Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Sº de Cirugía Oral y Maxilofacial & Unidad de Odontología y Periodoncia Hospitalaria. Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo

  • Un maxilofacial de pintor de brocha gorda

    Dr. Javier Arias Gallo

    Un maxilofacial de pintorUn maxilofacial de pintor

    Objetivo: pintar entre los dos la habitación de mi hijo mayor. En dos tardes está hecho, me digo. En agosto sólo trabajo en el hospital por la mañana; entro en internet; bendito wikihow; esto está chupado.

    Primera tarde: comprar material, mucho material. Unos pocos euros menos que lo que me habría costado contratar a un pintor, de todos modos.

    Segunda tarde, sacar todos los muebles de la habitación. Spray de agua hirviendo con la vaporeta sobre el papel pintado. Quitar el radiador. Quitar el papel. Se desconcha la pared en algunos puntos. Luego en muchos. Lento e incómodo. Hace un poco de calor. Lo dejamos.

    Tercera tarde. Emplastecer los desconchones. Gastamos la mitad por metro cuadrado de lo que dicen las instrucciones. Dejar secar. Esta tarde ha hecho algo más de calor.

    Cuarta tarde. Cubrir el suelo con papel y las esquinas con cinta de carrocero. Imprimar la pared. Gastamos el doble por metro cuadrado de lo que dicen las instrucciones. Cierto que una parte está esparcido por el suelo, lo que podría explicar el derroche, pero sospecho seriamente del rodillo, mientras también miro a mi hijo de reojo. Dejar secar. Según las instrucciones había que trabajar con mascarilla, gafas de seguridad y guantes. A la media hora el sudor formaba un charco dentro de las gafas y un vaho que no me podía quitar porque tenía puestos los guantes. Ligero mareo. Algo ayudó quitarme la mascarilla.

    Quinta tarde. Vista la experiencia con el imprimador, compro un segundo bote de pintura ¡fuera miserias! que se suma al que ya tenía. Me la juego, trabajo ya sin guantes, porque necesito airear las gafas de vez en cuando. Lijar la pared. Sale muchísimo polvo no sé de donde, porque lisa lo que se dice lisa la pared no queda. Aspiradora. Primera mano de pintura: mi hijo con la brocha para las esquinas y yo con el rodillo para el resto, no tenemos un criterio uniforme respecto al grosor de la capa de pintura. La pintura queda tan uniforme como nuestro criterio. De todos modos no se nota mucho con las gafas bañadas en sudor.

    Sexta tarde. Sin las gafas de protección ver las paredes da un poco de grima. Me las pongo, pero me quito la camiseta. Si no, me va a dar una lipotimia subido a la escalera. Vamos con la segunda capa de pintura. Mejor lo hago yo sólo, brocha y rodillo, a ver si queda algo más igualado. No me quito las gafas para no comprobarlo. Ha saltado el imprimador en algunas partes, y deja unos grumos imposibles de quitar a estas alturas. Se acabó. Quito la cinta de carrocero y el papel del suelo. Dejar secar. Limpiar rodillo, brocha, cubo, pecho, brazos, llave inglesa, espátula, destornillador que no sé qué hacía por allí, gafas.

    Séptima tarde. Y última. Vuelvo a poner el radiador. Metemos los muebles en la habitación. Me voy a la tienda a devolver el segundo bote de pintura, que no usamos. De paso compro una lámpara nueva que espero dará una luz sin sombras, que a estas alturas ya sé que son el enemigo del pintor amateur.

    Calificación global de la experiencia: 6/10. Calificación de la pared: 2/10.

    Toda historia que se precie, y esta no va a ser menos, debe acabar con una bonita moraleja. En mi caso, ésta llegó poco a poco, entre emplastecidos y brochazos medio a ciegas. La pintura no es mi profesión. Pero en cierto y perverso modo, resulta divertido. Hacer cosas con las manos me gusta, y mucho más si puedo hacerlo con mi hijo. Podría haber llamado a un profesional, que por un precio módico, tardando tres veces menos, habría hecho un trabajo impecable, sin desconchones ni goterones finales. Pero, como saben todos los que habitan una casa, a los pocos días los goterones ni se notan. Ni siquiera el ocasional brochazo amarillo en el techo blanco tiene importancia. Nadie mira las paredes de su casa como miraría los cuadros de un museo.

    Un maxilofacial de pintorUn maxilofacial de pintor

    En la cirugía maxilofacial hay tantas subespecialidades que uno no puede saber todo de todo. Además, compartimos área anatómica con otros profesionales diferentes. Hace ya veinte años, cuando comencé mi práctica privada, también yo hice cosas que no llevaron a nada: raspajes periodontales, cirugía periodontal a colgajo…. Incluso alguna endodoncia. Para alguien ya habituado por formación a la gran cirugía maxilofacial, la pequeña cirugía no debería ser difícil. Pues lo era. Veinte años después, trabajo en lo que me gusta, tengo una base quirúrgica amplia de veinticinco años si cuento la residencia en el hospital público, y además he practicado variadas y numerosas intervenciones quirúrgicas literalmente cientos de veces. Pero ya no quiero hacer "cirugía ocasional" si sé que algún compañero maxilofacial, o algún colega de otra especialidad lo hace mejor que yo. No voy a pasar por todo el periplo para que luego el resultado sea goterones y desconchones. Yo lo tengo fácil: trabajo con otros cuatro cirujanos maxilofaciales, con dentistas de diferentes especialidades, y en un hospital con especialistas afines en los que confío. Prefiero no tener goterones de pintura en mi conciencia. Creo que a estas alturas, se me entiende.

    Pero no nos vamos a engañar. Vivimos en un mundo muy competitivo. Competimos con otros médicos de la misma especialidad, con especialistas diferentes, y ahora también con dentistas que practican algunos procedimientos quirúrgicos. Quiero pensar que ni mis colegas ni yo no queremos hacer pasar a nuestros pacientes por la fase de desconchones y goterones. Que si tenemos un paciente con una patología con la que no nos sentimos cómodos, vamos a derivarlo a un compañero que sabemos que lo hará mejor. Pero a veces la tentación, económica, de prestigio, de curiosidad, o la simple inconsciencia desencadenan los problemas. Los goterones. Los desconchones. Los malos resultados. Y la cara se mira. Siempre se mira. Mucho más que un Botichelli en El Prado.

    A los pacientes siempre se les ha encomendado dos tareas después de una intervención: seguir las indicaciones del médico y "tener buena encarnadura". Ahora tienen otra para antes de la intervención: discernir si su médico o dentista es un profesional prudente, o uno que cae en la tentación. O que se lanza a ella. No hay solución fácil. Seamos sinceros: todos todos todos (incluso yo) nos creemos profesionales intachables. Ni bajo tortura reconoceríamos lo contrario…. Bueno, si me hacen pintar toda la casa, yo a lo mejor confieso.

  • ¡Que viene la revolución de los implantes!

    Dr. Javier Arias.

    Dr. Manuel Chamorro.

    No sé ustedes, pero yo estoy ya hartito de las noticias sobre la siguiente revolución en tal y cual campo. No sé si en otras disciplinas hay una revolución diaria, pero en medicina, si hay que creer a los medios de comunicación, cada día, no es que haya avances que poco a poco mejoren la salud de las personas. No, es que parece que cada día hay una revolución copernicana en nuestro entendimiento del ser humano. Lo que pasa es que la mayoría de los grandes avances que suponen un giro de 360º en el saber y el hacer médico, se quedan en eso, en giros completos, después de los cuales, como observará el lector con conocimientos básicos de geometría, el sentido sigue siendo el mismo.

    Y después de esta introducción, seguro que no adivinan de lo que les voy a hablar: ¡de una revolución en la rehabilitación dental en pacientes con gran pérdida ósea!

    Hace falta tener cara dura para juntar estos dos párrafos, dirá alguno. De hormigón, dirá otro. El más agudo dirá: ¡de titanio!

    Bueno, quizá una revolución no sea. La revolución de los implantes dentales comenzó ni más ni menos que en 1952, cuando se descubrió que los tornillos de titanio tenían la curiosa característica (no compartida con otros metales, como el acero) de fijarse al hueso de una forma tan íntima que era imposible desatornillarlos sin romper el propio tornillo en el intento. Esa fijación tan estrecha se llamó oseointegración, aunque actualmente se prefiere el término osteointegración (créanlo o no, pero se han escrito, si no ríos, al menos arroyuelos de tinta sobre el nombre de este fenómeno biológico. Sí, hay gente con mucho tiempo libre).

    Pero, como en toda revolución, hay personas que se ven muy beneficiadas, y otras que se ven menos beneficiadas. Tras la revolución de los implantes los más beneficiados han sido los pacientes que tenían más cantidad de hueso en el que fijar los tornillos de titanio. Los pacientes con menos hueso en los maxilares tienen que pasar por procedimientos de injertos óseos, o por técnicas como los implantes cigomáticos, más complejas y con resultados algo menos predecibles y que en muchos casos aumentan considerablemente el tiempo de tratamiento.

    El éxito de los implantes dentales tipo "tornillo" ha sido tal, que durante años ha "obstaculizado" el desarrollo de otra técnica, que se utilizó con escaso entusiasmo durante los años 70 y 80: los implantes dentales "subperiósticos". A ver, esto amerita (me encanta esta palabra) una explicación: los implantes dentales que todos conocemos son implantes "endoóseos", porque se atornillan al propio hueso. La superficie de los huesos está cubierta por un robusto tejido fibroso que (oh, sorpresa) se llama "periostio". Los implantes subperiósticos eran unas estructuras de acero o titanio que se apoyaban en el hueso, por debajo del periostio, y de las que salían unos pequeños postes que atravesaban la encía, para allí anclar unas prótesis dentales fijas. Como la estructura estaba sobre el hueso (¡pero no se atornillaba!) era irrelevante si el paciente tenía mucho o poco espesor de hueso.

    La idea, la verdad, no era mala. Pero era muy complicado ponerla en práctica. Claro, esas estructuras metálicas estaban hechas a medida: había que abrir la encía, tomar una impresión del reborde de hueso, y…. volver a cerrar la encía!! O sea, ¡había que operar el paciente sólo para tomarle medidas! Y unas semanas después abrirla de nuevo para poner la estructura recién fabricada. Y a ver si con suerte aquello encajaba en el hueso… Incluso en aquella época de coches sin aire acondicionado y teles sin mando a distancia, era difícil convencer a nadie de pasar por semejante tratamiento. Para ahorrar detalles, como tantas ideas "que no eran malas", se arrinconó a la espera de tiempos mejores. La idea no es que "no fuera mala", es que era buenísima.

    Esos tiempos mejores ya han llegado: la tecnología de impresión 3D unida a las imágenes radiológicas de gran calidad, también en 3D, nos permite diseñar las prótesis subperiósticas específicamente para cada paciente. Y ahí está la "revolución": no para los pacientes con hueso abundante, en los que se pueden seguir utilizando con facilidad, seguridad y fiabilidad los implantes atornillados estándar. Cuando hay suficiente hueso en la zona requerida, la colocación de implantes es un procedimiento sencillo, con menos molestias postoperatorias que una extracción dental y con un éxito a largo plazo que está más cerca del 100% que del 90%.

    Implantes subperiósticosImplantes subperiósticos

    Figura 1. El implante se diseña y elabora de un modo completamente computerizado, a partir de las imágenes de TC que tenemos del paciente

    Implantes subperiósticosImplantes subperiósticos

    Figura 2. Se puede anticipar con extraordinaria precisión ya en esta fase cómo será la prótesis final en la boca del paciente

    Los pacientes que se van a beneficiar de esta revolución son los que menos aprovecharon la revolución previa. Esta vez van a poder coger el tren. Son los pacientes que no tienen hueso suficiente. O, para no andarnos con rodeos: los pacientes que no tienen prácticamente nada de hueso en los maxilares. No se pueden poner implantes "sencillos". Hay que utilizar técnicas complejas, más molestas para el paciente y con más posibilidad de complicaciones a corto y largo plazo. Y es en estos pacientes donde el 3D está ayudando de una forma decisiva. Los implantes subperiósticos modernos facilitan de tal manera la rehabilitación de los pacientes, que el tiempo que tarda el paciente en tener su prótesis fija puede ser menor que en pacientes con abundante hueso a los que se les colocan implantes atornillados.

    El proceso para el paciente es sencillo: Una toma de medidas estándar, un TC de los maxilares, una intervención quirúrgica (es muy recomendable al menos la sedación en estos casos), esperar 1-2 meses, y poner la prótesis fija definitiva. En total, unos tres meses. Eso, contando el tiempo que se tarda en diseñar y fabricar la prótesis.

    Para hacernos una idea de la mejora que esto supone, hace tan solo 3 o 4 años, el mismo paciente probablemente habría requerido dos, tres o cuatro intervenciones quirúrgicas espaciadas a lo largo de más de un año para poder tener, con un poco de suerte, una prótesis, que quizá fuera fija, o quizá fuera removible.

    Pero, claro, dejamos para el final la letra pequeña… el tema económico. Cualquiera puede comprender que, teniendo en cuenta que el diseño y la fabricación es totalmente personalizado, el precio del tratamiento sea mucho más caro. Por algo cada vez hay menos sastres y artesanos. Es más barato producir en masa. Ahora bien, si luego la chaqueta tira de la sisa, si el zapato roza en el empeine o si el cuello de la camisa abrochada te medioahorca, las reclamaciones al maestro armero. Pues no, en los implantes subperiósticos el coste para el paciente no es que sea mayor que con las técnicas tradicionales. No es que sea parecido, no. El coste para el paciente es menor. Lo voy a repetir por si no ha quedado claro: para un paciente que tenga poco hueso en los maxilares, el coste económico de ponerse una prótesis fija es menor si ponemos implantes subperiósticos (y además el tiempo de tratamiento se reduce) que si hacemos el tratamiento tradicional de injertos, regeneración ósea e implantes atornillados. Más barato. Más barato. Así, como suena.

  • ¡Qué sabe nadie!

    Dr. Javier Arias

    ¿Cómo meter en un mismo post a los testigos de Jehová, las prótesis dentales, las matemáticas y a un amigo de mis hijos? (Spoiler: termino hablando de Raphael).

    Qué sabe nadieQué sabe nadie


    Empezamos por el final: mis hijos tienen un amigo, encantador por otro lado, que hace tiempo tenía por costumbre, como gracia, escupir hacia arriba bien alto para luego, en un alarde acrobático, volverse a meter en la boca su propia saliva. Mis hijos me lo contaban como algo asqueroso. Y esperaban una respuesta contundente por mi parte, quizá en relación a mi profesión como médico. Y claro, como médico me quedo sin armas y sin argumentos. Seguramente un antropólogo puede explicar mejor que yo por qué es asqueroso lo que hace el amiguito. También porqué es asqueroso escupir en un vaso con agua para luego tragarse el agua; si cambiamos el orden, finalmente en la boca va a haber, de igual manera, agua mezclada con saliva. Pero no es lo mismo, ¿verdad? Podríamos decir que la actividad de beber y por tanto mezclar agua con saliva no tiene la propiedad conmutativa. Bueno, entonces que venga un antropólogo que sepa algo de matemáticas.

    Pensando un poco más, parece que para que nuestra propia saliva no resulte asquerosa debe mantenerse confinada a nuestra cavidad oral. Ya los labios son una frontera bastante clara, y cuando la saliva resbala por la cara, mejor no la volvamos a meter dentro, ¿no? Y si nuestra saliva se ha separado físicamente de nuestro cuerpo, entonces ya es directamente repulsiva. Así que la norma social y personal parece dictar que la saliva separada de su sitio se hace asquerosa.

    Qué sabe nadieQué sabe nadie

    Y eso me recuerda a los testigos de Jehová. En mi vida profesional he tratado en ocasiones pacientes que son testigos de Jehová, e indudablemente ha sido un reto terapéutico y moral. Es conocida su renuncia, por motivos religiosos, a las transfusiones sanguíneas. En esta religión, fundada en el siglo XIX en Estados Unidos, la lectura de la biblia se lleva a cabo con gran meticulosidad, y luego se interpreta de una manera a mi juicio sorprendente en lo concerniente a la sangre. El testigo de Jehová rechaza las transfusiones sanguíneas y el tratamiento con componentes de la sangre. Pero no sólo rechazan la sangre ajena. También rechazan la autotransfusión, un método habitual de transfusión sanguínea en cirugías programadas, en las que unos días antes de la cirugía se extrae y conserva sangre del paciente que va a ser intervenido, para que, si es necesario, se utilice en ese mismo paciente después. Menos conocida y probablemente con menos unanimidad entre los miembros de esta religión es su posición frente a la hemodiálisis. Y es que, al parecer, la clave está en que si la sangre no ha perdido el contacto con el cuerpo, sí puede volver al cuerpo. En la hemodiálisis la sangre pasa por un tubo y luego por una máquina, pero siempre hay una continuidad física (la sangre en el tubo) entre la sangre dentro del cuerpo del paciente y la sangre que hay en la máquina. Por eso, y seguramente porque la hemodiálisis evita directa, objetivamente y sin margen de interpretaciones más o menos fantasiosas, la muerte de un paciente sin función renal, este tratamiento suele estar aceptado por la generalidad de los testigos de Jehová. Aquí hago un inciso porque en mi (reconozco que breve) búsqueda por internet, no he encontrado nada definitivo en las webs de los propios testigos de Jehová. En todo caso, hay un cierto paralelismo entre la saliva y la sangre fuera del cuerpo, en el caso de la saliva por un "asco" cuya explicación dejo en suspenso (suspenso en matemáticas, podríamos decir), y en el caso de la sangre por una interpretación de la biblia más o menos cogida por los pelos.

    Pero, cómo no, la cabra tira al monte, y a mí el asunto de la saliva y la sangre me ha recordado a algo a lo que francamente, resulta difícil acostumbrarse: a las prótesis dentales removibles. O si quieren, a las prótesis externas al organismo, en general (epítesis, por si sale como pregunta en el trivial).

    Qué sabe nadieQué sabe nadie

    En la rehabilitación oral tras la pérdida de piezas dentarias con cierta frecuencia se recurre al uso de prótesis removibles. Me refiero a las prótesis esas "del vaso de agua en la mesilla de noche", que se ponen y se quitan varias veces al día para limpiarlas, y que muchos pacientes prefieren quitarse para dormir. Pueden ser prótesis completas, de toda la arcada dentaria, o prótesis parciales, que sustituyen una o varias piezas. Hay pacientes tan acostumbrados a ellas que pueden comer filetes tan ricamente, pero lo más habitual, lo que más vemos en la clínica es que los pacientes están incómodos, descontentos, y cada vez más buscan alternativas. Las prótesis removibles se mueven dentro de la boca, dejan comida atrapada sobre la encía, producen roces en la mucosa, impiden una correcta masticación, se salen de la boca en el momento menos oportuno…. Los problemas son innumerables. Aunque los implantes dentales ha reducido mucho el uso de estas prótesis, aún hay pacientes que las llevan. Es cierto que en pacientes muy mayores, que toman ciertas medicaciones, o que tienen enfermedades crónicas graves, el uso de implantes dentales puede estar desaconsejado, así que las prótesis removibles van a seguir en nuestro "catálogo de servicios" aún mucho tiempo. Incluso en algunas ocasiones, aunque el paciente lleve implantes dentales, por diferentes motivos nosotros mismos recomendamos una prótesis removible. En este caso las prótesis tienen un anclaje rígido en los implantes, y no se mueven ni rozan. Pero incluso en este caso, seguimos teniendo el problema de la "removibilidad".

    El problema de la "removibilidad" es, visto desde la fría perspectiva de la propiedad conmutativa, absurdo. Si crees que es lo mismo saliva con agua en el vaso y luego en la boca, que agua en el vaso y luego saliva y agua en la boca, entonces no hay problema con las prótesis dentales. Pero las personas somos complicadas, no seguimos normas racionales siempre. No aplicamos siempre la propiedad conmutativa. Tampoco la aplican los propios pacientes que utilizan prótesis dentales, que sienten muchas veces como algo vergonzoso el acto de retirarse la prótesis dental para que les podamos explorar (hasta un cirujano como yo se da cuenta de eso, menudo ojo tengo). Es una vergüenza de baja intensidad, digamos. Es algo tan sutil que no se habla de ello. Algunos pacientes incluso tienen vergüenza de consultar con nosotros para que busquemos una solución con prótesis fija. El coste, tanto en dinero como en citas médicas, esperas en la consulta, postoperatorios, es una variable a veces incontrolable. El "abuelo" está hasta el gorro de su prótesis de quita y pon, pero ¿cómo le va a decir a sus hijos que va tirar de sus ahorros para ponerse unos implantes? Así que voy a hacer, para terminar, un alegato.

    Abuelos y abuelas del mundo: sus familias están encantadas con las prótesis de quita y pon que ustedes llevan. Ellos sólo ven la cara amable de las prótesis removibles. Ellos no suelen estar presentes en el momento en que se tienen ustedes que quitar y poner la prótesis. Ustedes les ahorran ese trance. Si ustedes están contentos con sus prótesis removibles, sigan con ellas. Pero si no lo están….. ya lo dice Raphael: ¿qué sabe nadie?


  • ¿Puede ayudarnos el dentista a dejar de fumar?

    Dr. Miguel Carasol Campillo

    ¿Puede ayudarnos a dejar de fumar el dentista?¿Puede ayudarnos a dejar de fumar el dentista?

    El tabaco daña gravemente la mayoría de los órganos del cuerpo humano, incluida la boca, donde el cáncer oral y las enfermedades periodontales, entre otras patologías, son muy relevantes. Por otro lado, las consultas dentales atienden a muchos fumadores, lo que las convierte en claros centros para intentar prevenir y tratar esta adicción de la forma más sencilla posible, refiriendo los casos más complejos a unidades especializadas. En este post trataremos del abordaje del paciente fumador, omitiendo los aspectos clínicos derivados de la patología oral causada por el tabaco, motivo de numerosas publicaciones especializadas.

    Cómo abordar el hábito tabáquico desde la consulta del dentista

    ¿Puede ayudarnos a dejar de fumar el dentista?¿Puede ayudarnos a dejar de fumar el dentista?

    Debido a que el tabaco afecta directamente a la cavidad oral, y con especial frecuencia a los tejidos periodontales, los dentistas, sobre todo los periodoncistas, encontramos más fumadores en nuestras consultas que en la población general, por lo que el equipo dental está mejor posicionado para aconsejar sobre educación y cesación tabáquica a sus pacientes.

    Sin embargo, los dentistas no han adoptado de forma adecuada los programas de prevención y cesación tabáquica, de forma que actualmente los médicos intervienen bastante más que los dentistas en el consejo para dejar de fumar.

    ¿Cómo organizar la consulta para ayudar a los fumadores que quieren dejarlo?

    Idealmente, la planificación para ayudar a los pacientes en los programas de cesación debe basarse en intervenciones graduales en la consulta, pudiendo seguir un modelo parecido al descrito en la siguiente Tabla.

    Intervención Actividad

    Cuidado básico (Breve intervención)

    • Identificar al fumador.
    • Valorar su disposición a dejar de fumar.
    • Pedir permiso para reconducir el uso de tabaco en visitas posteriores.

    Cuidado intermedio (5-10 minutos)

    • Sesiones motivacionales para preparar la cesación.
    • Listado de los recursos necesarios para realizar el cambio.
    • Se pueden incluir fármacos para la cesación.

    Cuidado avanzado (20 minutos o más)

    • Intervenciones intensivas y múltiples.
    • Cuidados complejos para desarrollar un plan de cesación detallado. Incluye: uso de farmacoterapia, análisis de fracasos previos y ajuste de las recomendaciones.

    En todo caso, dejar de fumar es una misión complicada pero no imposible, y su profesional dental puede y debe contribuir a ello desde su consulta, teniendo en cuenta que cualquier resultado positivo, por pequeño que sea, beneficiará su salud oral y general, mejorando al mismo tiempo el ejercicio y el prestigio profesional de su dentista.


  • La expresión facial. El lenguaje del alma

    Dr. Manuel Chamorro Pons

    man-person-suit-people-photography-male-1169779-pxhere.comman-person-suit-people-photography-male-1169779-pxhere.com

    La alegría, la tristeza, el miedo, la atracción o el rechazo. Los sentimientos, desde los más primarios a los más elevados, se transmiten y muestran desde nuestro más profundo interior a través de la expresión de nuestro rostro.

    La expresión facial; ¡qué función fisiológica tan elevada! Cuánto se ha escrito, por ejemplo, sobre la profunda belleza y delicadísima expresión del rostro de la Piedad de Miguel Ángel. El gran escultor supo tallar perfectamente la piedra y reflejar hasta el más mínimo detalle del profundo dolor y el desgarro emocional de la Virgen María al recoger en su seno al recién crucificado. Y ¿qué me dicen de la Gioconda de Leonardo da Vinci?. Ríos de tinta han sido escritos para tratar de dar respuesta a una pregunta colosal. ¿Se ríe o no se ríe la Gioconda?

    En definitiva la expresión facial transmite fielmente el estado de ánimo, los sentimientos, el estado del alma.

    ¿Qué elementos integran la expresión facial? Trataremos de contestar esta tan pertinente y difícil pregunta.

    Los sentimientos se generan en el cerebro. En su modulación interviene la corteza cerebral y diversos núcleos de la base que integran y participan en la generación de los mismos. Sin duda es una función superior. El nervio facial transmite los impulsos generados en el cerebro y los conduce hasta los músculos superficiales de la cara. 24 pares de pequeños músculos cuyas casi infinitas combinaciones de contracción y relajación dan como resultado la expresión facial.

    Elevar las cejas, cerrar los ojos, contraer los labios… todos estos movimientos que configuran la expresión de una cara se transmiten de esta manera. Recibimos una sorpresa, nuestros órganos receptores de los sentidos vista, oído, tacto, gusto y olfato recogen los estímulos externos y los transmiten la cerebro. Allí se procesan y se nos hacen conscientes.

    Pensemos que entramos en casa e inesperadamente está allí un amigo al que no veíamos hace años y al que echábamos sinceramente de menos. Nuestros ojos lo ven, nuestros oídos recogen su característica voz. Esta información llega al cerebro. Allí se procesa, se hace consciente. Efectivamente es nuestro querido amigo, sin duda ha venido inesperadamente a vernos. El cerebro, reacciona, genera una respuesta. ¡Qué sorpresa!. El nervio facial, a la velocidad del rayo, envía estímulos a unos determinados músculos de la cara. Nuestras cejas se elevan, nuestra boca se abre de par en par y nuestros ojos casi se salen de sus órbitas. La expresión de sorpresa. Una de las más reconocibles y universales que existen.

    Se nos abren algunas preguntas sobre las expresiones faciales; ¿cuántas expresiones existen?. ¿Son las expresiones faciales universales?, es decir, ¿coinciden en cualquier cultura y en cualquier parte del mundo?

    Paul Ekman, uno de los mayores expertos mundiales en comunicación no verbal, ha pasado más de 40 años investigando los gestos faciales y las emociones humanas, y ha logrado responder a algunas de esas preguntas.

    Sus conclusiones son claras: las expresiones de ALEGRÍA, TRISTEZA, IRA, SORPRESA, ASCO, MIEDO y DESPRECIO, son universales, independientemente de la sociedad o cultura a la que se pertenezca. Un esquimal del polo norte o un guerrero masai africano exhibirían una facies similares si son súbitamente sorprendidos por ejemplo y respectivamente, por un oso polar o una leona hambrienta. Muy curioso

    El resto de los gestosson aprendidos. Por ejemplo el movimiento que nosotros hacemos con la cabeza de arriba a abajo para indicar Sí, significa NO en países como Bulgaria. En la India existen varios movimientos de cabeza para indicar sí, no o puede ser. Y tampoco coinciden con los nuestros. Definitivamente son gestos aprendidos.

    Sin embargo alguien que sienta asco en cualquier parte del mundo y pertenezca a cualquier cultura, haría el siguiente gesto:

    person-hair-photography-portrait-model-red-1143408-pxhere.comperson-hair-photography-portrait-model-red-1143408-pxhere.com

    ASCO: Ligera contracción del músculo que frunce la nariz y estrecha los ojos. El gesto de la nariz arrugada es simultáneo al de la elevación del labio superior.

    Lo mismo podrimos decir del miedo.

    MIEDO: Sucede (sigue) a la sorpresa. Párpados superiores elevados al máximo e inferiores tensos. Las cejas levantadas se acercan. Los labios se alargan hacia atrás.

    Y nos referirnos ahora a una expresión positiva, la alegría.

    ALEGRÍA: Contracción del músculo cigomático (que va del pómulo al labio superior) y del orbicular que rodea al ojo. Las mejillas se elevan y surgen "patas de gallo".

    Y así las 7 expresiones universales y comunes para todos los seres humanos.

    Como podemos deducir de lo expuesto hasta ahora, el papel del nervio facial es clave en la expresión de la cara. Hemos dicho que este nervio es el encargado de transmitir los impulsos cerebrales que configuran cada una de las expresiones faciales conocidas, así como también el resto de gestos aprendidos, a los músculos de la cara. De su contracción o relajación dependen cada una de las expresiones y gestos. ¿Qué ocurre, por tanto, si este nervio se daña y deja de conducir los valiosos estímulos?. Pues que la contracción muscular no se produce y, por tanto, la expresión tampoco.

    Fazialislähmung_Tag_03_1000Fazialislähmung_Tag_03_1000

    La conocida como parálisis facial conlleva la paralización de un lado de la cara y por consiguiente la desaparición de cualquier gesto expresivo. Sin duda se trata de un gran problema de salud y una patología devastadora para el que la padece. Por si fuera poco, además de no poder mover un lado de la cara, si la parálisis facial se perpetúa en el tiempo, originará la pérdida del tono muscular, la atrofia de los músculos y la aparición de una severa asimetría de la cara incluso en estado de reposo.

    La cara aparecerá como torcida, asimétrica porque unos de sus lados está afectado de esta severa patología

    Y ¿Por qué puede producirse una parálisis facial?

    La mayoría de parálisis faciales, hablando de forma porcentual, se corresponden con un cuadro llamado parálisis de Bell. Se trata de un proceso de aparición súbita, y de causa desconocida, que cursa con la parálisis más o menos completa de un lado de la cara y que afortunadamente se resuelve de forma espontánea en unas semanas sin dejar secuelas en la mayoría de los casos. Pero, desafortunadamnte, no todos los casos de parálisis facial tienen una resolución tan rápida y feliz. En ocasiones el nervio facial se daña en traumatismos. Como las heridas que interesan al tronco o a alguna de las ramas del nervio. Otras veces la parálisis es el resultado indeseable de una cirugía oncológica que ha tenido que extirpar el nervio para lograr la eliminación del tumor. Y también existen las parálisis faciales congénitas.

    En estos casos la labor del cirujano maxilofacial es muy importante. Existen diversas técnicas quirúrgicas que pueden lograr la reconstrucción del nervio, la sustitución del nervio dañado por otro o los injertos neurales que aportarán los imprescindibles estímulos desde una zona alejada.

    En parálisis faciales de más larga evolución habrá que aportar también nuevos músculos a la zona para que la contracción sea posible. El objetivo del tratamiento será siempre devolver al paciente una cara equilibrada, simétrica, y que permita la expresión. Cada caso debe ser estudiado individualmente, debe diagnosticarse específicamente y aplicar el tratamiento de elección más adecuado.

    Desgraciadamente no todos los pacientes que padecen este problema saben que hay soluciones. Pero sí las hay. Volver a sonreír o mostrar un rostro simétrico y equilibrado siempre debe merecer la pena.

    En los Servicios de Cirugía Maxilofacial modernos y de calidad, como el que existe en el complejo hospitalario Ruber Juan Bravo, se concede gran importancia y atención a esta patología. Incluso contamos con una unidad específica de parálisis facial donde se estudian en profundidad los casos y son tratados con las técnicas más modernas y específicas que comentábamos anteriormente. Pensamos que ningún caso de parálisis facial debería quedar sin tratamiento. Siempre hay una oportunidad de mejora que repercutirá, sin duda, en una mayor calidad de vida personal y social del paciente.

    woman-paris-france-portrait-lady-smile-833624-pxhere.comwoman-paris-france-portrait-lady-smile-833624-pxhere.com

    Y para esa pregunta que se quedó en el aire, ¿sonríe o no sonríe La Mona lisa de Leonardo?. ¿Tenemos alguna respuesta después de haberse desarrollado tantos estudios sobre la expresión facial? Pues parece ser que sí. Tras analizar concienzudamente y bajo todos los prismas el rostro de La Gioconda, se han podido determinar qué músculos de la expresión facial se encuentran contraídos en el retrato y cuales no. Tras procesar miles de datos los científicos fisonomistas y expertos en la expresión humana han llegado una feliz conclusión. Leonardo, con su exquisita técnica del sfumato, supo reflejar exactamente ese preciso y tan efímero instante en que la Gioconda iba a echarse a reír. Casi nada.

24 resultados
Páginas: 1 2 3 4 5 Página siguiente
Buscador de El espejo del alma
Sobre este blog

Las enfermedades de la cara y al cuello son extraordinariamente importantes por afectar a zonas del cuerpo críticas en el día a día de todo ser humano. Comer, masticar, respirar sin dificultad, dormir y descansar, e incluso sonreír son actividades que damos por supuestas pero que pueden verse afectadas gravemente tras traumatismos, tumores, infecciones o por enfermedades congénitas. El cirujano maxilofacial es el especialista central en estas enfermedades. Tanto el punto de vista médico, como el quirúrgico, como la repercusión social y personal de la patología de la cabeza y cuello son importantes para atender y cuidar apropiadamente a nuestros pacientes. Sin olvidar, claro está, a los odontoestomatólogos, periodoncistas, ortodoncistas y odontopediatras con los que trabajamos en estas tareas. En este blog describimos situaciones clínicas, informamos sobre tratamientos, y reflexionamos sobre lo que significa ser médico y cirujano maxilofacial en estos tiempos de cambio y avance continuo. Todo el equipo del Servicio de Cirugía Maxilofacial estaremos encantados de atenderte.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.