Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Carmen Ponce de León, de Trastornos de la Alimentación de Hospital U. Quirónsalud Madrid

  • Prensa diaria y publicaciones científicas


    La semana pasada apareció en El País un reportaje acerca de la Anorexia NerviosaEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

    En él se destacan aspectos tan esenciales de esta enfermedad como la gravedad, la necesidad más que frecuente de tratamientos intensivos, como la hospitalización parcial en Unidad de Día o la hospitalización completa y lo prolongado de los tratamientos, que vienen a durar entre 4 y 5 años.

    articulo_el_paisarticulo_el_pais

    Además se resume una publicación aparecida en la revista Nature Genetics de este julio, que estaba encabezada, como muchos artículos de este tipo, por un título ("Un estudio genético de asociación identifica ocho lugares cromosómicos de riesgo y tiene implicaciones sobre los orígenes metabólicos-psiquiátricos de la anorexia nerviosa") que puede provocar confusiones y falsas expectativas. Y esa posibilidad no es en absoluto trivial cuando se trata de una enfermedad grave que afecta a un 1 % de la población.

    En particular, las palabras "...origins for anorexia nervosa" podrían inducir falsas esperanzas en muchas personas afectadas y en sus familiares: encontrar orígenes y descubrir soluciones parecen ir de la mano en nuestra concepción de la medicina. Lo cierto es que, como se aclara en El País, el estudio, que sin duda tiene interés, no se centra en el origen de la anorexia, aunque se refiere a aspectos genéticos.

    Cabe preguntarse por qué aquellos investigadores eligieron un título que roza el sensacionalismo en una publicación tan seria como Nature Genetics. Una posibilidad es que las dificultades con las que lucha la investigación médica la aboquen al marketing para subsistir.

    Queremos destacar aquí el respeto y la prudencia de la periodista Jessica Mouzo QuintánsEste enlace se abrirá en una ventana nuevaal enunciar el hallazgo en El País del día 16 de Julio. Es también excelente la interpretación ponderada que ella y Fernando Fernández-Aranda vierten en las páginas del periódico.

    Los medios de comunicación se enfrentan hoy a la responsabilidad de difundir adecuadamente las novedades científicas y para ello tienen que asesorarse por personas que, aportando distintas perspectivas, logren una claridad y una contextualización que resultarían inalcanzables desde la visión única y el lenguaje técnico del investigador o del experto.

    La participación en el reportaje de Sara Bujalance, presidenta de la Asociación Catalana de Anorexia y Bulimia es el prisma que faltaba para hacer más que recomendable la lectura de este trabajo periodístico.

  • Tu no tienes anorexia, lo que pasa es que quieres parecer una celebrity: el estigma de la Anorexia


    CelebrityCelebrity

    En nuestra sociedad, los diagnósticos psiquiátricos pueden ser -y de hecho son percibidos como condiciones que convierten al portador en raro, diferente, débil, incapaz, peligroso y no sé cuantas cosas más. En efecto, nuestra tendencia a etiquetar incluso cuando no existe una necesidad lógica de hacerlo, conduce a que muchas persona sean juzgadas por amplios sectores de la población con criterios muy alejados de la realidad. Esa visión constituye un problema en sí misma porque está basada en la ignorancia y porque es injusta y cruel.

    Si nos referimos a La Anorexia, Bulimia y otros Trastornos de Conducta Alimentaria, las actitudes sociales son todavía más distorsionadas, complejas y con frecuencia abiertamente hostiles.

    A los calificativos anteriormente enumerados y que se aplican a sujetos que presentan trastornos psíquicos en general, se suma en este caso la idea de que existe una decisión por parte de la persona; una voluntad de permanecer enfermo o enferma.

    A esta visión se ha llamado "Estigma Volicional" y ha sido objeto de estudios sociológicos rigurosos. Los resultados son alarmantes, ya que indican que sectores amplios de la población trivializan los trastornos de alimentación hasta el punto de reducirlos a productos de la vanidad, llamadas de atención o simples problemas de autoestima.
    Desconocemos muchos de los mecanismos que intervienen en su inicio y persistencia, pero sabemos que se trata de auténticas enfermedades que pueden llegar a ser muy graves.

    Tan necesario y urgente como investigar en busca de mejores tratamientos para Anorexia, Bulimia y patologías afines, es combatir el estigma que afecta a los pacientes. Muchos de ellos evitan acudir al médico o pedir ayuda por temor a ser rechazados.

    Como sociedad necesitamos, tenemos el deber de encontrar o construir un lenguaje y una actitud que nos ayuden a acercarnos a estas patologías destacando sus aspectos médicos y a tratar a las personas diagnosticadas con el respeto y el cuidado que todo ser humano necesita cuando se encuentra enfermo.

    Los Trastornos de Conducta Alimentaria no son condiciones incomprensibles, lo que ocurre es que todavía somos demasiado ignorantes para comprenderlas.

  • Los horarios de las comidas y sueño, nuevo factor a tener en cuenta en trastornos alimentarios

    hay que cuidar los horarios de comida en TCAhay que cuidar los horarios de comida en TCA

    Las interrupciones en el sueño son frecuentes entre los pacientes con trastornos de conducta alimentaria: a veces se despiertan de madrugada y desarrollan conductas compulsivas, otras veces tienen un sueño ligero y frecuentemente interrumpido. Hasta ahora pensábamos que la hiperactividad nocturna se debía al deseo de hacer ejercicio físico sin ser vistas, pero también se da en pacientes que no tienen que esconderse. Algo parecido ocurre en pacientes con bulimia cuyos episodios se dan más frecuentemente por la tarde y por la noche. Siempre hemos pensado que se daban a esa hora porque era cuando los pacientes llegaban a casa, pero también ocurre así en personas que pasan el día en su domicilio. En definitiva, estas observaciones y otras más complejas (aportadas por la investigación neurobiológica), indican que hay factores asociados al ritmo circadiano -el reloj biológico- que deben tenerse en cuenta para mejorar los tratamientos.

    Las investigaciones sobre ritmo circadiano y reloj biológico realizadas por Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young, premiados con el Nobel de Medicina en 2017, abren nuevas perspectivas para el tratamiento de los pacientes con trastornos de la alimentación. En las entrevistas con los pacientes tenemos en cuenta factores como su ansiedad, el miedo a engordar, sus preocupaciones… Ahora bien, debemos aprender más sobre sus horarios: cuándo se levantan, a qué hora se acuestan, cuánto duermen, qué relación existe entre los ciclos de luz solar y las emociones y conductas de estas pacientes. Esta información puede permitirnos mejorar el tratamiento, además de conocer mejor el mundo de la paciente. Los cambios terapéuticos pueden llegar a incluir fármacos que intervienen en el ritmo de vigilia y sueño, como los relacionados con la leptina o melatonina, que hasta ahora no habían sido considerados en los tratamientos de trastornos de conducta alimentaria.

  • Anorexia nerviosa y bulimia: nueve hechos comprobados

    TCA


    Los trastornos de conducta alimentaria (TCA) son las patologías mentales más comentadas. Gran parte de los ciudadanos tiene opiniones sobre la anorexia y la bulimia nerviosas, pero la mayoría de las veces están basadas en informaciones sesgadas o erróneas.

    Algunos expertos se han comprometido a traducir los resultados de la investigación al lenguaje de todos, para divulgar el conocimiento de estas patologías y combatir la vergüenza y la culpa que sufren individuos y familias afectadas. De esta forma se facilita el reconocimiento del problema y el inicio del tratamiento.

    A día de hoy, los expertos destacan nueve verdades:

    Muchas personas con Trastornos de Conducta Alimentaria tienen un aspecto completamente normal.

    • Las familias no tienen la culpa del trastorno, y pueden ser los mejores aliados para la recuperación.
    • La aparición de un Trastorno de Conducta Alimentaria supone un problema sanitario que altera el funcionamiento personal y familiar.
    • Los Trastornos de Conducta Alimentaria no son el resultado de una decisión, sino enfermedades graves y determinadas biológicamente.
    • Los TCA afectan a hombres y a mujeres de todas las edades, culturas, razas, pesos o formas corporales, orientaciones sexuales y niveles socioeconómicos.
    • Las personas con TCA tienen un riesgo alto de complicaciones médicas y de suicidio.
    • En el desarrollo de los Trastornos de Conducta Alimentaria intervienen los genes y también los factores ambientales.
    • La genética por sí sola no determina que una persona sufra un Trastorno de Conducta Alimentaria.
    • La recuperación total de los Trastornos de Conducta Alimentaria es posible. La detección y el tratamiento precoces son fundamentales.

    Más información en el siguiente enlaceEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

  • El estudio sobre inanición de Minnesota

    Las personas que sufren una Anorexia Nerviosa pueden encontrar algunas respuestas a sus síntomas con estas conclusiones. No es que estén perdiendo la cabeza, están experimentando los síntomas de un Trastorno de Alimentación.


    Este estudio realizado por la Universidad de Minnesota en 1944 pone de relieve las consecuencias emocionales y psicológicas que tiene la restricción alimentaria en las personEstudio Minessotaas y nos ayuda a entender un poco mejor a quienes luchan contra un Trastorno de la Conducta Alimentaria.


    En el experimento realizado por Ancel Keys se trataba de observar los efectos producidos por la restricción alimentaria como una forma de estudiar las posibles consecuencias de las hambrunas en Europa tras la Segunda Guerra Mundial.


    Los participantes fueron 36 hombres jóvenes y sanos que durante seis meses vieron reducida la ingesta a la mitad de forma progresiva y en varias fases, incluida una fase de recuperación.
    Entre las conclusiones que podemos observar del experimento encontramos que la mayoría de los participantes experimentaron cambios emocionales negativos, aumento de la irascibilidad, ansiedad, tendencia al aislamiento social, pérdida de interés por el sexo, y problemas de convivencia con los compañeros. Además estos comportamientos se mantuvieron en la fase de renutrición y no comenzaron a remitir hasta varias semanas después de terminar el experimento.


    A nivel cognitivo y conductual, las consecuencias que sufrieron los participantes fueron también muy parecidas al patrón que encontramos en pacientes con trastornos de la conducta alimentaria, como la Anorexia Nerviosa, por ejemplo un aumento importante de pensamientos de preocupación referidos a la comida y la cocina, uso de rituales a la hora de comer, atracones, colección de recetas e incluso robo de alimentos.


    Todos estos datos nos ayudan a entender mejor porqué las dietas no funcionan , el cuerpo se rebela ante la falta de alimento y lanza alarmas a diestro y siniestro para revertir la inanición. Una alimentación adecuada es básica para una salud integral, los efectos de las dietas restrictivas no son menores y el daño que pueden provocarnos es tanto físico como emocional.

Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de Trastornos de la alimentación
Sobre este blog

Se calcula que cada 18 meses, más de un 4% de adolescentes españolas inician conductas anoréxicas o bulímicas. El equipo de Trastornos de la Alimentación del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, liderado por la Dra. Carmen Ponce de LeónEste enlace se abrirá en una ventana nueva, quiere acompañaros y ayudaros en este camino. Intentaremos desde este blog resolver dudas y serviros de apoyo. Esperamos vuestras preguntas y sugerencias.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.