Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Dr. Juan Marín Calahorrano, cirujano general en Hospital Quirónsalud Zaragoza

Hemorroides, tratamiento sin dolor... ¿es posible?: Banding, láser...

Artículo del Dr. Juan P. Marin Calahorrano, especialista en cirugía general en Hospital Quirónsalud Zaragoza

Las hemorroides son unas almohadillas vasculares compuestos de pequeñas arterias y venas, que se desplazan hacia fuera del ano (prolapsan), se congestionan, se dilatan y sangran.

Causas relacionadas con las hemorroides son: el estreñimiento, la diarrea, la herencia, la posición erecta, el aumento de la presión intraabdominal y el embarazo.

Síntomas/formas de presentación

  • Rectorragia: sangrado anal (sangre roja).
  • Prolapso: es la salida/descenso de la hemorroide a través del ano, provoca la sensación de "bulto". Es el segundo síntoma en orden de frecuencia.
  • Mucorrea: manchado de moco o líquido, por irritación de la mucosa hemorroidal que está expuesta.
  • Prurito anal: picor anal por irritación de la piel.
  • Dolor: no es un síntoma habitual. El paciente suele describir ardor, quemazón, sensación pulsátil…Cuando el paciente refiere dolor, habitualmente suele ser debido a una crisis hemorroidal aguda o a otra patología asociada (fisura anal, absceso, etc.).
  • Trombosis hemorroidal externa. Se produce por la formación de coágulos en el plexo hemorroidal externo. Generalmente, el paciente refiere dolor importante durante los 2-3 primeros días del cuadro, que luego va disminuyendo de intensidad. El paciente percibe en la zona del ano un bulto, más o menos duro y es de color azulado violáceo
  • Prolapso hemorroidal trombosado. Se produce cuando las hemorroides internas, se prolapsan a través del esfínter anal. Este prolapso mantenido favorece que el tejido hemorroidal, dificulta el retorno venoso dentro de la hemorroide, apareciendo los trombos en su interior.

Diagnóstico

  • El diagnóstico de la enfermedad hemorroidal se basa en una historia clínica precisa y un examen clínico cuidadoso. Hay que determinar el origen del sangrado, descartando otras patologías, siendo la más importante el cáncer de recto, por lo que a veces se puede pedir una colonoscopia para descartarlas.
  • Tras la inspección se realizará un tacto rectal, que aunque no sirve para diagnosticar hemorroides, ayuda a realizar un diagnóstico diferencial con otras causas de rectorragia.

Clasificación
La clasificación de las hemorroides es útil para ayudar en la elección de tratamientos.

  • Hemorroides Internas: derivan del plexo hemorroidal interno, Se clasifican en 4 grados, dependiendo del prolapso y síntomas: Desde Grado I (pequeñas, que sangran y sin prolapso) hasta Grado IV (grandes hemorroides prolapsadas permanentemente)
  • Hemorroides Externas: derivan del plexo hemorroidal externo, recubiertas de piel perianal.

Tratamiento

El tratamiento siempre irá de menos a más agresivo, comenzando con modificaciones del estilo de vida y medidas higiénico-dietéticas, tratamiento médico, tratamiento instrumental y tratamiento quirúrgico como último paso.

El objetivo del tratamiento de las hemorroides es la mejoría o la resolución de los síntomas, que unas veces se podrá realizar mediante un tratamiento médico, otras necesitará un tratamiento ambulatorio instrumental y, en casos avanzados, requerirá una intervención quirúrgica.

El tratamiento de las hemorroides sintomáticas debe ser inicialmente conservador y está orientado a facilitar el esfuerzo al defecar, evitar el estreñimiento recomendándose:

Medidas higiénico-dietéticas

  • Dieta rica en fibra junto con ingesta abundante de agua.
  • Dieta exenta de especias, picantes, bebidas alcohólicas, provocan irritación anal…
  • Baños de asiento: se indican más en episodios agudos. Lo ideal es que se utilice agua templada, más bien caliente, y sin permanecer mucho tiempo (no más de 10 minutos) para conseguir relajar el esfínter anal.

Tratamiento farmacológico

  • Medicamentos tópicos: 
Las cremas y pomadas reducen el edema y la in amación y no sirven para tratar la rectorragia o el prolapso. Se emplean más en episodios agudos y no deben usarse en general más de 7-10 días.
  • Medicamentos orales: Para evitar estreñimiento y facilitar deposición: salvado, Psyllium, Plantago ovata, semillas de lino, metilcelulosa, laxantes… Venotónicosque funcionan aumentando el tono de las venas y desinflamando.

Las hemorroides que pueden tratarse generalmente mediante estas medidas son las de grado I y II.

Tratamiento instrumental
Hoy en día se promueven tratamientos más individualizados según cada paciente. El tratamiento instrumental está destinado quitar las hemorroides de una forma menos agresiva y con menos dolor.
Puede hacerse de manera ambulatoria (sin ingreso)
Los métodos que más empleamos son la ligadura con bandas elásticas (banding) y el láser.

  • Banding: Se ponen unas gomitas alrededor de las hemorroides, sin realizar herida, consiguiendo que se caigan. El paciente se puede reincorporar a la vida habitual al día siguiente.
  • Láser neoV: al contrario que el láser tradicional no se realiza herida, se realiza una "coagulación/esclerosis" de la hemorroide, por lo que la recuperación es más rápida.

Las hemorroides que pueden tratarse mediante estos métodos son las de grado I, II y algunas de grado III.

Cirugía
La cirugía de la enfermedad hemorroidal sólo es necesaria en el 5-10% de los pacientes. Se recomienda en general en hemorroides de grado III y IV.
El objetivo del tratamiento quirúrgico es extirpar las hemorroides ("quitarlas"), aunque se han intentado muchas modificaciones técnicas, suele ser un procedimiento con un posoperatorio doloroso, por lo que solemos realizar técnicas menos agresivas con láser que provocan menos dolor posoperatorio y una recuperación casi inmediata.

Cuidados y manejo del paciente operado
El dolor postoperatorio es importante controlarlo, en el caso de la cirugía se recomienda alternar paracetamol y AINEs (ibuprofeno p.ej). En el caso del tratamiento instrumental puede ser suficiente con AINEs y 2-3 días y reforzarlo con otro analgésico puntualmente.

Se recomienda el uso de paracetamol y AINEs combinados. También se emplean, cada vez más, medicamentos a base de Árnica o Caléndula, para disminuir el dolor y mejorar la cicatrización respectivamente.

Higiene y baños de asiento: mínimo dos veces/día, y siempre tras la defecación. Utilizar agua tibia para relajar el esfínter anal. Se deben evitar jabones agresivos.
Colocación posterior de gasa para mantener la región seca.

Conlusiones

  • La enfermedad hemorroidal es muy frecuente en nuestro medio.
  • Desde nuestra experiencia preferimos técnicas menos dolorosas y agresivas para un mejor posoperatorio del paciente como son el BANDING Y EL LASER.
  • Reservamos las cirugía para pocos casos en los que fracasa este tratamiento y hemorroides muy grandes.
Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Cirugía Online
Sobre este blog

El propósito de este blog es acercar la cirugía al paciente y resolver las dudas que puedan surgir en relación a las enfermedades quirúrgicas, de una manera sencilla y cercana, abriendo un canal de comunicación más accesible entre el cirujano y sus pacientes

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.