Saltar al contenido

  • El valor de las pequeñas cosas

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    A veces la rutina del día a día te depara sorpresas que tienen la capacidad de alegrarte la vida, aunque sea de forma momentánea, dando un poco más de sentido a nuestro trabajo diario.

    Algo así nos ha pasado hoy cuando le he pedido a nuestra estudiante en prácticas de este año de Biotecnologia que escribiera un artículo para este blog y nos ha sorprendido con el siguiente escrito:

    "Al igual que Charles Darwin se embarcó en el Beagle y el capitán Nemo zarpó a bordo del Nautilus, mi aventura (y galardón al mismo tiempo) consistió en gozar de la posibilidad de realizar prácticas en el laboratorio de fecundación in vitro con el equipo de reproducción asistida de Quirónsalud.

    Aquello que comenzó siendo una intrépida intromisión ha resultado ser un deleitante y apasionante viaje en el mundo de la reproducción asistida. Una experiencia capaz de abrir, no sólo los ojos, sino también la mente hacia ese bote de salvamento en el (a veces) intrincado camino con fin (y nuevo inicio) en la maternidad.

    Me siento en la necesidad de agradecer a toda la tripulación que durante este tiempo me ha acompañado, especialmente por tres motivos. Primeramente, por la calurosa bienvenida y el buen trato recibido, siempre con una sonrisa, desbordando confianza y haciéndome sentir como si estuviera en casa, acogiéndome como si fuera un miembro más.

    En segundo lugar, agradecer la gran labor del equipo de embriólogos, no únicamente como grandes profesionales. También como docentes. Participando desinteresadamente pero con gran interés -valga la redundancia, en la formación de este grumete. Facilitando bibliografía, mostrando instalaciones, revelando técnicas, suministrando material, enseñando rutinas, dando consejos, posibilitando practicar, supervisando tareas, transmitiendo dedicación, expandiendo delicadeza, relatando anécdotas, compartiendo experiencia… permitiendo trabajar con ellos, y en definitiva, aprender de su mano.

    En tercer y último lugar, muy estrechamente relacionado con lo inmediatamente anterior, gracias por permitirme navegar en este mar y por fijar un posible nuevo horizonte en el itinerario de mi ruta, de mi futuro. Personalmente he tenido la suerte de trabajar y comenzar a formarme con los mejores maestros posibles en el ámbito de la reproducción asistida, - especial mención para Antonio, Montse, Laura y José Luis. Y es que, como bien dijo William A. Ward en una ocasión: "El profesor mediocre dice. El buen profesor explica. El profesor superior demuestra. El gran profesor inspira"

    Gracias Ana Vela por tus palabras. El placer ha sido nuestro. Espero tener oportunidad en un futuro de incorporarte a nuestro equipo. Mereces la pena. Como profesional y como persona.

  • La importancia de un buen equipo

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Desde que empezamos con este blog hemos estado hablando sobre aspectos técnicos, emocionales y psicológicos que influyen en las parejas con problemas de esterilidad, remarcando principalmente todo aquello que supone cualquier avance en el estudio y tratamiento de la pareja estéril. Pero en pocas ocasiones hemos hablado de todas aquellas personas que están detrás de una buena (o mala) aplicación de estas técnicas y de las que depende el buen (o mal) funcionamiento de una Unidad de Reproducción Asistida (URA).

    Por ello me voy a permitir con estas líneas un breve reflexión sobre la importancia de un buen equipo. Una ley no escrita, pero que siempre se cumple, es que un grupo no cohesionado nunca tendrá buenos resultados, independientemente de que posean el mejor equipamiento del mundo.

    Este dogma tiene mayor trascendencia cuando pensamos en la variedad de profesionales que forma cualquier URA. Personal de embriología, ginecología, genética, andrología, psicología, quirófano, enfermería, administración,… conviven día a día persiguiendo una meta común: el que la pareja tenga un bebé sano de la forma más rápida, adecuada y menos traumática posible. A todos los niveles.

    Naturalmente es imposible pensar que tal variedad de especialistas estén siempre de acuerdo en los pasos a seguir en el estudio y tratamiento de cualquier problema, pero la diferencia entre un buen y un mal equipo es la misma diferencia que entre debate y enfrentamiento. El debate genera avance y éxito. El enfrentamiento separación y fracaso. Y más en un campo de trabajo como el nuestro, en el que aún tenemos mucho por descubrir y dónde todos deberíamos asumir que nos queda mucho por aprender.

    Pero sin dejar de lado la parte técnica, considero tan importante (si no más), la parte emocional. Si a lo anterior se le une una buena interelación personal el éxito está asegurado, de lo contrario el mejor incubador del mundo tendría la misma eficacia que un pisapapeles. Una única persona "tóxica" (por muy buena técnicamente que sea) generará mal ambiente y enfrentamientos, pudiendo hacer fracasar el buen funcionamiento de toda la Unidad.

    Por ello no quiero dejar pasar estas reflexiones sin poner en valor a los profesionales con el que tengo el gusto de trabajar. Gente que sabe lo que tiene que hacer y lo hace. Sin decir nada. Adelantándose a la necesidad. Siempre con una sonrisa. Trivializando los problemas y contribuyendo al buen ambiente en la unidad.

    ¡Gracias equipo!

    (Aquí va una foto de parte de ellos)

    equipo ura 2

  • La vitrificación de óvulos. Una buena opción… si no hay otra opción

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    A menudo considero si no estaremos equivocándonos cuando, desde las Unidades de Reproducción Asistida, lanzamos el mensaje de que es posible controlar la maternidad a nuestra voluntad, pudiendo retrasarla hasta edades avanzadas gracias la vitrificación de óvulos.

    Nadie puede cuestionar las indudables ventajas de esta técnica cuando se aplica en mujeres con riesgo de perder su fertilidad por causas médicas. Mujeres que por tratamientos oncológicos, cirugía, etc pueden perder totalmente su reserva ovárica, en las que guardar unos cuantos óvulos antes del tratamiento puede darles una esperanza para el futuro. Algo realmente importante cuando te estás enfrentando a una situación tan angustiosa como, por ejemplo, un cáncer. Por muchos motivos.

    Otro tema muy distinto es cuando lanzamos este mensaje a la sociedad en general, animando a las mujeres a "controlar su maternidad" vitrificando unos pocos óvulos y "garantizando" (dichosa palabra) que gracias a ellos podrá conseguir un embarazo a la edad que más le convenga.

    Lo que en un caso es una esperanza, en el otro es casi una garantía…y eso no es cierto.

    Y lo podemos comprobar de una forma objetiva simplemente viendo el último registro de la Sociedad Española de Fertilidad. Son cifras del año 2014, pero dudo que hayan cambiado actualmente de una forma significativa.

    Para quien no lo sepa, este registro engloba los datos de (casi) todas las Unidades de Reproducción Asistida españolas. Lo podéis consultar en la propia página web de la SEF.

    En una de sus tablas vemos como, efectivamente, la tasa de supervivencia del óvulo tras su congelación es muy alta (83.9 %), al igual que la tasa de fecundación. Fecundan el 66.3% de los óvulos descongelados. Datos muy similares a los de los óvulos sin congelar.

    Pero allí acaba todo parecido. Si estáis viendo la tabla, justo en la línea de abajo se muestra el número de óvulos necesarios para conseguir una gestación: 29 óvulos. ¿Otro dato?. Se necesitan transferir una media de 15.9 embriones (procedentes de óvulos desvitrificados) para el mismo fin.

    Quizá en este momento sea bueno remarcar que en un ciclo de Fecundación In Vitro (FIV) "en fresco" únicamente se necesita una media de 8 óvulos y 4.9 embriones por embarazo. Tres veces menos.

    Llegado a este punto se podría pensar que si se vitrificaran óvulos a edades más tempranas (por debajo de los 30 años) los resultados cambiarían. Pero no es así. Cuando se han vitrificado óvulos de donantes (con edades que generalmente no sobrepasan los 25 años) los datos son de 21.6 óvulos desvitrificados y de 14.2 embriones transferidos por gestación conseguida.

    ¡Ah!. Se me olvidaba. La media de óvulos que se obtienen tras un ciclo de FIV es de 8.

    En base a eso se necesitaría realizar a una mujer entre 3-4 ciclos de estimulación ovárica para alcanzar la cifra de 29. Y eso tampoco "garantizaría" un embarazo.

    Y esa es nuestra realidad actual, que seguramente con el tiempo consigamos mejorar. Pero mientras tanto creo que el mensaje que deberíamos trasmitir a la sociedad es la recomendación de "accede al embarazo antes de los 35 años" y no el de "vitrifica tus óvulos que no pasa nada y quédate embarazada cuando quieras", ya que con ello podemos estar trasmitiendo falsas esperanzas y futuras frustraciones.

    No quiero que como conclusión quede un mensaje negativo hacía la Preservación de la Fertilidad mediante la vitrificación de óvulos. Actualmente es una estupenda opción en mujeres con problemas médicos importantes, con riesgo de perdida total de su fertilidad, y que se vean obligadas a retrasar su maternidad a edades más avanzadas. O sea …cuando no hay otra opción.

    Mientras tanto nuestra obligación es seguir trabajando para mejorar estos resultados y ser objetivos con la información que trasmitimos.

  • VI reunión (de amigos) Reproducción Asistida Quirónsalud Zaragoza

    reu reproArtículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Seis años han pasado desde que celebramos la primera reunión de esterilidad y reproducción asistida de nuestra Unidad de Zaragoza enfocada hacia profesionales de distintas especialidades de nuestra zona, sin vinculación específica en el mundo de la reproducción.

    Hemos visitado La Guardia, Murillo de Gállego, el Monasterio de Piedra, Daroca, La Fresneda y, el pasado 2-3 de Junio Jaca. No podemos quejarnos de los lugares ¿verdad?

    Años en los que al "grupo duro" e incombustible de ginecólogos, urólogos y psicólogos que han repetido reunión tras reunión, se les ha ido incorporando otros especialistas que se nos han unido de forma alternativa, prometiendo siempre volver al año siguiente.

    Hemos tratado temas de legislación, el estado del arte en reproducción asistida, Big Data, impacto psicológico de la esterilidad, preservación de la fertilidad, cáncer y reproducción, técnicas de comunicación y divulgación, el derecho a "no saber" en genética reproductiva, etc etc. La lista sería interminable y cada año cuesta más encontrar temas que generen debate. Porque allí es precisamente donde radica el máximo interés de estas jornadas, en el debate que se suscita después de cada una de las charlas.

    Este año disfrutamos de la presentación de Nestor Herraiz (ginecólogo de Quirónsalud Zaragoza) que nos habló de la cirugía en la endometriosis, en la siguiente charla Jessica Marqués (una de nuestras ginecólogas de reproducción) y Arlanza Tejero (uróloga del Hospital de la Defensa de Zaragoza) hicieron un "mano a mano" en el que revisaron las últimas técnicas diagnósticas en el estudio tanto de la mujer como del varón.

    Pausa para un café y reanudamos la sesión con una estupenda revisión de la preservación de la fertilidad en gametos, preembriones y tejido ovárico a cargo de Miriam Iglesias (embrióloga del Hospital Quirónsalud de Madrid) para finalizar con una sorprendente escenificación de un caso clínico en el que se debatía el "derecho a no saber" en el mundo de la genética, magistralmente llevado a cabo por Jesús Zabaleta (ginecólogo del Hospital Universitario de Navarra).

    Esto, junto con unas ganas inmensas de debate por parte de los asistentes, hizo que la sesión se alargara casi hasta la hora de la cena.

    Cena que tuvo su colofón en un "después" que quedará en la memoria de los asistentes durante, espero, todo un año (y de lo que está prohibido hablar). Hasta que volvamos a vernos en la siguiente reunión y refresquemos estos recuerdos.

    Lo dicho. Una reunión de amigos, con amigos y para amigos, a la que para asistir sólo hay que manifestar ganas de aprender y de convivir.

    Nos vemos en la VII Reunión. No sabemos si podrá ser mejor que la anterior, pero seguro que lo intentaremos.

    Por cierto, gracias Iñaki "Merck" Ventura. Sin ti esto no sería posible.

  • ¿Estamos ante una nueva herramienta para la preservación de la fertilidad?

    Artículo de José Luis Gámez. Embriólogo de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    La reserva ovárica representa el stock de los folículos primordiales (precursores de los ovocitos) ubicados en el ovario, los cuales se van agotando gradualmente durante la vida reproductiva de la mujer hasta llegar a la menopausia.

    A pesar de que en las dos últimas décadas hemos experimentado un notable incremento en la tasa de supervivencia tras prácticamente todos los cánceres padecidos en edad fértil, no estamos exentos de los efectos secundarios provocados por los tratamientos empleados, como por ejemplo la quimioterapia, que implica un riesgo real de fallo ovárico precoz que está directamente relacionado con la reserva ovárica, ya que estos tratamientos aceleran el desarrollo de los folículos primordiales y hacen que se agote la reserva ovárica en tan solo unos meses.

    Ante este riesgo en mujeres en edad fértil, resulta crucial poder preservar la fertilidad e intentar conseguir la maternidad en un futuro. Para ello nos encontramos con dos alternativas como son la vitrificación de ovocitos o la de embriones. Ambas opciones tienes sus ventajas e inconvenientes. Por un lado, la vitrificación de ovocitos no obliga a que el proceso reproductivo futuro sea con una misma pareja, pero la supervivencia del ovocito sometido al proceso de vitrificación no está tan optimizado a día de hoy como la del embrión. Por otro lado, la vitrificación de embriones ya generados, tiene una mayor tasa de supervivencia y por tanto una mayor probabilidad de conseguir el niño en casa deseado.

    Recientemente, hemos tenido la gran noticia de que investigadores del Hospital General de Massachusetts han identificado una hormona, denominada como Mullerian Inhibiting Substance (MIS), que puede proteger a los folículos primordiales de los daños de la quimioterapia. Sostienen que dicha hormona es secretada por los testículos de los embriones masculinos para prevenir el desarrollo de los órganos reproductores femeninos. El estudio ha sido publicado en la revista americana PNAS, y describe como descubrieron que tras suministrar durante varias semanas la hormona a las hembras, no presentaban folículos en desarrollo pero si poseían un gran número de folículos primordiales. Tras el cese del tratamiento con la hormona MIS, los folículos volvieron a desarrollarse en menos de dos semanas.

    Gracias a este descubrimiento se abre una nueva esperanza para intentar proteger la reserva ovárica durante los duros tratamientos contra el cáncer.

  • Ser madre a partir de los 40

    A medida que pasa el tiempo, la cantidad y la calidad de los óvulos se ve reducida y, por tanto, también la capacidad de lograr un embarazo de manera natural.

  • ¿Cuántos embriones me transfiero?

    Artículo de Montse Lierta. Embrióloga de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    ¿Cuántos embriones me transfiero? Es la pregunta que se realizan todas las parejas en la consulta de reproducción cuando llega el momento de decidir el número de embriones a transferir.

    Muchas veces, las parejas deciden transferir el máximo número de embriones, ya sea por el ansia de conseguir embarazo, o porque ven el embarazo múltiple como una situación deseada, con el desconocimiento de los riesgos que esto conlleva para la madre y para los recién nacidos (parto prematuro, preclamsia, malformaciones congénitas…)

    En España, la ley 14/2006 sobre Reproducción Asistida permite transferir hasta un máximo de tres embriones, no por ello, es lo más aconsejable un todos los casos. La transferencia de 2 ó 3 embriones está relacionada con una mayor probabilidad de implantación, pero también aumenta la probabilidad de que se produzca un embarazo múltiple. Sólo como dato, decir que, la gestación múltiple en embarazos espontáneos se da en 1-2% de los casos, mientras que en tratamientos de reproducción asistida se eleva hasta un 30-35%. (Datos de la Sociedad Española de Fertilidad.)

    La necesidad de disminuir estos porcentajes nos hace buscar nuevas estrategias para seleccionar embriones de alta calidad. La incorporación de los sistemas time–lapse a la rutina de los laboratorios de reproducción está permitiendo seleccionar aquel embrión con mayor potencial de implantación y así reducir el número de embriones transferidos en cada ciclo, sin disminuir las tasas de gestación.

    La decisión del número de embriones a transferir es valorada y consensuada de forma individualizada en cada caso entre los pacientes y los profesionales, teniendo en cuenta las características de cada pareja (desarrollo del proceso, edad, hijos previos…) Si bien la tendencia en los últimos años es alcanzar la transferencia de un sólo embrión de elevada tasa de implantación.

  • Embriones buenos, embriones bonitos

    Laboratorio reproEs frecuente, por parte de todas las parejas que recurren a Fecundación In Vitro, intentar valorar el éxito del ciclo por la calidad de los embriones que han obtenido. El problema es que la pregunta de: "¿Son buenos mis embriones?" no tiene una única respuesta y en ningún caso es fácil de responder.

    Y este no es un tema trivial, ya que el poder obtener una buena clasificación embrionaria nos puede facilitar el conseguir antes un embarazo, orientarnos sobre si vamos o no por el buen camino e incluso reducir el número de embarazos múltiples. Si somos capaces de conocer cuál es el mejor embrión, aquél que va a conseguir implantar, podríamos mejorar los resultados y evitar el tener que transferir más de un embrión en cada ciclo.

    El problema lo tenemos en cómo realizar esa valoración de una forma objetiva.

    El procedimiento tradicionalmente utilizado ha sido en base a observaciones puntuales sobre características como son el número y simetría de las células o el grado de fragmentación y de dichas observaciones partía finalmente una clasificación para la que se utilizaban generalmente las letras A, B, C y D, siendo los clasificados como A aquellos embriones que teóricamente tenían una mayor capacidad de implantación y D los peores.

    Con el tiempo hemos visto como este sistema de clasificación se ha mostrado claramente insuficiente (el que sea un embrión bonito no implica necesariamente que sea un buen embrión) y se han intentado desarrollar otros procedimientos que nos aporten una información complementaria a la que ahora disponemos.

    Para ello, la incorporación de sistemas de grabación continua Time-Lapse en los laboratorios de Reproducción Asistida ha supuesto un gran avance ya que nos permite un seguimiento exhaustivo de la evolución de nuestros embriones. La posibilidad de grabarlos minuto a minuto facilita el acceso a muchísima información de la que antes no se disponía, así como el analizarla tantas veces como sea necesario.

    Por otra parte han empezado a aparecer sistemas de análisis automatizado capaces de revisar de forma simultánea múltiples variables del embrión facilitándonos una clasificación más objetiva de la que hasta ahora hemos estado utilizando. El sistema Eeva (Early Embryo Viability Assessment) utilizado en nuestro laboratorio es un claro ejemplo de ello. Dicho sistema es el primero acreditado como sistema objetivo de análisis de la viabilidad embrionaria por parte de la exigente FDA americana.

    Pero por encima de todo hay que tener en cuenta dos cosas, la primera es que por muy buena clasificación (o mala) que nos dé el sistema que utilicemos no nos garantiza el embarazo ya que hay muchos otros factores que influyen en que un embrión implante.

    Únicamente es otro dato más a tener en cuenta. Y nunca hay que descartar ningún embrión por mala clasificación que tenga. Siempre se ha dicho que de un embrión feo puede nacer un bebé precioso.

    Y lo segundo es que ningún procedimiento va a hacer que necesariamente tengamos embriones óptimos. Eso va a depender de los gametos (óvulos y espermatozoides) de cada pareja. Lo que va a hacer es darnos información más objetiva de lo que tenemos.
    Pero lo que si que está claro es que el concepto "embriones bonitos, embriones buenos" ha quedado actualmente superado.

  • Ante la discapacidad, padres capaces

    Juan Vila, director de Reproducción Humana Asistida de Quirónsalud.

    Según las estadísticas, en España unas 1.000 personas al año sufren una lesión medular, tanto traumática como no traumática, que se traduce en una situación de tetraplejia o paraplejia. La lesión más común se produce a la altura de la cervical (C5), esto es, no funcionalidad de miembros inferiores. En cuanto a la edad media de los pacientes con dichas lesiones medulares, nos encontramos que ésta oscila entre los 15 a 28 años, período de máxima plenitud reproductiva. Por ello, muchas parejas ven repentinamente alterado su deseo de tener un niño.

    Este paciente presenta gran funcionalidad de algunos órganos, y sin embargo limitación en otros. Por ejemplo, sus gametos, esas células sexuales que permiten la procreación, sí tienen funcionalidad, pero no así su aparato motor. Por ello, la reproducción asistida supone una solución al problema con el que este paciente puede encontrarse.

    En el caso concreto de la mujer con discapacidad por lesión medular traumática, la reproducción asistida puede ser una alternativa, ya que si la lesión no está producida por una patología previa, la mujer no presenta ninguna anomalía en su capacidad de producción de ovocitos ni tampoco se ve alterada la funcionalidad del útero para gestar un embarazo y albergar un embrión.

    Antes de comenzar con el tratamiento de fertilidad, en el caso de una mujer con esta limitación es recomendable hacer un análisis neurológico de la paciente por un especialista y pasar a valorar el nivel de afectación medular. Esta paciente no tendría ningún problema a la hora de someterse a cualquiera de las técnicas disponibles en nuestros centros, tanto inseminación artificial, con semen del donante o del cónyuge, como fecundación in vitro o ICSI.

    En el caso de que la lesión afecte al hombre de una pareja que quiere tener descendencia, nos encontramos con un reto mayor, ya que el hombre puede presentar dificultad o en algunos casos incapacidad para tener una erección, con la posterior dificultad en la eyaculación.

    Algunas aproximaciones exitosas incluyen tratamientos orales o intracavernosos que promueven la erección con la correspondiente eyaculación. Si estas soluciones fallasen, la reproducción asistida vuelve a ofrecer soluciones médicas. En este caso se podría recurrir a una biopsia testicular, que es un proceso fácil, rápido y poco invasivo, y que nos permite obtener espermatozoides para posteriormente emplearlos en procesos como la inseminación artificial o la fecundación in vitro.

    Gracias a los avances médicos y científicos, en la actualidad estas técnicas reproductivas dan solución a un amplio abanico de problemas. En algunos casos encontramos impedimentos sobrevenidos que merman las expectativas de tener un hijo. Sin embargo, en el abordaje actual de la infertilidad es sumamente satisfactorio, las tasas de embarazo logradas con los tratamiento son comparables a las tasas de embarazos naturales, y su resultado es dejar a un lado esta discapacidad física para lograr el anhelado recién nacido. El desarrollo de la medicina junto con el deseo de generar vida se imponen al infortunio de algunos acontecimientos adversos.

  • LA COMUNICACIÓN Y LA CONFIANZA, CLAVES EN LOS TRATAMIENTOS DE REPRODUCCIÓN

    Mila Martínez, responsable de atención al paciente del Instituto de Reproducción Asistida Quirónsalud Valencia

    Antes de iniciar un tratamiento de fertilidad es normal que os sintáis muy preocupados y que intentéis buscar soluciones rápidas. Recordad que los tratamientos de esterilidad tienen una tasa elevada de éxito pero, por desgracia, no existe el medicamento mágico que lo remedie.

    Comenzáis un proceso complejo en el que sentiréis emociones distintas: motivación, esperanza, ilusión, pero también hay momentos de tristeza, agotamiento, desilusión, incluso rabia. Es normal que esto os suceda. Tened en cuenta que comenzamos una carrera de fondo en la que es muy importante saber manejar adecuadamente estos cambios emocionales.

    Nosotros, como profesionales, estamos para ayudaros a detectar, afrontar y superar vuestras preocupaciones. Para ello es necesario que recibáis una buena información, con explicaciones claras, que sepamos escuchar y responder a todas vuestras dudas para establecer una buena comunicación y que exista confianza con el equipo. Sabed que vuestro y nuestro optimismos ayudan al éxito.

    Nuestra unidad es un equipo multidisciplinar formado por ginecólogos, embriólogos, personal de enfermería y administrativo, psicólogo, etc. Pues bien, vosotros sois el centro de ese gran círculo en el que todos trabajamos para conseguir que vuestro sueño se convierta en realidad.

    Vosotros sois, cómo no, los primeros en alegraros de la buena noticia cuando os damos un resultado positivo, pero sabed que para nosotros, además de la satisfacción del trabajo bien hecho, encontramos el impulso y la energía para continuar y poder afrontar mejor cuando la noticia no ha sido la que todos esperábamos.

    Yo, en mi condición de matrona y con la suerte que tengo de estar continuamente viviendo la VIDA, os animo a comenzar y que todos juntos consigamos que el "deseo de tener un hijo" se convierta pronto en vuestra realidad.


    Bienvenidos y mucha suerte.


    Mila Martínez Sala

    Matrona

    Responsable de Atención al Paciente. URA del Hospital Quirónsalud Valencia


24 resultados
Páginas: 1 2 3 Página siguiente

Buscador de DESEO CONCEBIDO

Sobre este blog

Actualmente se considera que una de cada cinco parejas en edad fértil va a tener dificultades para conseguir un embarazo. Las Técnicas de Reproducción Asistida dan solución a la mayor parte de estos problemas, pero también generan importantes debates éticos y sociales. En este blog vamos a intentar no sólo marcar las bases de las técnicas diagnósticas y terapéuticas de que disponemos actualmente sino también debatir acerca de los últimos avances que vayan apareciendo.

Nube de etiquetas