Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Unidad de la Mujer del Hospital Quirónsalud Zaragoza

  • Infecciones vulvovaginales

    Artículo de la Dra. Patricia Rubio, médico especialista en Ginecología y Obstetricia del Hospital Quirónsalud Zaragoza

    Las infecciones de la vulva y vagina ocasionan numerosas visitas médicas, muchas de ellas a través de urgencias, debido a lo molesto de la sintomatología.

    El 75% de las mujeres presentan un cuadro de este tipo a lo largo de su vida y al menos un 50% repiten con un segundo episodio. Un 8-10% de estas pacientes, padecen cuadros prolongados o de repetición, debido, en la mayoría de casos, a un diagnóstico incorrecto o un tratamiento insuficiente.

    Las vulvovaginitis cursan con inflamación de la mucosa vaginal y/o la piel de la vulva. Durante la edad fértil la causa mas frecuente es la infecciosa, si bien, existen otras etiologías como la irritativa o la alérgica. Los síntomas más habituales son el picor y el escozor, acompañado o no de secreción. A la exploración, la vulva y vagina aparecen eritematosas, edematosas y sensibles al roce. Pueden asociarse lesiones ulceradas, fisuras o vesículas.

    La candidiasis es la vulvovaginitis infecciosa más frecuente en Europa, seguida por las vaginosis bacterianas. Es importante aclarar que estos patógenos forman parte de la microbiota normal de la vagina pero se ha dado alguna circunstancia que les ha permitido proliferar en exceso. Un descenso de la inmunidad local (por la toma de antibióticos, en pacientes diabéticas o inmunodeprimidas ) o una alteración del pH vaginal (embarazo, toma de anticonceptivos, productos de higiene íntima) son las causas más frecuentes.

    Las vulvovaginitis candidiásicas son las más habituales. Están ocasionadas por la proliferación excesiva de un hongo que convive en la microbiota normal de la mayoría de mujeres, la cándida. La cándida albicans es la responsable del 90% de los episodios.

    La mayor parte son cuadros no complicados, que cursan con picor y escozor intermitente e intenso. Suele acompañar una secreción blanca y densa sin mal olor. El tratamiento se realiza con antifúngicos tópicos en pautas cortas.

    Si el cuadro se complica o persiste pueden alargarse las pautas locales o asociarse tratamientos por vía oral. En estos casos se recomienda administrar coadyuvantes que favorezcan la recuperación de la biota vaginal como los probióticos tópicos.

    No se trata de una enfermedad de transmisión sexual, pero la pareja puede presentar síntomas. Sólo en este caso requerirá tratamiento.

    Las vaginosis bacterianas están ocasionadas por la proliferación excesiva de varias bacterias patógenas, fundamentalmente anaerobios Gram negativos. Igual que en la candidiasis, el cuadro se produce en el contexto de una alteración del ecosistema vaginal. En este caso, el picor no es tan intenso, incluso puede ser una molestia. El síntoma característico es una secreción acuosa muy abundante y con mal olor.

    Únicamente deben tratarse los cuadros sintomáticos y no los hallazgos incidentales en citologías o cultivos realizados por otro motivo. El tratamiento se realizará con antisépticos y desinfectantes en los casos más leves, y con antibióticos los más severos o resistentes. Los probióticos y prebióticos reconstituyentes de flora son interesantes. No es necesario tratar a la pareja sexual.

    La clave para un correcto tratamiento es el diagnóstico adecuado realizado por el personal capacitado. Por eso, debemos huir de la autoprescripción o de los tratamientos dictados por personas inexpertas.

Buscador de Ellas
Sobre este blog

Un blog del servicio de ginecología de Quirónsalud Zaragoza en el que se abordan las patologías más habituales de las diferentes etapas de la vida de una mujer.

Perfil profesional
EllasUnidad de la MujerHospital Quirónsalud Zaragoza
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.