Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Dr. Pedro Rodríguez Jiménez. Hospital Ruber Internacional

La famosa finasterida y el síndrome post-finsterida

La finasterida se usa desde los años 90 cuando la empresa MSD comercializó el Finasterida para el tratamiento de la hipertrofia benigna de próstata (aumento del tamaño de esta glándula en hombres ancianos). Durante los ensayos clínicos vieron con sorpresa que los pacientes además de mejorar sus síntomas prostáticos recuperaban densidad capilar y aparecía pelo en zonas donde ya estaba perdido.

Este hallazgo fue vox populi y muchos dermatólogos y en ocasiones pacientes por el boca a boca, comenzaron a comprar la pastilla Propecia®, equivalente a 5mg de finasterida, y partirla por la mitad para tomar 2,5mgr, consiguiendo mejorar su salud capilar sin efecto apenas en la próstata.

Años después y con mucha experiencia a nuestras espaldas, usamos con mucha frecuencia, siendo uno de los fármacos más prescritos por dermatólogos, la finasterida a dosis de 1mg, aprobada para el tratamiento de alopecia de tipo androgenética (calvicie común) en hombres de entre 18 y 41 años de edad. Ojo, usándose muchas veces fuera de ficha técnica (previa explicación al paciente y con las pertinentes medidas), en hombres más mayores y en mujeres.

Pelo largoPelo largo

A día de hoy también tenemos disponible un primo hermano más potente en el mercado llamado dutasterida. Ambos fármacos impiden la acción de una enzima (sustancia que transforma otras sustancias), la 5-alfa-reductasa, a nivel del folículo piloso y de la próstata. Esta enzima se encarga de activar la testosterona, y la testosterona activada en pacientes genéticamente predispuestos, adelgaza el folículo piloso hasta que se atrofia por completo (el pelo no se cae, ¡pero cada año es más fino!).

Con el boom de los trasplantes y la preocupación generalizada por la caída del pelo de los últimos años, este fármaco se ha convertido en conversación habitual de muchos hombres, que insisto, muchas veces lo toman sin supervisión médica.

En internet podemos encontrar múltiples mitos o fake news asociadas al uso de estos medicamentos, derivados la mayoría de errores de interpretación del prospecto y basado sobre todo en cuando se utilizaban a mayores dosis (5 veces mayor que la que usamos en alopecia) y en varones ancianos. Vamos a ver los que más preocupan a los pacientes cuando vienen a consulta:

  • El efecto adverso que consideraríamos típico o más frecuente de la finasterida es la disminución de la líbido (deseo sexual). Siendo el más frecuente es aún así raro (se da en menos del 3%, estudiado en miles de pacientes) y es reversible al dejar el tratamiento, con lo cual, si ocurriera, la solución es tan sencilla como dejar el tratamiento. Aquí entra en juego la subjetividad, igual que existe el efecto "placebo" y a veces mejoramos por pensarlo, existe el efecto "nocebo", notamos un efecto adverso solo por pensarlo.
  • Fertilidad: Los fármacos pueden disminuir el volumen de eyaculación pero no la concentración de espermatozoides. Parece prudente suspenderlos por parte del hombre cuando una pareja está intentando concebir (por parte de la mujer es obligatorio como veréis más adelante)
  • ¿Y la disfunción sexual? La finasterida a las dosis que se utiliza para la alopecia androgenética, no provoca disfunción eréctil Así lo demostró un estudio en 2016 que analizaba 17 ensayos clínicos con un total 17. 424 pacientes. El resultado fue que la disfunción eréctil aparecía con la misma proporción con el paso de los años en los hombres que toman finasterida y en los que no.
  • Finasteride a dosis bajas no afecta a la próstata: A las dosis habitualmente usadas en alopecia no tendría ningún efecto sobre la próstata. En todo caso, el efecto sería positivo, ya que prevendría que la próstata creciera de forma anormal.
  • Las mujeres pueden tomar finasterida. Con una precaución muy importante, en edad fértil siempre debe evitar quedarse embarazada mientras toma el medicamento y un tiempo después de suspenderlo (1 mes en el caso de finasterida y 6 meses en el caso de dutasterida) ya que su uso podría asociarse a malformaciones. El haber tomado estos fármacos sin embargo no repercute negativamente en los futuros embarazos de la paciente.
  • No necesitas ningún control analítico mientras tomas Finasterida. Sin embargo, dependiendo de tu edad, puede que necesites una analítica inicial y que tu dermatólogo contacte con tu urólogo para poder realizar adecuadamente tus controles de próstata ya que tomar el fármaco influye en los niveles de PSA (marcador usado para el diagnóstico precoz del cáncer de próstata). Estos medicamentos parecen además disminuir el riesgo de cáncer de próstata y no aumentan el riesgo de cáncer de mama ni de ningún tipo de cáncer.
  • Para rizar el rizo, ha aparecido en diferentes foros un término no médico y no reconocido claramente por la comunidad científica llamado el "síndrome postfinasterida". Se trata de un cuadro de disfunción sexual, así como de depresión, ansiedad e incluso ideas suicidas que no cedería tras suspender el medicamento. El problema de todos esos síntomas es la subjetividad individual y no han podido ser demostrados en los estudios que lo intentaban porque existen demasiados sesgos para poder creer que es real.

Como punto final, me gustaría decir que este medicamento es seguro y que en la mayoría de las personas no ocasiona ningún efecto adverso. Si desafortunadamente estos se presentaran, se resolverán al retirar la medicación. Es fundamental que la prescripción y el control de la evolución y la eficacia del fármaco estén supervisados.

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Pregunta y tu dermatólogo responde
Sobre este blog

En este blog sobre dermatología vamos a intentar aclarar desde el rigor científico temas de actualidad en dermatología que interesan a nuestros pacientes. Se abordarán problemas y dudas frecuentes que se nos presentan en consulta en el día a día, con un lenguaje sencillo para todos.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.