Cuando el embarazo no llega

    El fallo de implantación es un diagnóstico que se emite cuando tras la transferencia de múltiples embriones de buena calidad la gestación no sucede. Esta situación es dramática para las parejas sometidas a tratamientos de fertilidad.

    En estos casos, el papel del especialista en Reproducción Asistida se torna fundamental para el apoyo y asesoramiento a lo largo del proceso. La valoración minuciosa de cada caso de forma individualizada podrá ayudar a identificar y modificar aquellos factores embrionarios o endometriales que estén teniendo un impacto negativo en los resultados.

    6.- Avances en investigación

    Los progresos son constantes en la Medicina de la Reproducción. Actualmente, se están estudiando factores genéticos, inmunitarios e infecciosos que pueden interferir con un adecuado fenómeno implantatorio.

    A pesar de ello, existen muchas áreas en las que aún se precisa de mayor evidencia científica para poder ofrecer nuevos tratamientos para mejorar el potencial de implantación en las parejas sometidas a tratamientos de fertilidad.

    Como hemos visto, la implantación embrionaria es un evento multifactorial que, a pesar de los avances, continúa siendo un misterio en muchos casos. Por ello, la investigación de los mecanismos relacionados con el inicio del embarazo es imprescindible para conseguir el objetivo que los profesionales de la Reproducción Asistida compartimos con esas parejas que luchan por ser padres algún día.

  • Ser mamá a partir de los 40

    Dra. Jessica Marques, ginecóloga en la unidad de reproducción asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Uno de los problemas de fertilidad hoy en día es la edad en la que la mujer se plantea la maternidad. La edad media según el Instituto Nacional de Estadística supera los 32 años y algunas de las principales razones por las que las mujeres retrasan la maternidad son la búsqueda de la estabilidad económica, el desarrollo profesional o encontrar la pareja adecuada.

    Es importante conocer que la fertilidad de una mujer disminuye con la edad. A medida que pasa el tiempo, la cantidad y la calidad de los óvulos va disminuyendo y por tanto la probabilidad de embarazo natural se ve reducida. Además se sabe que los óvulos a partir de los 40 años pueden generar embriones con un mayor número de alteraciones genéticas pudiendo acabar en aborto hasta en el 40% de los casos.

    Por ello es recomendable realizar una consulta preconcepcional temprana que incluya una revisión ginecológica completa con analítica de sangre y mamografía si fuera necesario, aconsejando hábitos de vida saludables y un tratamiento previo de ácido fólico.

    Para poder asesorar adecuadamente a la mujer es importante estudiar su reserva ovárica.
    Si hay una buena reserva ovárica y la mujer tiene menos de 43 años se aconseja realizar una técnica de fecundación in vitro (FIV) que consiste en extraer los óvulos, fertilizarlos con los espermatozoides de la pareja o de un donante en el laboratorio, y luego transferir los embriones resultantes al útero. A los 43 años la posibilidad de quedarte embarazada mediante FIV no alcanza el 5%.

    Gracias a la técnica del Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) se puede analizar la carga cromosómica de los embriones producidos y de esa forma desechar aquellos que presenten anomalías consiguiendo una mayor tasa de embarazo y un menor número de abortos incluso en las mujeres de mayor edad.

    Si por el contrario la reserva ovárica es mala o la mujer tiene más de 43 años, se le recomendará realizar un tratamiento de donación de óvulos mediante el cual la paciente recibe óvulos de una mujer de entre 18 y 35 años. Con esta opción podemos obtener unas tasas de embarazo por ciclo de hasta el 65-70%.

    Por último es interesante mencionar la posibilidad de preservar la fertilidad congelando óvulos en pacientes con una edad inferior a 38 años y siempre que haya una buena reserva ovárica. Con esta técnica las mujeres pueden posponer la maternidad y garantizar la gestación en un futuro.

    Aunque la ley no limita la edad para hacer un tratamiento de reproducción asistida, la Comisión Nacional de Reproducción desaconseja realizarlo a partir de los 50 años, aun así no es recomendable posponer el embarazo en exceso ya que con la edad se incrementan los riesgos obstétricos y perinatales.

    La sociedad actual somete a la mujer a una gran presión profesional que le obliga a retrasar sus deseos de maternidad hasta una edad en la que su fertilidad puede verse comprometida. Por ello los profesionales debemos informar sobre los tratamientos más adecuados que tengan posibilidades razonables de éxito y no supongan un riesgo grave para la salud de la mujer y de la posible descendencia.

  • La preservación de la fertilidad, un tema tabú en pleno siglo XXI

    Todavía queda mucho por hacer en la divulgación de la preservación de la fertilidad como una de las principales alternativas para postergar la maternidad por motivos sociales, médicos o personales. Son muchos los profesionales sanitarios que no informan sobre esta opción en las consultas y la mayoría de la población desconoce la relación entre fertilidad y edad.

  • Ginecología y Reproducción Asistida

    La necesidad de la mujer de preservar su fertilidad por motivos de enfermedad como cáncer o endometriosis, o bien por motivos sociales como no haber encontrado la pareja adecuada o no haber terminado de desarrollarse profesionalmente hace que se realicen más ciclos de reproducción asistida. Según el último registro de la Sociedad Española de Fertilidad, el 47,6% de los ciclos de FIV/ICSI con ovocitos propios que se realizaron fue en mujeres entre los 35-39 años. Un 20,2% en mujeres mayores o iguales de 40 años y un 29,7% de menos de 35 años.

  • "Preservar la fertilidad es una opción para pacientes oncológicas y mujeres que quieran posponer la maternidad "

    El doctor Antonio Urries, director de la Unidad de Reproducción Asistida participa en un encuentro digital en heraldo.es y responde a los lectores sobre preservación de la fertilidad por causas sociales y oncológicas.

    Ver encuentro

    • Andrés: ¿Qué coste puede tener este tipo de tratamiento de congelación de espermatozoides? ¿Durante cuánto tiempo se puede guardar el esperma para luego ser utilizado en los tratamientos de fertilidad?

    Respuesta del doctor: El coste de criopreservar espermatozoides oscila entre 300 y 500 euros. Posteriormente lo habitual es pagar una cuota anual por el almacenaje de aproximadamente otros 300 euros.

    Los espermatozoides, una vez criopreservados, se pueden mantener por tiempo indefinido en recipientes criogénicos. La única recomendación para su uso es que la mujer tenga menos de 50 años.


    • Lucía: Tengo 33 años y estoy planteándome un tratamiento para preservar mi fertilidad ¿Hasta qué edad es recomendable someterse a esta técnica?

    Respuesta del doctor: Cada situación requiere un análisis distinto, pero hay que partir de la base de que cuanto antes se realice el proceso mayores van a ser las posibilidades de embarazo futuras. Como criterio inicial se recomienda que sea antes de los 35 años, así que si es a los 33 mejor.


    • Marina: ¿Cómo influye la edad en la posibilidad de conseguir el embarazo (tengo 42 años y mi temor es que el tratamiento no funcione)?

    Respuesta del doctor: El problema de la edad es que con ella disminuye la reserva ovárica y la calidad de los óvulos. Como consecuencia se reduce la posibilidad de embarazo y se incrementa el riesgo de aborto. Mi recomendación es que te realices un estudio de fertilidad para conocer con mayor exactitud la funcionalidad de tus ovarios. Es un estudio sencillo que no implica más que una analítica hormonal y una ecografía vaginal.


    • Ainhoa: ¿Es dolorosa la extracción de óvulos? ¿Cuáles son las principales complicaciones de este proceso y del de fecundación?

    Respuesta del doctor: La extracción de los óvulos se realiza mediante una sonda ecográfica vaginal y bajo sedación. Es una técnica sencilla que no dura más allá de 15-20 minutos. La probabilidad de complicaciones fruto de este proceso es realmente baja.


    • Marta: ¿Hasta qué edad podré utilizar mis óvulos congelados para ser madre? ¿Qué posibilidades tienen de sobrevivir a la congelación-descongelación?

    Respuesta del doctor: Técnicamente no hay un límite de tiempo para mantener criopreservados los óvulos, pero si que existe una recomendación por parte de las sociedades científicas de hacer uso de ellos antes de los 50 años. Respecto a las posibilidades de supervivencia son altas, pero lo importante es que luego sean capaces de generar un embarazo. Por ello es tan importante criopreservar los óvulos en la etapa más fértil de la mujer.


    • Virginia: ¿Siempre se considera necesario un tratamiento hormonal antes de realizarse cualquier proceso de extracción de óvulos o fecundación?

    Respuesta del doctor: Hay que tener en cuenta que, aunque una mujer tiene capacidad para formar varios óvulos en un ciclo ovárico, de forma natural sólo va a producir uno. El tratamiento hormonal se realiza para poder optimizar el proceso y obtener varios óvulos en un mismo ciclo. De esta forma, aumentan las opciones de embarazo.


    • Marcos: Mi pareja y yo llevamos más de seis meses intentando el embarazo sin éxito. Por lo que nos estamos planteando un tratamiento de fecundación ¿cuánto tiempo debe pasar para comenzar un tratamiento como este? ¿cuánto tiempo dura todo el proceso?

    Respuesta del doctor: Depende de la edad. Con menos de 38 años se recomienda esperar hasta un año de relaciones continuadas antes de comenzar un proceso de reproducción asistida. Con más de 38 años no sería aconsejable esperar más de seis meses para empezar a realizar, por lo menos, el estudio de fertilidad.

    Respecto a la duración de un tratamiento de fecundación 'in vitro', habitualmente, se realiza una estimulación ovárica que dura 15 días, seguida del proceso de fecundación de los óvulos y transferencia de embriones que tiene lugar entre tres y cinco días después. Es decir, en 20 días el tratamiento FIV debería estar finalizado.


    • Pablo: ¿Cuáles son las garantías de este tipo de tratamientos de fertilidad?

    Respuesta del doctor: Debemos de partir de la base de que la tasa de fertilidad natural que tenemos como especie es baja. No pasa del 16%. Las técnicas de reproducción asistida pueden darnos unos porcentajes de embarazo que oscilan entre el 15 y el 60% dependiendo de cada caso y de la técnica aplicada. Es clave tener en cuenta la importancia de un buen estudio de fertilidad. Cuánto más claro sea el diagnóstico, más ajustada será la técnica a utilizar y antes se conseguirá el embarazo.


    • Cristina: Tengo 38 años, me acaban de diagnosticar un cáncer de mama y todavía no soy madre. Me han dicho que después de la radioterapia me puedo quedar estéril. ¿Esta podría ser también una opción para mi, a pesar de mi edad? ¿Este tratamiento podría empeorar mi enfermedad?

    Respuesta del doctor: La preservación de óvulos también estaría indicada en tu caso. Existen protocolos de estimulación adecuados que no tendrían ningún efecto negativo sobre tu enfermedad. Lo ideal sería que tu oncólogo te remitiera a una unidad de fertilidad. Como ya hemos explicado antes, el proceso de preservación de óvulos no dura más de quince días, lo cual evitaría tener que retrasar el comienzo del tratamiento oncológico y te daría la opción de ser madre una vez superada la enfermedad. Debes tener en cuenta que el 90% de los casos de cáncer de mama se superan con éxito y, preservando tu fertilidad, puedes cumplir tu deseo de ser madre.

  • Maternidad pasados los 35, una realidad con garantías

    Reportaje publicado en revista Mujer Hoy el sábado 6 de abril

    La sociedad está cambiando a pasos acelerados y las reciente cifras del INE así lo demuestran. La natalidad en España ha alcanzado mínimos históricos en los últimos 40 años y esto, unido a que la edad de maternidad en la mujer se ha retrasado una media de entre 5 y 10 años, ha llevado a que ginecólogos y profesionales del ámbito de la reproducción asistida adviertan a la población de las implicaciones que puede conllevar posponer la maternidad.

    Nuevos ritmos, mismos tiempos
    Hoy en día, los ritmos han cambiado, la sociedad evoluciona radicalmente en cuestión de tan solo una generación y los factores profesionales y económicos marcan los tiempos.

    El desarrollo de una carrera profesional, la falta de pareja o las dificultades económicas son algunas de las causas principales que hacen que las españolas sean madres por primera vez pasados los 30 en lugar de a los 20, como nuestras madres o nuestras abuelas

    El problema, tal y como indican los expertos, es que "aunque los hábitos sociales sean diferentes el reloj biológico sigue avanzando y esto provoca que la calidad de los óvulos sea peor y, por tanto, las opciones de fecundación disminuyan".

    Por eso, la preservación de la fertilidad se plantea como la opción más viable para mantener la posibilidad de ser madre pasados los 35.

    izda-dcha_Dr. Antoni Urries y Dr. Fernando Colmenarejoizda-dcha_Dr. Antoni Urries y Dr. Fernando Colmenarejo

    • "Actualmente, el principal motivo de preservación de la fertilidad surge a raíz de la aplicación de terapias quirúrgicas y tratamientos oncológicos como radioterapia o quimioterapia, que afectan a la fertilidad; sin embargo, cada vez son más las solicitudes por parte de mujeres que desean preservar sus óvulos por motivos sociales". Fernando Colmenarejo, jefe de la Unidad de la Mujer de Quirónsalud Zaragoza
    • "La edad de la primera gestación se retrasa cada vez más y esto provoca que, aunque la mujer sea joven, su reserva folicular sea escasa y el ovario no funcione perfectamente, por lo que su función reproductora se ve comprometida. Lamentablemente, en estos casos suelen acudir con más de 35 años, cuando su reserva ovárica ya no es la mejor para realizar el proceso." Antonio Urries, jefe de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Proceso de preservación de la fertilidad

    La preservación de la fertilidad consiste en guardar los gametos (óvulos o espermatozoides) cuando estos conservan toda su capacidad de producir una gestación para fines reproductivos. Se obtienen en una etapa fértil del hombre o la mujer para poder ser utilizados en un futuro, cuando la fertilidad haya podido verse disminuida por la edad o por motivos médicos.

    En primer lugar se realiza una estimulación ovárica mediante hormonas para potenciar el funcionamiento de los ovarios y la producción de varios óvulos. Este proceso suele durar entre 10 y 12 días y una vez estimulados los ovarios se procede a la extracción de los óvulos mediante una sonda ecográfica trasvaginal. Esta parte se realiza bajo sedación, dura unos 10-15 minutos y no requiere hospitalización. En el caso de pacientes oncológicas sensibles a las hormonas, la estimulación ovárica se realiza con inhibidores de la aromatasa, lo que permite realizar el proceso sin riesgo de reactivar la enfermedad.

    Una vez obtenidos los óvulos, se criopreservan y almacenan en recipientes especiales de nitrógeno líquido que se mantienen perfectas condiciones hasta su uso posterior. En el futuro será la propia mujer quien decidirá si los utiliza con fines reproductivos o los desecha en caso de no considerar utilizarlos.

    Lo que necesitas saber

    Por eso es tan importante que las mujeres conozcan esta información y puedan plantearse la opción de preservar la fertilidad en el momento adecuado. Aunque se trata de un tema delicado, es muy importante saber que para asegurar una adecuada preservación de la fertilidad es conveniente hacerlo con menos de 35 años, mientras que la edad ideal es por debajo de los 30. A partir de esa edad la calidad de los óvulos baja y las posibilidades futuras de embarazo descienden exponencialmente.

    En caso de enfermedades oncológicas o de otro tipo como la endometriosis, la paciente no puede elegir el momento, ya que se extraerán sus óvulos antes de la aplicación del tratamiento que disminuirá la fertilidad.

    Hoy en día son las mujeres jóvenes, menores de 30, quienes deben concienciarse de la utilidad y beneficios de estas técnicas.

    Para todas
    Cualquier mujer puede preservar su fertilidad, aunque es mejor cuanto más joven. Lo deseable sería realizar la preservación antes de los 30 años. Por eso, es recomendable que se den a conocer estas opciones a mujeres sanas en las diferentes revisiones ginecológicas, de forma que puedan decidir si por sus condiciones sociales o laborales, pueden retrasar su maternidad. En el caso de mujeres diagnosticadas de una enfermedad cuyos tratamientos puedan mermar su capacidad reproductora es especialmente importante que conozcan esta información.

    Máxima ventaja, mínimo riesgo
    Las ventajas dependerán principalmente del motivo de la preservación. Esta opción permite una gestación cuando el aparato reproductor del individuo no es capaz de generarla manteniendo los gametos propios y, por tanto el material genético de los progenitores. En el ámbito social, en el caso de las mujeres se da la ventaja de que pueden volcarse en su desarrollo profesional y/o social durante su etapa fértil y utilizar esos óvulos guardados incluso en edades avanzadas. En el aspecto médico, ante una enfermedad o una cirugía (cáncer, extirpación de ovarios, etc.) la preservación de óvulos permitirá que sean utilizados una vez superada la enfermedad.

    El riesgo es mínimo ya que se trata de técnicas de reproducción asistida habituales y comunes en los centros especializados. Únicamente en el caso de mujeres con problemas oncológicos se debe ajustar el tratamiento de estimulación ovárica con medicamentos que no sean perjudiciales para su enfermedad. Además, cuando se lleva a cabo por un equipo médico acreditado dentro de unidades multidisciplinares organizadas, los beneficios superan ampliamente los riesgos.


    Quirónsalud Zaragoza dispone de un grupo de profesionales con dedicación exclusiva a la fertilidad que, además, conforma una unidad especializada con apoyo de un servicio integral de atención a la salud a la mujer dentro del mismo centro hospitalario. Esto determina que la paciente con problemas oncológicos y de endometriosis sean tratadas de forma integral desde un mismo principio con unos profesionales contacto y colaboración continuos y con protocolos de actuación actualizados.

    En el caso de la preservación social, las pacientes de la unidad de la mujer son directamente tratadas por profesionales con una especial sensibilidad a este tema y, probablemente, sean pacientes con mayor información desde una simple revisión ginecológica a una edad joven.


  • ¿Estamos ante una nueva herramienta para la preservación de la fertilidad?

    Artículo de José Luis Gámez. Embriólogo de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    La reserva ovárica representa el stock de los folículos primordiales (precursores de los ovocitos) ubicados en el ovario, los cuales se van agotando gradualmente durante la vida reproductiva de la mujer hasta llegar a la menopausia.

    A pesar de que en las dos últimas décadas hemos experimentado un notable incremento en la tasa de supervivencia tras prácticamente todos los cánceres padecidos en edad fértil, no estamos exentos de los efectos secundarios provocados por los tratamientos empleados, como por ejemplo la quimioterapia, que implica un riesgo real de fallo ovárico precoz que está directamente relacionado con la reserva ovárica, ya que estos tratamientos aceleran el desarrollo de los folículos primordiales y hacen que se agote la reserva ovárica en tan solo unos meses.

    Ante este riesgo en mujeres en edad fértil, resulta crucial poder preservar la fertilidad e intentar conseguir la maternidad en un futuro. Para ello nos encontramos con dos alternativas como son la vitrificación de ovocitos o la de embriones. Ambas opciones tienes sus ventajas e inconvenientes. Por un lado, la vitrificación de ovocitos no obliga a que el proceso reproductivo futuro sea con una misma pareja, pero la supervivencia del ovocito sometido al proceso de vitrificación no está tan optimizado a día de hoy como la del embrión. Por otro lado, la vitrificación de embriones ya generados, tiene una mayor tasa de supervivencia y por tanto una mayor probabilidad de conseguir el niño en casa deseado.

    Recientemente, hemos tenido la gran noticia de que investigadores del Hospital General de Massachusetts han identificado una hormona, denominada como Mullerian Inhibiting Substance (MIS), que puede proteger a los folículos primordiales de los daños de la quimioterapia. Sostienen que dicha hormona es secretada por los testículos de los embriones masculinos para prevenir el desarrollo de los órganos reproductores femeninos. El estudio ha sido publicado en la revista americana PNAS, y describe como descubrieron que tras suministrar durante varias semanas la hormona a las hembras, no presentaban folículos en desarrollo pero si poseían un gran número de folículos primordiales. Tras el cese del tratamiento con la hormona MIS, los folículos volvieron a desarrollarse en menos de dos semanas.

    Gracias a este descubrimiento se abre una nueva esperanza para intentar proteger la reserva ovárica durante los duros tratamientos contra el cáncer.

Buscador de DESEO CONCEBIDO
Sobre este blog

Actualmente se considera que una de cada cinco parejas en edad fértil va a tener dificultades para conseguir un embarazo. Las Técnicas de Reproducción Asistida dan solución a la mayor parte de estos problemas, pero también generan importantes debates éticos y sociales. En este blog vamos a intentar no sólo marcar las bases de las técnicas diagnósticas y terapéuticas de que disponemos actualmente sino también debatir acerca de los últimos avances que vayan apareciendo.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.