Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Servicio de Cirugía general y Aparato digestivo del Hospital Quirónsalud Zaragoza

  • Intervención de cáncer de recto con colostomía

    Vídeo publicado en el heraldo de Aragon con la experiencia de un paciente operado con cáncer de recto con colostomía y amputación abdominperineal laparoscópica en un tumor de recto bajo T4

  • Cáncer de recto, ¿es posible prevenirlo?

    Artículo del Dr. Fernando Ruiz Marcuello y del Dr. Juan P. Marin Calahorrano, especialistas en cirugía general en Hospital Quirónsalud Zaragoza (con la colaboración de la doctora Sonia Gallego, especialista en aparato digestivo)

    ca de rectoca de rectoEl cáncer rectal por su localización, en los últimos 20-15 cm del intestino grueso, tiene unos síntomas característicos, y por lo tanto un tratamiento específico que hace que la cirugía sea más compleja o tenga unas características especiales.


    ¿Cuando consultar? ¿Que síntomas da el cáncer de recto?

    El cáncer de recto puede dar los mismos síntomas del cáncer de colon:

    • Cambios del ritmo deposicional: estreñimiento o diarreas persistentes en el tiempo, Rectorragia: la emisión de sangre roja por ano o emisión de sangre oscura con las heces. Anemia: por sangrado del tumor. Cansancio y pérdida de peso inexplicable.

    Síntomas rectales característicos:

    • Tenesmo rectal: sensación de necesidad de "deposición incompleta"
    • Incontinencia fecal: si el tumor afecta a los esfínteres anales, puede provocar que no funcionen correctamente y por lo tanto incontinencia a heces o gases. Esto ocurre cuando el tumor es muy bajo, en los 4 últimos centímetros del recto, que se denominan canal anal.
    • Dolor anal.
    • Supuración anal: emisión de pus por el ano o alrededor del mismo por infección del tumor.


    ¿Qué pruebas son necesarias?

    colonocolonoEn el cáncer de recto toma mucha importancia la exploración clínica por el especialista. El tacto rectal da información sobre la distancia del tumor al margen anal, distancia a los esfínteres, tamaño del tumor, fijación a estructuras vecinas…

    • La sangre oculta en heces se utiliza como despistaje del cáncer de colorrectal, si bien en el cáncer de recto es más frecuente la rectorragia.
    • Colonoscopia: Precisa de preparación limpiando el colon con una solución evacuante. Se realiza con una pequeña sedación, introduciendo el colonoscopio por el ano que con una cámara visualiza toda la superficie del colon. Si es preciso toma biopsias para analizar zonas sospechosas.
    • TAC toracoabdominal: es una prueba de imagen que utiliza un equipo especial de rayos X, con la que observamos el interior del cuerpo y podemos examinar las características del tumor. En el caso del cáncer de recto es importante la relación con las estructuras de alrededor (próstata, vía urinaria, vejiga, pelvis..) porque el tumor tiene un espacio pequeño y delimitado donde crecer y puede afectar a esas otras vísceras. Detecta también tumores a distancia (metástasis) más frecuentes en hígado y pulmón.
    • Resonancia pélvica: Aporta información sobre la infiltración o penetrancia del tumor en las capas del recto y su relación con los órganos vecinos y ganglios afectados.
    • Ecografía endoanal/endorrectal: Es una exploración más accesible y aporta información sobre la extensión del tumor a diferentes capas del recto y sobre los ganglios linfáticos afectados.

    Tratamiento del cáncer de recto

    El cáncer de recto precisa de tratamiento oncológico y quirúrgico en muchos casos por lo que requiere de coordinación entre ambos.

    Se ha demostrado que en tumores avanzados la quimiorradioterapia aumenta las posibilidades de curación y mejora los resultados quirúrgicos.

    ¿Cómo se realiza la cirugía?

    laparolaparoLa cirugía del cáncer de recto se realiza por laparoscopia, cirugía mínimamente invasiva con incisiones pequeñas. Es una cirugía segura, en la que tenemos amplia experiencia y que se ha constatado que tiene beneficios de recuperación para el paciente y con los mismos riesgos que la cirugía abierta por laparotomía.



    ¿Hay que poner colostomía/ileostomía ("bolsa para las heces")?

    Dependiendo de la distancia del tumor al ano, se diferencia tumor de recto alto, recto medio y recto bajo.

    • Recto alto: más de 10-12 cm desde al ano, no es necesaria la quimiorradioterapia y habitualmente se puede realizar la unión del intestino sin ser necesaria colostomía.
    • Recto medio: de 4-10 cm, si el tumor es avanzado se debe dar quimiorradioterapia, y aunque se puede realizar la unión intestinal, es más compleja técnicamente, y puede precisar de una ileostomía temporal.
    • Recto bajo: los últimos 4 cm de recto, el canal anal. El tumor afecta a los esfínteres anales. Si es avanzado necesitará quimiorradioterapia. En este caso es más complicado realizar la unión intestinal porque se suele ver afectada la continencia y el paciente tiene escapes de heces, por lo que tiene mejor calidad de vida con una colostomía (bolsa para las heces). Además a veces es necesario extirpar el ano para extirpar el tumor completamente.

    Postoperatorio

    Los programas de rehabilitación multimodal y de recuperación rápida han demostrado que es beneficioso para el paciente reintroducir la ingesta oral y la deambulación de manera temprana.

    Gracias a la cirugía laparoscópica y a sus beneficios (menos dolor, menos paralización intestinal por menor manipulación) esa misma tarde o el día siguiente a la cirugía, el paciente comienza tolerando líquidos y levantándose. Se procede al alta a domicilio del tercer al quinto día posoperatorio.
    La ileostomía temporal se cierra ("se quita la bolsa") a partir del mes de la cirugía previa, con una intervención más sencilla, con 2-3 días de ingreso.

    Conclusión

    • El cáncer de recto es una enfermedad CURABLE.
    • Para ello es necesario un diagnóstico temprano.
    • La cirugía laparoscópica del cáncer de recto es más compleja, pero en equipos expertos es una cirugía segura y conlleva una recuperación rápida para el paciente con poca alteración de su calidad de vida.
  • Cáncer de colon, ¿me puede tocar a mi?

    IntestinointestinoArtículo del Dr. Fernando Ruiz Marcuello y del Dr. Juan P. Marin Calahorrano, especialistas en cirugía general en Hospital Quirónsalud Zaragoza (con la colaboración de los doctores Uribarrena y Gallego, especialistas en aparato digestivo)

    El cáncer de colorrectal (CCR) es uno de los tumores más frecuentes en países occidentales. Es la segunda causa más frecuente de cáncer detrás del cáncer de pulmón y de mama en hombres y mujeres respectivamente.


    Cada año, en España, diagnosticamos 26000 casos nuevos.


    En el CCR, es necesario conocer los síntomas posibilidades de tratamiento, sabiendo que hoy en días es una enfermedad tratable y curable.


    FACTORES DE RIESGO PARA PADECER CCR:

    El CCR es una enfermedad que tiene una alta frecuencia en nuestro medio y cuyo principal factor de riesgo es la edad, aumentando de forma exponencial a partir de los 50 años.

    Resulta de vital importancia conocer sus síntomas de alarma para llegar a un diagnóstico precoz y posibilitar así un tratamiento temprano, con lo que así podemos conseguir unas tasas de curación cercanas al 100 %.


    Factores ambientales modificables:

    Vida Saludablevida_saludableEl ejercicio físico reduce el riesgo de CCR en un 40 %.

    El consumo de tabaco o alcohol incrementan el riesgo de padecerlo.

    La dieta rica en fibra tradicionalmente se ha relacionado con una disminución del riesgo de CCR y el consumo de carne roja y grasas con un aumento del riesgo.


    Factores genéticos:

    En la mayoría de CCR NO se detectan factores genéticos y son casos esporádicos (sin antecedentes familiares).

    Pero si hay factores hereditarios en un 2-3 %de los casos, (síndrome de Lynch, poliposis adenomatosa familiar…) En el caso de familiares de primer grado (padres, hermanos o hijos) de pacientes que han tenido cáncer de colon jóvenes (menores de 60 años) si puede existir un mayor riesgo de padecer CCR, por lo que es recomendable un seguimiento por especialista (cirujano general o endoscopista), si se tienen 2 o más familiares de segundo grado (abuelos, tíos) afectados habría que estudiar la posibilidad de CCR familiar.


    ¿Que síntomas da el CCR?

    El CCR es de crecimiento lento y puede estar presente durante años sin dar síntomas.


    Cambios del ritmo deposicional:

    Estreñimiento o diarreas persistentes en el tiempo (2 meses) y sin causa aparente son indicación de realizar un estudio por un especialista.

    Puede ser la forma de presentación del cáncer de colon, o de otras muchas enfermedades (enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedades infecciosas, diverticulitis…)


    Rectorragia:

    La emisión de sangre roja por ano, suele corresponder a patología benigna anal (hemorroides, fisura…) pero también precisa de exploración o confirmación por un especialista (cirujano general o especialista en aparato digestivo).

    La emisión de sangre oscura con las heces ("melenas o hematoquecia") conlleva un sangrado más alto en el tubo digestivo, más alejado del ano. Hay que recordar que los tratamientos con hierro oral habitualmente provocan deposiciones con heces oscuras.


    Anemia:

    Disminución de los valores de hematocrito o hemoglobina en la analítica, por sangrado del tumor, muchas veces no visible en la inspección de las heces.

    Ausencia de emisión de heces y gases, acompañado de distensión abdominal y/o de vómitos, pueden ser síntomas de oclusión intestinal por causa del tumor.

    Cansancio y pérdida de peso inexplicable.


    ¿Qué es un pólipo?

    Visión endoscópica de un pólipoImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoVisión endoscópica de un pólipoLos pólipos colónicos son crecimientos anormales, habitualmente de la capa más superficial del colon, la mucosa.

    La mayoría de los pólipos NO son malignos y NO deben preocuparnos.

    Entre los más comunes encontramos:

    • Hiperplásicos, rara vez se convierten en cáncer.
    • Adenomatosos, pueden convertirse en cáncer, necesitan un tiempo prolongado para ello.


    ¿Qué pruebas son necesarias?

    Visión endoscópica de un cáncerImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoVisión endoscópica de un cáncerExploración física por el especialista, la palpación abdominal puede detectar masas abdominales o síntomas de distensión u oclusión intestinal.

    La sangre oculta en heces se utiliza como despistaje del cáncer de colon, aunque puede dar positivo en colitis, úlceras colónicas, enfermedad anal benigna, pólipos de colon y otras muchas causas.

    Se recomienda realizarla a partir de los 50 años de edad.


    Colonoscopia:
    es la prueba principal para el diagnóstico del cáncer de colon. Precisa de preparación limpiando el colon con una solución evacuante. Se realiza con una pequeña sedación, introduciendo el colonoscopio por el ano que visualiza con una cámara toda la superficie del colon. Si es preciso toma biopsias para analizar zonas sospechosas.

    Colonoscopia virtual o Colono-TAC: En pacientes en los que la colonoscopia resulte muy invasiva.

    TAC toracoabdominal: es una prueba de imagen que utiliza un equipo especial de rayos X, con la que observamos el interior del cuerpo y podemos examinar las características del colon, del tumor y si se ven extensión del tumor a distancia (metástasis) más frecuentes en hígado y pulmón.


    TRATAMIENTO CÁNCER DE COLON:

    El tratamiento del cáncer del colorrectal se realiza dependiendo de su tamaño, localización y metástasis:

    Un pólipo malignizado o un cáncer incipiente, puede ser tratado sólo con colonoscopia.

    En casos más avanzados, es necesaria la cirugía acompañada o no de quimioterapia.

    Diferenciaremos el cáncer de colon del cáncer de recto por sus características específicas de síntomas y tratamiento.

    El colon o intestino grueso, se divide en colon derecho, trasverso, izquierdo, sigma y recto (los 15-20 cm últimos del intestino grueso).

    La cirugía del cáncer de colon se basa en extirpar el tumor con el segmento afecto de colon con un margen de 5cm mínimo, con la grasa y ganglios linfáticos de la zona (regionales) y luego realizar la unión del intestino (anastomosis). Así según la zona afectada, realizaremos hemicolectomía derecha, hemicolectomía izquierda, colectomía subtotal o total en dependencia de la localización del tumor o de que haya 2 o más tumores o pólipos múltiples.


    ¿Cómo se realiza la cirugía?

    La cirugía del cáncer de colon se realiza por laparoscopia, cirugía mínimamente invasiva con incisiones pequeñas. Es una cirugía segura, en la que tenemos amplia experiencia y que se ha constatado que tiene beneficios de recuperación para el paciente y con los mismos riesgos que la cirugía abierta por laparotomía.


    ¿Hay que poner colostomía ("bolsa para las heces")?

    En el cáncer de colon es muy raro el caso en el que hay que recurrir a ileostomía o colostomía. Se realiza la anastomosis o unión entre los segmentos de intestino delgado o grueso, que debe cicatrizar para realizar la unión. En un porcentaje pequeño de pacientes (2%) si hay problemas con la unión del intestino puede ser necesaria una colostomía o ileostomía temporal.


    Postoperatorio:

    Con los programas de rehabilitación multimodal y de recuperación rápida se ha comprobado que es beneficioso para el paciente reintroducir la ingesta oral y la movilización de manera temprana tras la cirugía.

    Gracias a la cirugía laparoscópica y a sus beneficios (menos dolor, menos paralización intestinal por menor manipulación) esa misma tarde o el día siguiente a la cirugía, el paciente comienza tolerando líquidos y levantándose. Se procede al alta a domicilio del tercer al quinto día posoperatorio.


    Conclusión:

    El cáncer de colon es una ENFERMEDAD CURABLE.

    Es necesario un DIAGNOSTICO TEMPRANO.

    La cirugía laparoscópica del cáncer de colon es segura y conlleva una recuperación rápida para el paciente con poca alteración de su calidad de vida.


  • ¿Debo operarme si tengo hernia de hiato o reflujo?

    Artículo del Dr. Juan Pablo Marin Calahorrano, el Dr. Fernando Ruiz Marcuello y la Dra. María José Morollón, especialistas en cirugía general del Hospital Quirónsalud Zaragoza

    El reflujo gastroesofágico (ERGE), se produce cuando el contenido del estómago vuelve hacia el esófago, traduciéndose en su síntoma típico: pirosis (o como lo denominaría el paciente: "ardor").

    El reflujo a menudo ocurre si los músculos donde el esófago se une con el estómago están debilitados, no cierran bien o están alterados.

    HigadoHigadoLa hernia de hiato se produce cuando el estómago asciende hacia el tórax, a través del hiato esofágico del diafragma (orificio natural de paso del esófago del tórax al abdomen). Por lo tanto, la hernia de hiato altera los mecanismos antirreflujo de la unión esofagogástrica y puede ser la causante de un empeoramiento del ERGE.

    Síntomas de ERGE:

    • Típicos (esofágicos): pirosis ("ardor", "sensación de quemazón, arañazos…"), regurgitación ("volver la comida a la boca"), dolor torácico.

    • Atípicos (extraesofágicos): síntomas laríngeos ("picor/irritación de garganta"), respiratorios, tos…

    ¿DÓNDE ACUDIR?

    Antes de contemplar la posibilidad de cirugía, debe consultar a un gastroenterólogo o especialista en el Aparato Digestivo, que le pedirá unas pruebas para confirmar el diagnóstico.

    • Exámenes de sangre.

    • Manometría esofágica: Mide las presiones para la progresión de los alimentos en el esófago. Descarta otras enfermedades del esófago y valora las alteraciones que ha podido producir el RGE en la presión del esófago para saber cual es la técnica mas adecuada en el caso de que el paciente se opere.

    • pHmetría: Técnica que sirve para valorar la cantidad de ácido que pasa de estómago al esófago. Puede cuantificar si el RGE es leve, moderado o severo.

    • Endoscopia de vías digestivas altas (gastroscopia): Se la hará su endoscopista /Especialista en Aparato Digestivo. Es importante para saber si el RGE ha producido lesiones y ulceraciones en la mucosa esofágica y en que grado. Descarta la presencia de un esófago de Barret que es una lesión que puede llegar a producir un cáncer.

    Todas estas pruebas no son necesarias realizarlas por una consulta de RGE porque la mayoría de las veces son casos leves. Hay que realizarlas todas si se plantea el tratamiento quirúrgico, pues con el resultado de ellas podemos predecir el grado de éxito de la cirugía.

    TRATAMIENTO MÉDICO:

    • Medicamentos tales como bloqueadores anti H2 (ranitidina) o inhibidores de la bomba de protones (omeprazol, pantoprazol, esomeprazol…)
    • Cambios del estilo de vida:
      • Alimentación: comidas poco abundantes y divididas a lo largo del día. Evitar alimentos ricos en grasa, picantes, ácidos y el alcohol y el café. Por lo tanto, tomar alimentos desnatados, tomar carnes magras (pollo, pavo, pescado azul). La verdura no suele causar los síntomas.
      • Levante la cabecera de la cama, sobre todo si tiene síntomas nocturnos.
      • No fume, empeora el reflujo.
      • No beba alcohol, aumenta la acidez gástrica y disminuye la función del esfínter esofágico inferior.
      • Evitar la obesidad y sobrepeso, mayor presión abdominal, mayor facilidad para el reflujo.

    ¿CUANDO OPERARSE?

    El tratamiento médico disminuye la cantidad de ácido que produce el estomago, en consecuencia pasa menos ácido al esófago y mejoran los síntomas pero no solucionan la causa de la hernia de hiato y/o del RGE. Para ello es necesario la intervención quirúrgica por laparoscopia.

    Indicaciones para operase de reflujo gastroesofágico:

    • Pacientes que no mejoran sus síntomas aunque tome la medicación adecuada. Incluye no solo la persistencia de síntomas, sino también la persistencia de lesiones endoscópicas en pacientes asintomáticos. La situación más frecuente es que el tratamiento médico controle la pirosis pero no las regurgitaciones, especialmente por la noche, acompañadas de broncoaspiración.
    • Pacientes debidamente informados que no quieren seguir tomando esa medicación. Son pacientes principalmente jovenes o de mediana edad.
    • Complicaciones respiratorias de repetición (aspiración, neumonía, laringitis…)
    • Cuando se tiene una hernia paraesofágica y hernia de hiato gigantes, donde parte del estómago está ascendido en el tórax o presenta torsión, se soluciona mediante una cirugía antirreflujo.
    • Problemas más graves en el esófago, tales como cicatrización o estrechamiento, úlceras o sangrado y esófago de Barret.

    ¿Como se realiza la cirugía?

    La cirugía antirreflujo se realiza por laparoscopia (cirugía mínimamente invasiva) lo que significa incisiones pequeñas, con cicatrices pequeñas y recuperación temprana.

    En la operación se coloca de nuevo el estómago en el abdomen y se cierra el Hiato esofágico para impedir que la hernia vuelva a producirse. Después se realiza una "corbata" con la parte superior del estómago alrededor del esófago, creando una nueva válvula para reforzar el esfínter esofágico inferior que era débil o estaba dañado, esta técnica se llama Funduplicatura de Nissen.

    CirugiaCirugiaPostoperatorio:

    El RGE desaparece inmediatamente tras la cirugía. Es como si le cerrasen el "grifo" del reflujo.

    Deja inmediatamente la medicación.

    Es una cirugía de recuperación rápida al realizarse por laparoscopia.

    Habitualmente el paciente se va de alta el primer o segundo día postoperatorio.

    Puede empezar a comer al día siguiente de la intervención y reanudar una alimentación normal a los 10 días.

    La cirugía del RGE realizada con una indicación correcta por su digestólogo, tiene no solo unos buenos resultados inmediatos sino también a largo plazo con un éxito de mas del 90% de los operados.



  • ¿Es útil la ECO endoanal en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades anales?

    Artículo del Dr. Juan Pablo Marin Calahorrano, el Dr. Fernando Ruiz Marcuello y la Dra. María José Morollón, especialistas en cirugía general del Hospital Quirónsalud Zaragoza

    La ecografía endoanal es una exploración inocua, indolora y accesible, que la realiza el cirujano tanto en la consulta como en el quirófano, proporcionándole información actual y real en el momento de la exploración.

    La utilización de la ecografía endoanal es, sin lugar a dudas, uno de los mayores avances de la última década en la evaluación de la enfermedad anorrectal y del suelo de la pelvis.

    Las indicaciones principales de la ecografía endoanal son el estudio morfológico del aparato esfinteriano en la incontinencia fecal, el estudio de localización de abscesos y fístulas perianales, la estadificación del cáncer de ano, así como el estudio evolutivo después del tratamiento conservador del cáncer epidermoide, y el estudio del aparato esfinteriano en pacientes con fisura de ano.


    ECO endoanalECO endoanal ECO endoanalECO endoanal
    Imágenes de ECO endoanal

    ¿Cómo se realiza?

    La ecografía es una prueba médica que dura entre 5 y 10 minutos; como cualquier otra ecografía no es dolorosa; usa los ultrasonidos para la realización de las imágenes

    ¿Dónde se realiza?

    Se realiza en la consulta médica y habitualmente la realiza un cirujano general.

    También la puede realizar el cirujano en el quirófano para tener información precisa y actualizada en el momento de la cirugía.

    ¿En qué enfermedades se usa?

    La ecografía endoanal aporta información en casi todas las enfermedades del ano:

    • Infecciones y supuraciones anales, tales como fístulas, abscesos anales. Pueden determinar su tamaño y localización y valorar el recorrido de la fístula para poder ofrecer un mejor tratamiento (habitualmente quirúrgico)

    • Tumores anales, valorando la infiltración de los tejidos, su tamaño…

    • Fisura anal, para valorar integridad del aparato esfinteriano.

    • Incontinencia anal, valora la integridad de los músculos de la continencia y de la defecación, determinando si hay una causa estructural de la incontinencia.

    ¿Cuando consultar?

    Las enfermedades anales son una patología frecuente que ocasiona una disminución de la calidad de vida y por cuestión social o de vergüenza el paciente evita la consulta médico. Hay multitud de síntomas que pueden alterar la vida del paciente:

    PacientePaciente

    • El dolor anal que a veces es muy invalidante, en el 90 % de los casos es curable o solucionable de una manera sencilla.

    • Supuración anal, que provoca manchado de la ropa interior y puede derivar en infecciones graves.

    • Rectorragia o sangrado anal, que puede ser síntoma de alguna enfermedad benigna o maligna.

    • Incontinencia anal, es una enfermedad más frecuente de lo que se recoge en la literatura médica, porque los pacientes (en su mayoría mujeres) asumen tener pérdidas de gases o heces como una situación normal y por vergüenza no consultan. Pero son enfermedades, que se pueden curar o mejorar con una buena valoración proctológica, en manos de un especialista.

    Conclusión

    Los pacientes no deben dudar en consultar y valorar las opciones de tratamiento de su enfermedad anal con un equipo de cirugía general especialista en proctología. La ecografía endoanal es imprescindible, nos permite un mejor estudio y mejor orientación del tratamiento de la patología anal.

Buscador de Cirugía Online
Sobre este blog

El propósito de este blog es acercar la cirugía al paciente y resolver las dudas que puedan surgir en relación a las enfermedades quirúrgicas, de una manera sencilla y cercana, abriendo un canal de comunicación más accesible entre el cirujano y sus pacientes

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.