El parto prematuro es un episodio de contracciones que provocan dilatación cervical y el nacimiento antes de las 37 semanas. Esta situación aparece hasta en un 10% de todos los partos. Generalmente los recién nacidos prematuros tienen un peso bajo, que junto con otros problemas de inmadurez, los ponen en riesgo de diversos problemas de salud.

Se desconoce cuál es la causa exacta del parto prematuro. Existen algunos factores de riesgo identificables, aunque muchas mujeres pueden presentar este cuadro sin ninguno de ellos:

  • Antecedente de un parto prematuro en una gestación previa.
  • Gestación múltiple.
  • Antecedentes de abortos tardíos (por encima de 15 semanas).
  • Infección del líquido amniótico o membranas.
  • Exceso de líquido amniótico (polihidramnios).
  • Alteraciones de la forma normal del útero o del cuello del útero.
  • Infecciones urinarias.

¿Qué seguimiento se debe realizar en consulta?

Las pacientes con antecedentes de riesgo (abortos tardíos por encima de 15 semanas o parto prematuro previo) deben ser sometidas a un seguimiento especial para minimizar la posibilidad de que vuelva a repetirse. Su médico puede plantearle distintas opciones según el riesgo o los antecedentes que presente:

  • Seguimiento mediante ecografías. Se realiza a todas las pacientes con riesgo. Su médico le realizará ecografías abdominales o transvaginales para visualizar adecuadamente el cuello del útero. La longitud del mismo da una información muy valiosa sobre el riesgo que existe de parto prematuro para la gestación actual. Siempre hay que recordar que la longitud del cuello nos informa sobre la mayor o menor probabilidad de parto, pero nunca nos confirmará o descartará al 100% que se vaya a adelantar la fecha del nacimiento.
  • Progesterona. Se trata de una medicación que ha demostrado eficacia para reducir la incidencia de partos prematuros en pacientes de riesgo. La utilizamos cuando existe un riesgo intermedio o en cuellos cortos en gestaciones algo avanzadas. Es un fármaco totalmente seguro durante el embarazo, que se puede administrar de forma oral o vaginal, siendo esta última la forma más eficaz.
  • Pesario cervical obstétrico o pesario de cerclaje. Se trata de un dispositivo de silicona que ha sido diseñado para mujeres embarazadas que presenten una modificación del cuello del útero que conlleve un riesgo de parto pretérmino. Se coloca alrededor del cuello del útero, de manera que ejerce un efecto mecánico preventivo el parto pretérmino cuando no existen contracciones uterinas regulares. Su inserción de realiza en consulta, no requiere preparación previa y se puede mantener hasta el final de la gestación. Su eficacia e indicación dependen tanto de la presencia de contracciones, como de la longitud del cuello uterino según el momento del embarazo.
  • Cerclaje cervical. Consiste en una técnica quirúrgica por la que se "anuda" una banda en torno al cuello uterino para cerrarlo de forma efectiva. Se reserva para los casos de mayor riesgo (muy malos antecedentes o cuello muy acortado en gestaciones muy tempranas). Esta técnica ha demostrado una buena eficacia para reducir la tasa de partos prematuros en esta población de alto riesgo. Se realiza en quirófano bajo anestesia general, y el riesgo fundamental es la rotura de bolsa durante la intervención, que sucede de forma infrecuente.


Los seguimientos en la Consulta de Alto Riesgo Obstétrico finalizarán una vez se considere que el riesgo de prematuridad es bajo o equiparable al resto de la población de embarazadas, y pasará a ser seguida en las consultas de Obstetricia General.

¿Qué riesgos tiene un recién nacido prematuro?

uci_neonatos_madridImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl recién nacido prematuro es un bebé que puede ir acompañado de problemas médicos. Gracias a los avances médicos, el pronóstico de estos recién nacidos es mucho mejor que hace unas décadas. Sin embargo, no debemos olvidar que son bebés que necesitan un cuidado muy intensivo en determinadas ocasiones. Esta es la razón por la que generalmente necesitan pasar una primera fase en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN).

Actualmente se puede considerar que el 90% de los bebés prematuros que pesan 800 g o más sobreviven. Los que pesan entre 500 y 800 g tienen entre el 40 y 50% de posibilidades de sobrevivir. Además, nunca hay que olvidar que cuanto más prematuro es un recién nacido, mayor posibilidad de complicaciones presenta en las primeras semanas. Algunas de estas son dificultad respiratoria con necesidad de asistencia ventilatoria, mala adaptación circulatoria, problemas metabólicos, anemia o patología neurológica como hemorragias cerebrales. Las complicaciones del recién nacido prematuro son generalmente leves a partir de las 34 semanas.

Si considera que existe riesgo significativo, su médico le puede administrar inyecciones de corticoides durante el embarazo, que es una medicación encaminada a disminuir las complicaciones que podrían aparecer si su bebé naciera prematuro. Se ha demostrado una reducción en diversas patologías como distrés respiratorio o hemorragias cerebrales tras la administración de esta medicación. Sin embargo, debe saber que esta medicación sólo puede administrarse en un solo ciclo de dos inyecciones, por lo que debe elegirse cuidadosamente el momento en que se administra. No suele estar indicado administrarla por encima de las 34 semanas.

¿Cuándo debo acudir a Urgencias?

Existen episodios de contracciones regulares dolorosas antes del término, que pueden dilatar el cuello uterino. Esto es lo que se denomina una amenaza de parto prematuro agudo. En este caso, usted debe acudir a Urgencias para ser valorada. Si se objetivan contracciones que puedan suponer un riesgo significativo de parto, podría quedar ingresada para que le administren medicación encaminada a cortar este episodio agudo y evitar la evolución a parto. Igualmente, durante su ingreso se le puede administrar los corticoides encaminados a acelerar el desarrollo fetal. Si finalmente el episodio agudo desaparece se le realizarán seguimiento en nuestra consulta hasta que se considere que el riesgo de prematuridad ha descendido de forma significativa.

Igualmente, si en cualquier momento de la gestación usted pierde líquido amniótico a través de los genitales, debe acudir a Urgencias.

Medidas eficaces para prevenir el riesgo de parto prematuro

Aparte del tratamiento y seguimiento que se le va a realizar en la Consulta de Alto Riesgo, es importante que siga una serie de consejos:

  • Dejar de fumar. El tabaquismo se asocia al doble de riesgo de parto prematuro. De todas las modificaciones de estilo de vida que están en su mano cambiar, ésta es la fundamental.
  • Siga una dieta adecuada. Se debe seguir una dieta equilibrada y evitar las grasas saturadas. Tome una buena cantidad de alimentos con calcio.
  • Reposo físico. Si existe un riesgo real de parto prematuro, su médico le puede aconsejar reposo. Esto es importante para el embarazo y no debe sentirse culpable por realizarlo.
  • Reducir el estrés mediante técnicas de relajación.
  • Aprenda los posibles signos de alarma de parto prematuro.