Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Dr. J. L. Carrasco, Dir. Científico Unidad de Personalidad y Comportamiento de Ruber Juan Bravo

  • Nueva advertencia: imágenes cerebrales constatan los daños cerebrales del alcohol en adolescentes

    De cara a estas Navidades, y sus excesos, hablemos con los adolescentes.

    BotellónBotellón

    Recientemente, y desde este espacio en la Red, decidí abordar el consumo de alcohol en adolescentes y sus consecuencias a todos los niveles (podéis verlo en http://www.quironsalud.es/blogs/es/mascara-alegria/botellon-verdadera-responsabilidad-adultosEste enlace se abrirá en una ventana nueva). Por este motivo, no podía dejar pasar de largo, la nueva investigación que acaba de publicar la revista ‘Adicction’.Este enlace se abrirá en una ventana nueva

    Investigadores de la Universidad de Finlandia Oriental y del Hospital Universitario de Kuopio acaban de constatar mediante el uso de técnicas de imagen de Resonancia Magnética (RNM) que el consumo de alcohol durante la adolescencia (concretamente altas dosis concentradas: botellón) altera el desarrollo del cerebro.

    El estudio se ha basado en la realización mediante RNM de imágenes cerebrales de la estructura cerebral en adultos jóvenes y sanos, pero de consumo intensivo, que habían sido bebedores intensos durante toda su adolescencia, así como en participantes de control de consumo más ligero a esa edad.

    Todos ellos participaron en tres estudios transversales realizados en el transcurso de diez años: en 2005, 2010 y 2015. Tenían entre 13 y 18 años de edad al inicio de la investigación.

    Los investigadores constataron que los jóvenes que habían sido bebedores intensos durante toda su adolescencia sufrían un adelgazamiento de la corteza cerebral, una alteración relacionada, por ejemplo, con el inicio precoz de Alzheimer, en comparación con los que no realizaban este tipo de ingesta.

    Todos los participantes reclutados habían superado con éxito sus estudios y no poseían problemas de salud mental. Incluso, el grupo de participantes que habían bebido mucho alcohol (regularmente durante diez años, aproximadamente una vez a la semana), tampoco estaban diagnosticados de alcoholismo.

    CerebroCerebro

    Sin embargo, las pruebas de imagen revelan diferencias estadísticamente significativas entre los sujetos del ensayo (grandes consumidores o no). Entre los participantes que bebían mucho, el volumen de la materia gris disminuyó en la corteza cingulada anterior, tanto bilateral como en la ínsula derecha.

    "La maduración del cerebro todavía está en curso en la adolescencia y, especialmente, en las áreas frontales y en la corteza cingulada que se desarrollan hasta los años 20. Nuestros hallazgos indican un asociación fuerte entre el consumo de alcohol y la interrupción de este proceso de maduración", han aseverado los investigadores.

    La corteza cingulada tiene un papel importante en el control de los impulsos y los cambios volumétricos en esta área pueden desempeñar un papel importante en el desarrollo de un trastorno por uso de sustancias más adelante en la vida. Los cambios estructurales en la ínsula, por otra parte, pueden reflejar una sensibilidad reducida a los efectos subjetivos negativos del alcohol y, de esta manera, contribuir al desarrollo de un trastorno por uso de sustancias.

    "No se conoce el mecanismo exacto que está detrás de estos cambios estructurales, pero se ha sugerido que algunos de los cambios volumétricos pueden ser reversibles si el consumo de alcohol se reduce significativamente. Como los límites de riesgo de consumo de alcohol no se han definido para los adolescentes, sería importante detectar a tiempo estos casos y tratar de intervenir de forma precoz en estos casos si es necesario", apostillan los autores.

    Se trata de una evidencia científica más, pero muy importante, porque se fundamenta en pruebas de imágenes cerebrales. Un motivo más para la reflexión, pero sobre todo, para la adopción de medidas urgentes. Desde la Unidad de Personalidad y Comportamiento (Orientación familiar y prevención) del Hospital Ruber Juan Bravo-Grupo Quirón-saludEste enlace se abrirá en una ventana nueva, no podemos dejar de insistir en la vital importancia de proteger a los menores del abuso del alcohol. El número de evidencias científicas aportadas puede ser infinito, pero no sirve de nada si no tomamos entre todos la conciencia absoluta de esta realidad. Y se acercan fiestas. Empecemos a prevenir desde ahora.


  • ¿Botellón? o la verdadera responsabilidad de los adultos

    La noticia nos ha conmocionado a todos. Una pequeña de 12 años que se desplomóEste enlace se abrirá en una ventana nueva tras consumir durante toda la tarde alcohol: ron y vodka, da igual el tipo. Sus amigos, al parecer, la trasladaron en un carrito de supermercado hasta el centro de salud donde ingresó en estado de coma etílico. Y, posteriormente, falleció.

    BotellónBotellón

    Detrás de toda esta tragedia, que desgraciadamente no es nuevaEste enlace se abrirá en una ventana nueva; una definición, una excusa, una supuesta forma de creer que se puede controlar lo incontrolable: "botellón supervisado". De hecho, los vecinos de la calle Yeserías, donde sucedió todo, han indicado que el lugar es muy frecuentado por jóvenes durante los fines de semana para beber con tranquilidad sin que les acose la Policía Municipal.

    Los adultos sabemos, pensamos e interiorizamos de forma constante que hay comportamientos adolescentes difíciles de frenar, pese a largas charlas y consejos. Advertimos de los riesgos y las consecuencias, pero en este camino solemos olvidar que los menores siguen siendo niños indefensos incapaces de cuantificar el alcance de sus actos.

    El consumo de alcohol en España forma parte de la cultura diaria de los ciudadanos (aperitivos, fiestas, copas…) Por tanto, es complicado tratar de mostrar a las nuevas generaciones los riesgos intrínsecos que supone su ingesta sin moderación. Si añadimos a este hecho, la incapacidad de ofrecer alternativas de ocio a los jóvenes, excepto encerrarlos en recintos custodiados por Policía y ambulancias que respondan de forma precoz ante cualquier eventualidad para que el ‘botellón’ no se desmadre o no cause consecuencias, sólo nos queda una pregunta: ¿Cómo pretendemos que los menores interioricen el mensaje de que beber es arriesgado?

    Responsabilidad

    Tenemos una verdadera responsabilidad y muchas razones para dejar de seguir sin actuar y tomar decisiones sobre un problema del que las autoridades sanitarias llevan tiempo advirtiendo a la sociedad y del que, en el fondo, todos somos conscientes. Un problema que tiene a medio y largo plazo más consecuencias de las que, al parecer, somos conscientes. Iniciarse en el consumo de alcohol entre los 11 y los 13 años se asocia con una mayor frecuencia de síntomas psicopatológicos –entre otros, hostilidad y agresividad tanto presentes como futuros, así como una mayor probabilidad de padecer trastornos mentales en etapas más avanzadas de la vida. Su uso a estas edades se asocia con fracaso escolar, mayor riesgo de sufrir accidentes o de dañar espacios públicos.

    No sólo. El alcohol conduce a los adolescentes y jóvenes hacia conductas de riesgo, como aumento de riesgo de consumir otras drogas, falta de protección sexual, son más propensos a desarrollar problemas de conducta, además de elevar el riesgo de depresión, suicidio, trastornos de personalidad, entre otros.

    Padres, profesores y autoridades deben estar alertas ante los signos que delaten un posible abuso de alcohol en menores, para poder prevenir las consecuencias futuras que se pueden derivar de este tipo de abuso.

    La Unidad de Personalidad y Comportamiento del Complejo Hospitalario Ruber Juan BravoEste enlace se abrirá en una ventana nueva dispone de una Escuela de Padres, como ‘centro’ para recibir información y compartir experiencias.

Buscador de La máscara de la alegría
Sobre este blog

Bienvenidos, este nuevo espacio en la red nace con el objetivo de extender los "lazos" entre padres e hijos, aumentar el conocimiento sobre la posible existencia de trastornos de comportamiento y personalidad, y aportar la mayor información necesaria que contribuya a preservar la salud mental de nuestros adolescentes y jóvenes.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.