Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Carmen Ponce de León, de Trastornos de la Alimentación de Hospital U. Quirónsalud Madrid

La perversa relación entre la depresión y los trastornos de conducta alimentaria del adulto

tca_depresiontca_depresion

La falta de apetito (o anorexia), junto con el insomnio, son síntomas inequívocos de depresión; en los textos clásicos de Medicina, allá por el comienzo de nuestra historia, aparecen ambos, junto con la tristeza o la apatía, como aspectos esenciales de esa enfermedad. A día de hoy, sin embargo, ha cambiado la actitud de los pacientes ante la inapetencia, y ha cambiado hasta el punto de perder su carácter amenazante. Un síntoma que en el siglo pasado era percibido como grave, y suponía un motivo más de sufrimiento, resulta aceptable en estos tiempos. Hoy es normal que muchas personas deprimidas se quejen en la consulta de pérdida de energía, insomnio, tristeza, cansancio o falta de interés, pero olviden mencionar su rechazo a la comida, aunque éste sea muy notable. A algunos pacientes no sólo les da igual perder peso por su enfermedad, sino que piden que el tratamiento no les mejore el apetito.

Existen otros Estados Depresivos en los que la alteración del humor se conjuga con un exceso de ingesta y desincronización de los ritmos biológicos*. Cuando hay hiperfagia (aumento del apetito y del impulso hacia la comida), el miedo a engordar y la sensación de descontrol intensifican los sentimientos de incapacidad, autodepreciación o baja autoestima general, que son característicos del cuadro depresivo. Las personas que experimentan un aumento de peso secundario a la enfermedad tienden a ocultarse, lo que favorece el aislamiento y empeora su situación clínica. En este tipo de depresiones, los pacientes refieren sus síntomas alimentarios con expresión avergonzada, como si en lugar de constituir una manifestación del trastorno, el exceso de ingesta tuviera origen en debilidades personales o delatara su escasa fuerza de voluntad.

Estos problemas de salud invitan a reflexionar sobre los motivos que han convertido el bienestar alimentario o la aceptación del propio apetito en algo extraordinario. Existe un estado de opinión según el cual estar flaco o gordo depende de la fuerza de voluntad o la habilidad de las personas, pero mientras combatimos esas falsas creencias, tan arraigadas en nuestra cultura, necesitamos ofrecer respuestas que reduzcan el malestar.
Probablemente, el consejo nutricional no resuelva por completo el problema, pero muchos profesionales de la sanidad entendemos que la atención a los hábitos alimentarios debería formar parte del tratamiento de los Trastornos Mentales y del Comportamiento.

(*) variaciones del humor a lo largo del día, cansancio o sueño por la mañana o por la tarde y dificultad para dormir de noche.

Comentarios
  • Raquel
    miércoles 9 de mayo de 2018
    Asi llevo yo desde el 2006,con mucha medicacion y para nada,sigo igual,y como me hecho un caparazon que no se me note en la calle que estoy mal,me crea mas ansiedad,me duele hasta el estomago de comer y lo tengo hinchado y todo,estoy agotada.Yo ya me e dado por vencida y mi vida es asi para siempre,triste y cansada.Que pena que en esta vida nadie te ayuda,estas luchando solo con esta enfermedad que es horrible

    Dr Mario De Matteis: Muchas gracias por el comentario. Entendemos su malestar como parte de un proceso complejo y consideramos que se podría beneficiar de un tratamiento multidisciplinar, por parte de varios profesionales que trabajen aspectos diferentes de la enfermedad (no exclusivamente el físico mediante medicación, sino también los aspecto psicológico y nutricional). Te animamos a que solicites ayuda profesional en este sentido.

  • Marisa
    jueves 10 de mayo de 2018
    Tengo todos los síntomas pero yo lo relacionaba con la menopausia....tendrá algo que ver?

    Dr Mario De Matteis: La menopausia, como las otras etapas vitales que conllevan cambios hormonales, puede generar estados corporales y emocionales semejantes a síntomas de trastornos mentales como los mencionados en el post. Te animamos a que lo consultes con tu ginecólogo y también con algún especialista en salud mental.

  • Mercedes
    jueves 10 de mayo de 2018
    Buenas tardes doctora,
    Me siento muy identificada con este artículo. No tengo ni bulimia ni anorexia pero canalizo todos mis problemas a través de la comida. En los últimos siete años he engordado más de 30 kilos y aunque estoy amargada y necesito adelgazar, no soy capaz de llevar ninguna dieta a cabo, con la frustración que eso conlleva. Cuando se lo explico a la gente cercana no me entiende, piensan que no tengo voluntad y que verdaderamente me da igual perder peso o no. Llevo un tiempo pensando que más que acudir a un endocrino debo ir a un psicólogo o psiquiatra para que me ayude a encontrarme y volver a ser yo, las dietas me las sé todas. ¿Cree que puede ayudarme?

    Dra. Carmen Ponce de León: Muchas gracias por su comentario. Quiero decirle en primer lugar que no es un problema de falta de voluntad. La verdad es que resulta muy difícil regular el apetito después de haber pasado por varios cambios de actitud hacia la comida (dietas, sobreingestas, etc). Algunas costumbres pueden ayudar. Es importante conseguir un orden en las tomas, no pasar más de 4 horas sin alimentarse (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena). También conviene organizar la bolsa de la compra, de modo que en ella escaseen los alimentos calóricos y fáciles (bollos, patatas fritas etc) y en su lugar comprarvegetales frescos (fruta, zanahoria, pepino, tomate) que se pueden tomar como entrante o en lugar de otro picoteo. A la mayoría de las personas les ayuda acostumbrarse a comprar en momentos en que no sienten apetito (compraremos mucho más, si estamos hambrientos) y comer en un sólo sitio (la misma mesa) además de evitar la televisión (cuando comemos atentos a la TV, controlamos mucho menos).

    Caminar un rato todos los días no requiere tanto esfuerzo como otras formas de ejercicio físico.
    Es posible que no se sienta capaz de adquirir esos hábitos o quizá ya lo ha intentado y no le ha ido bien. En ese caso, creo que es buena idea consultar con un psicólogo o psiquiatra experto en alimentación.
Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Trastornos de la alimentación
Sobre este blog

Se calcula que cada 18 meses, más de un 4% de adolescentes españolas inician conductas anoréxicas o bulímicas. El equipo de Trastornos de la Alimentación del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, liderado por la Dra. Carmen Ponce de LeónEste enlace se abrirá en una ventana nueva, quiere acompañaros y ayudaros en este camino. Intentaremos desde este blog resolver dudas y serviros de apoyo. Esperamos vuestras preguntas y sugerencias.

Archivo del blog
Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.