Saltar al contenido

  • Ante la discapacidad, padres capaces

    Juan Vila, director de Reproducción Humana Asistida de Quirónsalud.

    Según las estadísticas, en España unas 1.000 personas al año sufren una lesión medular, tanto traumática como no traumática, que se traduce en una situación de tetraplejia o paraplejia. La lesión más común se produce a la altura de la cervical (C5), esto es, no funcionalidad de miembros inferiores. En cuanto a la edad media de los pacientes con dichas lesiones medulares, nos encontramos que ésta oscila entre los 15 a 28 años, período de máxima plenitud reproductiva. Por ello, muchas parejas ven repentinamente alterado su deseo de tener un niño.

    Este paciente presenta gran funcionalidad de algunos órganos, y sin embargo limitación en otros. Por ejemplo, sus gametos, esas células sexuales que permiten la procreación, sí tienen funcionalidad, pero no así su aparato motor. Por ello, la reproducción asistida supone una solución al problema con el que este paciente puede encontrarse.

    En el caso concreto de la mujer con discapacidad por lesión medular traumática, la reproducción asistida puede ser una alternativa, ya que si la lesión no está producida por una patología previa, la mujer no presenta ninguna anomalía en su capacidad de producción de ovocitos ni tampoco se ve alterada la funcionalidad del útero para gestar un embarazo y albergar un embrión.

    Antes de comenzar con el tratamiento de fertilidad, en el caso de una mujer con esta limitación es recomendable hacer un análisis neurológico de la paciente por un especialista y pasar a valorar el nivel de afectación medular. Esta paciente no tendría ningún problema a la hora de someterse a cualquiera de las técnicas disponibles en nuestros centros, tanto inseminación artificial, con semen del donante o del cónyuge, como fecundación in vitro o ICSI.

    En el caso de que la lesión afecte al hombre de una pareja que quiere tener descendencia, nos encontramos con un reto mayor, ya que el hombre puede presentar dificultad o en algunos casos incapacidad para tener una erección, con la posterior dificultad en la eyaculación.

    Algunas aproximaciones exitosas incluyen tratamientos orales o intracavernosos que promueven la erección con la correspondiente eyaculación. Si estas soluciones fallasen, la reproducción asistida vuelve a ofrecer soluciones médicas. En este caso se podría recurrir a una biopsia testicular, que es un proceso fácil, rápido y poco invasivo, y que nos permite obtener espermatozoides para posteriormente emplearlos en procesos como la inseminación artificial o la fecundación in vitro.

    Gracias a los avances médicos y científicos, en la actualidad estas técnicas reproductivas dan solución a un amplio abanico de problemas. En algunos casos encontramos impedimentos sobrevenidos que merman las expectativas de tener un hijo. Sin embargo, en el abordaje actual de la infertilidad es sumamente satisfactorio, las tasas de embarazo logradas con los tratamiento son comparables a las tasas de embarazos naturales, y su resultado es dejar a un lado esta discapacidad física para lograr el anhelado recién nacido. El desarrollo de la medicina junto con el deseo de generar vida se imponen al infortunio de algunos acontecimientos adversos.

  • LA COMUNICACIÓN Y LA CONFIANZA, CLAVES EN LOS TRATAMIENTOS DE REPRODUCCIÓN

    Mila Martínez, responsable de atención al paciente del Instituto de Reproducción Asistida Quirónsalud Valencia

    Antes de iniciar un tratamiento de fertilidad es normal que os sintáis muy preocupados y que intentéis buscar soluciones rápidas. Recordad que los tratamientos de esterilidad tienen una tasa elevada de éxito pero, por desgracia, no existe el medicamento mágico que lo remedie.

    Comenzáis un proceso complejo en el que sentiréis emociones distintas: motivación, esperanza, ilusión, pero también hay momentos de tristeza, agotamiento, desilusión, incluso rabia. Es normal que esto os suceda. Tened en cuenta que comenzamos una carrera de fondo en la que es muy importante saber manejar adecuadamente estos cambios emocionales.

    Nosotros, como profesionales, estamos para ayudaros a detectar, afrontar y superar vuestras preocupaciones. Para ello es necesario que recibáis una buena información, con explicaciones claras, que sepamos escuchar y responder a todas vuestras dudas para establecer una buena comunicación y que exista confianza con el equipo. Sabed que vuestro y nuestro optimismos ayudan al éxito.

    Nuestra unidad es un equipo multidisciplinar formado por ginecólogos, embriólogos, personal de enfermería y administrativo, psicólogo, etc. Pues bien, vosotros sois el centro de ese gran círculo en el que todos trabajamos para conseguir que vuestro sueño se convierta en realidad.

    Vosotros sois, cómo no, los primeros en alegraros de la buena noticia cuando os damos un resultado positivo, pero sabed que para nosotros, además de la satisfacción del trabajo bien hecho, encontramos el impulso y la energía para continuar y poder afrontar mejor cuando la noticia no ha sido la que todos esperábamos.

    Yo, en mi condición de matrona y con la suerte que tengo de estar continuamente viviendo la VIDA, os animo a comenzar y que todos juntos consigamos que el "deseo de tener un hijo" se convierta pronto en vuestra realidad.


    Bienvenidos y mucha suerte.


    Mila Martínez Sala

    Matrona

    Responsable de Atención al Paciente. URA del Hospital Quirónsalud Valencia


  • Ser mamá a partir de los 40

    Dra. Jessica Marques, ginecóloga en la unidad de reproducción asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Uno de los problemas de fertilidad hoy en día es la edad en la que la mujer se plantea la maternidad. La edad media según el Instituto Nacional de Estadística supera los 32 años y algunas de las principales razones por las que las mujeres retrasan la maternidad son la búsqueda de la estabilidad económica, el desarrollo profesional o encontrar la pareja adecuada.

    Es importante conocer que la fertilidad de una mujer disminuye con la edad. A medida que pasa el tiempo, la cantidad y la calidad de los óvulos va disminuyendo y por tanto la probabilidad de embarazo natural se ve reducida. Además se sabe que los óvulos a partir de los 40 años pueden generar embriones con un mayor número de alteraciones genéticas pudiendo acabar en aborto hasta en el 40% de los casos.

    Por ello es recomendable realizar una consulta preconcepcional temprana que incluya una revisión ginecológica completa con analítica de sangre y mamografía si fuera necesario, aconsejando hábitos de vida saludables y un tratamiento previo de ácido fólico.

    Para poder asesorar adecuadamente a la mujer es importante estudiar su reserva ovárica.
    Si hay una buena reserva ovárica y la mujer tiene menos de 43 años se aconseja realizar una técnica de fecundación in vitro (FIV) que consiste en extraer los óvulos, fertilizarlos con los espermatozoides de la pareja o de un donante en el laboratorio, y luego transferir los embriones resultantes al útero. A los 43 años la posibilidad de quedarte embarazada mediante FIV no alcanza el 5%.

    Gracias a la técnica del Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) se puede analizar la carga cromosómica de los embriones producidos y de esa forma desechar aquellos que presenten anomalías consiguiendo una mayor tasa de embarazo y un menor número de abortos incluso en las mujeres de mayor edad.

    Si por el contrario la reserva ovárica es mala o la mujer tiene más de 43 años, se le recomendará realizar un tratamiento de donación de óvulos mediante el cual la paciente recibe óvulos de una mujer de entre 18 y 35 años. Con esta opción podemos obtener unas tasas de embarazo por ciclo de hasta el 65-70%.

    Por último es interesante mencionar la posibilidad de preservar la fertilidad congelando óvulos en pacientes con una edad inferior a 38 años y siempre que haya una buena reserva ovárica. Con esta técnica las mujeres pueden posponer la maternidad y garantizar la gestación en un futuro.

    Aunque la ley no limita la edad para hacer un tratamiento de reproducción asistida, la Comisión Nacional de Reproducción desaconseja realizarlo a partir de los 50 años, aun así no es recomendable posponer el embarazo en exceso ya que con la edad se incrementan los riesgos obstétricos y perinatales.

    La sociedad actual somete a la mujer a una gran presión profesional que le obliga a retrasar sus deseos de maternidad hasta una edad en la que su fertilidad puede verse comprometida. Por ello los profesionales debemos informar sobre los tratamientos más adecuados que tengan posibilidades razonables de éxito y no supongan un riesgo grave para la salud de la mujer y de la posible descendencia.

  • Donación de óvulos

    ¿Puedo ser donante de óvulos?

    Dra. Miren Mandiola. Directora del Laboratorio de Reproducción Humana Asistida del Hospital de Día Quirónsalud Donostia y del Instituto de Reproducción Asistida Quirónsalud Pamplona.

    Muchas mujeres jóvenes se preguntan si pueden ayudar a otra mujer a ser madre, siendo donantes de óvulos. En definitiva, cualquier mujer joven y sana puede hacerlo pero sobre todo tiene que tener espíritu de ayuda y altruismo para ayudar a otras mujeres.

    No obstante, existen una serie de condiciones concretas de salud que deben de cumplir y que explicaremos de forma sencilla.

    -Ser mayor de 18 años, estar en buen estado de salud psicofísica y con plena capacidad de obrar.

    -No deberán tener más de 35 años de edad

    Por lo tanto, todos los estudios que se realizan, tienen el objetivo de demostrar ese buen estado de salud psicofísica.

    Los estudios comienzan con una serie de pruebas que incluyen análisis, anamnesis familiar y personal, consulta con el ginecólogo, realización de un test psicológico y consulta con un psicólogo para valorar su idoneidad para ser donante.

    Estos estudios, gracias al avance imparable de la genética médica, cada vez son más completos y nos permiten detectar estados de portador de enfermedades genéticas recesivas que pueden pasar desapercibidas en el historial familiar.

    ¡Si los resultados son favorable podrás ser donante de óvulos!

    La donación es anónima y garantizamos la confidencialidad a nuestra donantes. Todo el proceso se formalizará mediante contrato escrito, gratuito, formal y confidencial, previa información por protocolo de consentimiento, informado de los fines y consecuencias del acto, así como de los procedimientos y estudios a los que será sometido la donante.

    Todo lo explicado anteriormente se puede realizar en un solo día y una vez tengamos los resultados favorables (3 semanas aproximadamente) , podremos proceder al proceso de donación.

    ¿Cómo se donan los óvulos?

    • El proceso es sencillo, y dura aproximadamente 12-14 días
    • La donante realizará un tratamiento bajo control médico:
    • Inyección diaria , vía subcutánea, de la medicación durante un periodo de unos 10-12 días.
    • El objetivo de esta medicación es conseguir más de un óvulo para que la eficacia de la donación sea adecuada.
    • Acudir 3-4 veces a la consulta durante todo el proceso para hacerse una ecografía ginecológica (tratamiento que es indoloro).
    • Cuando se considera que es el momento adecuado de madurez de los óvulos, se programa su extracción.

    ¿Cómo se realiza la extracción de óvulos?

    • Una pequeña intervención quirúrgica para extraer los óvulos.
    • Se realiza con anestesia (sedación)
    • A través de ecografía vaginal se ven los ovarios y el ginecólogo aspira el líquido de los ovarios y recoge los óvulos, que son enviados al laboratorio.
    • Sólo se tardan unos 15 minutos

    ¿Cuánto tiempo hay que estar en el hospital una vez realizada la extracción?

    Al cabo de 1-3 horas, la paciente puede desplazarse a su domicilio y hacer una vida normal.

    ¿Es doloroso?

    No. La sedación garantiza que la donante no sienta dolor.

    ¿Puede afectar la donación de óvulos a la donante para su futura maternidad?

    Donar no compromete en absoluto la futura fertilidad y maternidad de la donante.

    ¿Se puede repetir una donación?

    Una vez de que han pasado unos dos o tres meses, se puede volver a donar óvulos.

    ¿Quién puede recibir óvulos?

    Dr. Koldo Carbonero. Director del Instituto de Reproducción Humana Asistida del Hospital de Día Quirónsalud Donostia y del Instituto de Reproducción Asistida Quirónsalud Pamplona.

    Cada vez es más frecuente que las mujeres decidan retrasar su maternidad pasados los 35 años debido a los cambios culturales de nuestra sociedad, la mujer prefiere encontrar una estabilidad laboral y económica antes de ser madres, alargar su vida en pareja o simplemente no ha creído que sea el momento indicado.

    Pero hay que tener en cuenta que el momento más fértil de la mujer es habitualmente entre los 16 y los 28 años y que a partir de esa edad las probabilidades de embarazo de una forma natural van disminuyendo según avanza la edad de la mujer.

    Afortunadamente las nuevas técnicas de reproducción asistida permiten que muchas mujeres se conviertan en madres a partir de los 40. Una de las técnicas que mejores resultados ofrece a esta edad es la "recepción de ovocitos".

    Inicialmente, la recepción de ovocitos fue llevada a cabo en aquellas mujeres que sufrían un fallo ovárico prematuro (menopausia precoz) por el que sus ovarios eran incapaces de liberar ovocitos. Sin embargo, la alta tasa de embarazos conseguidos mediante esta técnica y el hecho de que cada vez se retrase la edad de la maternidad ha ampliado el número de indicaciones.

    Principales indicaciones para ser receptora de ovocitos:

    1. Pacientes con menopausia fisiológica, ausencia de reglas con edad mayor de 40 años
    2. Pacientes con menopausia precoz, ausencia de reglas con edad menor de 40años
    3. Cirugia previa con ovariectomía bilateral (extirpación de ambos ovarios)
    4. Pacientes con aneuploidías con consejo genético desfavorable (cariotipo alterado)
    5. Pacientes con enfermedades hereditarias graves y subsidiarias de DGP(Diagnóstico Genético Preimplantacional)
    6. Pacientes con fracaso ovárico precoz. Son pacientes con actividad hormonal pero sin óvulos
    7. Pacientes con fracaso repetido de Técnicas de Reproducción Asistida y baja reserva ovárica
    8. Pacientes que tras quimioterapia y/o radioterapia han quedado sin función ovárica
  • ¿Cómo influye la relación médico-paciente en el éxito del tratamiento?

    CONFIANZA: Esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de una forma determinada, o en que otra persona actúe como ella desea. Seguridad, especialmente al emprender una acción difícil o comprometida.

    Necesitamos confiar para avanzar, para convivir, para creer y crecer. Confiamos en nuestra pareja, en nuestros amigos, en nuestro jefe, en la familia, en nuestro banquero, y sin apenas darnos cuenta, también en nuestro frutero, carnicero….

    No se puede medir, cuantificar. Muchas veces no lo sabríamos definir, pero está ahí, depende de ese sexto sentido tan indefinido que muchas veces nos guía en nuestro camino.

    Cuando una pareja acude a nuestras consultas vienen vacías de confianza, y llenas de desconfianza. Lo están pasando mal, se sienten que se han fallado a ellas mismas por no conseguir lo que aparentemente es tan fácil, han perdido confianza en su poder de controlar su propia vida, sus propias decisiones. Sienten que han fallado a sus parejas e incluso a sus familiares y amigos. Se sienten obligadas a dejar en mano de personas ajenas su sueño y deseo más preciado. Tienen que ceder lo que más les importa, lo que más les cuesta: su tiempo, su economía…

    Todo esto hace que aflore la inseguridad y esa desconfianza con las que muchos de nosotros, los médicos, chocamos en la primera visita. Un muro presente en ocasiones inconsciente, a veces infranqueable…

    Las dudas surgen..¿Nos estarán diciendo la verdad? ¿Realmente nos quieren ayudar? ¿qué parte interesada hay en todo este discurso que estamos oyendo?

    Pero sobre todo, la más importante de las preguntas: ¿Puedo confiar en este centro? ¿Quiénes son esas personas que están delante de mí?

    Este sentimiento, junto con el miedo al fracaso hace que salten las alertas. A lo largo de nuestra vida el miedo y la desconfianza nos ha salvado de peligros. Va inherente al ser humano.

    Para confiar hay que creer. Cuando confías no hay miedo, te sientes seguro y protegido. Tienes la confianza absoluta de que lo vas a conseguir. Y contra esa fuerza no hay impedimentos.

    Por supuesto que influyen miles de factores médicos, muchos conocidos, otros desconocidos, pero si no hay confianza es difícil alcanzar el éxito. Bastante difícil es el camino de la reproducción asistida para encima caminarlo con una mochila llena de piedras. Mira a tu alrededor, imagina tu mundo sin confiar en las personas que te rodean ¿No es un paisaje desolador?

    Déjate guiar por tu instinto, por tu sexto sentido. Si te sientes cómoda, si miras a los ojos de tu ginecólogo y te sientes llena de energía, si sales de la consulta con ganas de comerte el mundo, si esos miedos que te atenazaban se han vuelto pequeños, si has conseguido sonreír ante las adversidades… Si eso es así, entonces estás en sitio adecuado. Lo demás llegará sólo.

    Déjate ayudarte, deja que te ayudemos.

    Dra. Elena FernándezEste enlace se abrirá en una ventana nueva, subdirectora de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

  • La película de tu vida

    ¿Qué te parecería si empezáramos a filmar tu vida desde mucho antes de estar en la barriga de tu madre?

    Esto que parece más propio de una película de ciencia-ficción, es ya una realidad. Y es que gracias a las avanzadas técnicas de Reproducción Humana Asistida, ahora es posible.

    En Quirónsalud disponemos de modernísimas incubadoras de embriones cinematográficas que están equipadas con cámaras para el control del desarrollo embrionario a través de imágenes, técnicamente conocido como método time-lapse.

    ¿Qué es un método time-lapse?

    Es una sucesión de fotografías, tomadas cada "x" tiempo y que al reproducirlas de forma continuada se origina un movimiento acelerado. En palabras de la Dra. Yolanda Cabello, directora del laboratorio del hospital Ruber Juan Bravo del Grupo Quirónsalud, "la incorporación de esta técnica resulta muy satisfactoria para todos, tanto profesionales como futuros papás y mamás".

    A modo de resumen podemos decir que existen dos tipos de incubadoras con imagen:

    • Los que llevan incorporadas en su interior sus propias cámaras (Embryoscope®, Geri®), siendo un único aparato.

    Incubadora que lleva incorporada en su interior su propia cámara

    • Sistemas de imagen (Primovision®, Eeva®) que se colocan en el interior de las incubadoras tradicionales, pero que son aparatos independientes.

    Sistema de imagen que se colocan en el interior de las incubadoras tradicionales

    Anteriormente a estas incubadoras de embriones cinematográficas era necesario extraer los embriones de las incubadoras al menos una vez al día para que los embriólogos pudieran valorarlos y clasificarlos. Ello generaba en el embrión una alteración en sus condiciones ambientales (temperatura y gases). Ahora, gracias a estas modernas incubadoras que mantienen al embrión en un ambiente estable por más tiempo, conseguimos mayor viabilidad embrionaria y aumentamos las tasas de embarazo.

    Además, permite conocer con más precisión qué embriones crecen más acordes a los parámetros que garantizan el éxito de la implantación, la forma en cómo se multiplican sus células, el tiempo que tardan en hacerlo, y así determinar los que tienen más probabilidades de ser transferidos con éxito.

    Finalmente, gracias a estos modernos aparatos que mejoran la selección del embrión más viable, aumentamos la posibilidad de transferir un solo embrión, evitando así partos gemelares o múltiples.

    Todo un nuevo enfoque en el rodaje de la película de nuestra vida. Continuará…


  • Hola, quiero hacerme una "inseminación in vitro"

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Todos somos conscientes de cómo Internet ha revolucionado nuestras vidas. No hay duda que nos surja que no intentemos solucionar a través de Google y de las redes sociales. Eso, obviamente, tiene un lado bueno, pero también un lado oscuro motivado la mayor parte de las veces por la forma en que nosotros mismos realizamos esas consultas.

    Es por ello que cada vez con mayor frecuencia vienen a nuestras Unidades de Reproducción parejas con una idea bastante clara de lo que debemos hacerles. Curiosamente todo empieza con un "no sé lo que me pasa", pero acaba con "vengo a que me hagan un/a (póngase lo que corresponda)" con el único argumento de que a una amiga suya se lo hicieron y se quedó embarazada o porque ha leído que es una técnica que tiene muy buenos resultados. Como si el diagnóstico del problema no tuviera la mínima importancia.

    Esto conlleva una tarea extra para los especialistas que le atienden, ya que antes de empezar a abordar el estudio deben de retroceder en los argumentos para desmontar la lógica que ha llevado a ese paciente a pensar que sabe lo que deben hacerle y que muchas veces no corresponde con lo que realmente deberían hacerle.

    Un tema aparte de es el de la Redes Sociales. Un reciente estudio publicaba que el 85% de los pacientes que escriben en las redes sociales con temática en infertilidad lo hacen antes de someterse a una Técnica de Reproducción Asistida o tras una mala experiencia en una de ellas.

    Parece lógico, ya que las "buenas experiencias", aquellas que consiguen un embarazo, generalmente no vuelven a entrar en esos foros, ya que solo piensan en disfrutar de su nuevo estado. Con ello se pierde la visión positiva mostrando principalmente dudas y malas sensaciones. No lo digo yo. Lo decía el estudio y estoy bastante de acuerdo en ello.

    Ojo. Con esto no pretendo criticar el poder de los buscadores de Internet ni el papel positivo que estas redes aportan a nuestras parejas. Soy de los que los defienden a capa y espada siempre que se utilicen bien. Solo recomiendo realizar de ellos un uso racional y crítico para saber extraer una información suficientemente objetiva.

    Pero sobre todo. Confíe en su especialista. Él le explicará cuál es su problema y cómo afrontarlo. Luego, con esa información, ya puede ir a buscarlo en la red.

    Y tranquilos. Si hace falta se hará una "Inseminacion In Vitro"

  • El derecho a tener un hijo

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    Con cierta frecuencia se tiende a debatir sobre si la esterilidad es o no una enfermedad y si debe de tratarse como tal.
    A fin de cuentas, se puede vivir sin hijos y en algunos ámbitos se ha llegado incluso a cuestionar si debería estar cubierto por la sanidad pública o dedicar esos recursos a otras "enfermedades" teóricamente más graves, dejando este campo en manos de la sanidad privada.

    No voy a entrar a debatir sobre sanidad pública vs privada, eso lo dejo para otro post, pero sí que me gustaría reflexionar sobre el derecho a tener un hijo, aunque sea a costa de complejas tecnologías biomédicas.

    Es cierto que en la legislación española no se contempla el derecho jurídico a la reproducción humana, algo que la iglesia también niega cuando manifiesta que "no existe el derecho a tener hijos sino el derecho del hijo a ser procreado", pero sí que parece encontrarse amparado dentro del derecho a la libertad, entendida como autonomía personal y física, que ampara la Constitución española. Incluso cuando habla del derecho a fundar una familia y encarga a los poderes públicos la protección social, jurídica y económica de la familia (art.39.1 de la Constitución) los posibles hijos entrarían dentro de dicho ámbito de protección.

    Pero entonces ¿la reproducción es una necesidad básica fundamental como para generar un derecho? algunas personas sostienen que sí, que estos derechos están conferidos por el artículo 16 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, promulgada en 1948. Dicho artículo sostiene la declaración de que "los hombres y las mujeres mayores de edad, sin ninguna limitación debida a su raza, nacionalidad o religión tienen derecho a casarse y a fundar una familia".

    Por otra parte, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Generaciones Futuras de la UNESCO (suscrita por España en 1994), se manifiesta también el "derecho" de las generaciones futuras a la vida y a la preservación de la especie humana.

    No voy a pedir que copiemos el modelo americano, según el cual el derecho a procrear esta entre los derechos básicos del hombre y protegido por la Novena Enmienda, pero sí que considero que en un país socialmente evolucionado como el nuestro, el derecho a tener un hijo debería contar con todos los apoyos posibles desde la sociedad y el estado, independientemente de que para conseguirlo se tenga que recurrir o no a técnicas de reproducción asistida.

    Luego podemos debatir y legislar sobre cuáles son esas técnicas y sobre quién, cómo o cuándo puedan realizarse. Pero lo que en mi opinión queda claro es que hoy en día debería ser un derecho incuestionable al que hay que dar todo el apoyo biomédico y legal necesario.

    Y si me apuras, independientemente de ser hombre o mujer.

  • Preservación de la fertilidad por causas no médicas

    Artículo de Isabel Giménez, Ginecóloga en la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    ¿Por qué hacerlo? ¿Cuál es la finalidad?

    La finalidad de la preservación de la fertilidad es la de criopreservar gametos con el objetivo de posponer el momento de la maternidad.
    Las causas por las que se está produciendo este retraso son que la mujer se ha incorporado de una forma muy activa a la vida profesional ocupando cada vez más puestos de responsabilidad, otra es la situación económica de la población en edad fértil y por otro lado la presencia de una pareja adecuada.
    Por todos estos motivos en los últimos años se ha incrementado la demanda de la preservación de la fertilidad como una forma de aplazar momentáneamente la maternidad sin tener que renunciar a ella.

    ¿Qué es técnica se utiliza para la preservación de la fertilidad?

    La técnica más frecuentemente utilizada es la vitrificación de ovocitos, que consiste en la estimulación de los ovarios mediante hormonas inyectables y la extracción de los ovocitos maduros a través de una punción folicular ecoguiada y bajo sedación. Una vez extraídos se vitrifican con una técnica de congelación ultrarrápida con alto contenido en crioprotectores y sin que se formen cristales de hielo, por lo que el ovocito sufre menos.
    Las ventajas que supone preservar ovocitos frente a otras técnicas como la vitrificación de embriones, es que para ésto último se precisa una pareja adecuada y que la ley no permite acumular un pool de embriones sin un destino concreto.

    ¿Quién puede hacerlo?

    Toda mujer con o sin pareja que desee llevar a cabo en un momento más adecuado la maternidad.
    La cuestión más importante sería saber hasta cuándo es aconsejable. Para ello hay que explicar el concepto de que la mujer "tiene fecha de caducidad". La mujer nace con una dotación de óvulos que se van consumiendo a lo largo de la vida, de forma que a partir de los años 35 años se produce un declive en la fertilidad femenina, dato que puede variar en función de la dotación folicular al nacimiento, factores genéticos, ambientales, tóxicos, etc. De esta forma se "aconseja" preservar la fertilidad hasta los 35-38 años. En casos de más edad es prudente explicar a la mujer las opciones reales que hay de reserva ovárica y de gestación para que conjuntamente con el ginecólogo se tomen las medidas más adecuadas.

    ¿Cuales son los resultados de la preservación de la fertilidad?

    Aunque aún faltan estudios a largo plazo para tener más datos, no se ha demostrado que existan un número mayor riesgos obstétricos ni perinatales. Y tampoco diferencias en las tasas de anomalías congénitas.

    ¿Cual es el problema de retrasar la maternidad?

    El problema es que con la edad disminuyen tanto calidad como cantidad ovocitaria, de esta forma se hacen más necesarias las Técnicas de Reproducción Asistida. La ventaja de tener ovocitos propios vitrificados frente a realizar un ciclo FIV en edad avanzada es que será más eficaz la utilización de ovocitos de menor edad vitrificados que los que hayan en ese momento. Y frente a la donación de ovocitos la ventaja es la del vínculo genético.


    Por todo lo anteriormente expuesto se recomienda que no se posponga la maternidad más allá de una edad y que en caso de querer dejarla para otro momento más adecuado tener en cuenta la opción de la vitrificación de ovocitos como una posibilidad.

  • Ponga un embriólogo en su vida

    Artículo de Antonio Urries, Biólogo y Director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirónsalud Zaragoza

    embriologo

    Imaginaos una persona que cuida de vuestro bebé, lo alimenta, lo vigila día a día, hora a hora, minuto a minuto. Atiende todas sus necesidades para que pueda crecer sano y fuerte. Hasta el mimo.
    Y ahora imaginaos que esto lo hace nueve meses antes de su nacimiento. Justo en el momento que comienza su vida. Cuando no es más que un par de células en una plaquita con medio de cultivo.
    Esa persona es el embriólogo clínico y estamos hablando de un embrión en los primeros días de su desarrollo.


    Actualmente en España una de cada seis parejas en edad fértil tienen problemas para conseguir un embarazo y deben de recurrir a Técnicas de Reproducción Asistida para conseguir su sueño. Sueño que no sería posible si no fuera por el trabajo de estos embriólogos clínicos, no muy conocidos generalmente, pero que desde sus laboratorios y sin hacer mucho ruido dedican todo su conocimiento para conseguir que de la unión de dos células, un óvulo y un espermatozoide, se consiga generar todo un proyecto reproductivo.


    El embriólogo clínico suele ser un licenciado en Ciencias Biológicas (o de alguna otra rama de la biomedicina) que ha adquirido una profunda especialización en genética, cultivos celulares, fisiología, biotecnología, metodología científica y con un profundo conocimiento en bioética y legislación sobre Reproducción Asistida Humana. Máxime en un campo, como el que nos ocupa, en continuo desarrollo y con un componente emocional tan importante. Posiblemente sea el campo de la biomedicina que más rápido evoluciona y que más debates éticos, legales y filosóficos genera actualmente.
    Esto les obliga a una continua formación.


    Pero su trabajo comienza antes de recibir los óvulos y espermatozoides. Con el análisis de cada uno de los factores que pueden afectar a cada caso en particular. No hay que dejar nada al azar. A partir de allí es su responsabilidad decidir qué sistema de fecundación hay que utilizar, la necesidad o no de realizar diagnósticos genéticos, mantener los sistemas de incubación adecuados y aplicar las técnicas idóneas para cada situación. Por último, serán los que decidan qué embriones son los más adecuados para transferir y conseguir ese deseado embarazo.
    Si todo va bien estupendo. Si no, serán los primeros en analizar el caso y determinar que otras pruebas hay que realizar para profundizar en la solución del problema.


    Naturalmente en una unidad asistencial tan multidisciplinar como son las de fertilidad es importante el papel de todos y cada uno de los que la forman, pero pido en estas líneas el reconocimiento para todos los que desde sus laboratorios, y sin que muchas veces ni los veáis, consiguen que nueve meses después podáis tener esos bebés en vuestras manos.
    La próxima vez que vayáis a una Unidad de Reproducción Asistida Humana, preguntad por ellos.

14 resultados
Páginas: 1 2 Página siguiente

Buscador de DESEO CONCEBIDO

Sobre este blog

Actualmente se considera que una de cada cinco parejas en edad fértil va a tener dificultades para conseguir un embarazo. Las Técnicas de Reproducción Asistida dan solución a la mayor parte de estos problemas, pero también generan importantes debates éticos y sociales. En este blog vamos a intentar no sólo marcar las bases de las técnicas diagnósticas y terapéuticas de que disponemos actualmente sino también debatir acerca de los últimos avances que vayan apareciendo.

Nube de etiquetas