Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Sonia García Vizuete, Jefa de Servicio de Medicina del Aparato Digestivo del Hospital Quirónsalud Sur

De las cosas de comer….(primera parte)

Una pregunta muy recurrente en la consulta de digestivo cuando al paciente le diagnosticas algún problema es "y, con esta enfermedad ¿qué puedo comer?". En realidad, hay bastante poca evidencia científica con la que poder dar una respuesta más o menos sólida a esa pregunta.

Lo que los pacientes suelen esperar son las recomendaciones clásicas de "alimentos agresivos" o con teóricos efectos. Algunos ejemplos son que el café es malo para la gastritis, el plátano o el arroz estriñen, la lechuga provoca gases, o que el yogourt con bifidus o el zumo de naranja ayuda para ir al WC.

En la mayoría de las enfermedades digestivas, la alimentación tiene poco o nada que ver en la evolución de la enfermedad del paciente. Otra cosa es decirle al paciente que tenga un poco de sentido común y que no se coma una fabada en medio de una gastroenteritis o que pueda tomar 10 cafés si tiene reflujo.

Enfermedades digestivasEnfermedades digestivas

Vamos a poner algunos ejemplos de enfermedades digestivas en las que la dieta (y qué dieta) tiene o no un papel importante en la mejoría del paciente

Reflujo gastroesofágico

Clásicamente, a los pacientes con reflujo se les desaconseja beber bebidas ácidas, alcohol, café o chocolate en exceso, comidas picantes, ricas en grasas o en proteínas.

Esas recomendaciones se basaban en supuestos efectos de esos alimentos o bien directamente sobre el esófago (eran "irritantes") o bien porque hacían que el estómago se vaciara más despacio o subiera más ácido hacia el esófago.

Pues bien, no hay estudios científicos que respalden esas recomendaciones.

Sin embargo, si que hay evidencia en que ciertas "maneras" de comer pueden favorecer que el paciente mejore: una dieta con pocas calorías, la dieta mediterránea y evitar las cenas tardías. También hay recomendaciones para que el paciente excluya de su alimentación aquellos alimentos que observe que lessientan mal. Es decir, es más importante incidir en los cambios del estilo de vida, la pérdida de peso, no fumar etc que en los alimentos en particular

Gastritis o úlcera gástrica o duodenal

Por los mismos motivos que en el reflujo, este es otro problema en el que se recomendaban cosas como tomar leche o no tomar café o chocolate y comer ligero.

De nuevo en este caso, la única evidencia científica en este caso es que el paciente no debe tomar fármacos antiinflamatorios u otros fármacos que tengan el mismo efecto lesivo sobre la pared gástrica.

La persona deberá hacer una vida normal y evitar aquellos alimentos que a cada uno le sienten mal

Diarrea aguda

Cuando una persona tiene una diarrea aguda generalmente se le recomendaba una dieta liquida y después una dieta astringente y con pocos lácteos.

La información científica en este caso es más contradictoria. Está claro que mientras la persona esté perdiendo mucha agua por la diarrea, lo más importante es reponer en el cuerpo esos líquidos que se están perdiendo. Para ello es necesario beber mucha agua y otros líquidos que contengan los minerales que se están perdiendo, por ejemplo, caldo o bebidas isotónicas. Sin embargo, el papel de la dieta "astringente" (arroz, patata hervida, no tomar verduras o frutas) no está demasiado claro, y hay estudios que no demuestran ventaja en hacer esa dieta frente a otra más normalizada. De hecho, en diarreas prolongadas, el empeño en mantener una dieta tan restrictiva conduce a la pérdida de peso y, en algunos casos, a desnutrición (por ejemplo, en ancianos)

Es este caso, lo más recomendable es tomar muchos líquidos y hacer caso al sentido común, evitando aquellos alimentos que son normalmente algo más difíciles de digerir como los guisos especiados, las legumbres o los alimentos grasos, e ir iniciando la ingesta según la tolerancia de cada persona

En la próxima entrada comentaremos otras enfermedades digestivas con recomendaciones dietéticas obsoletas y erróneas como la enfermedad diverticular y por último, aquellas en las que la alimentación si juega un papel fundamental en su curación o mejoría.


The role of diet in the development and management of gastroesophageal reflux disease: why we feel the burn doi: 10.21037/jtd.2019.06.42Este enlace se abrirá en una ventana nueva

https://www.saludigestivo.es/enfermedades-digestivas-y-sintomas/enfermedad-reflujo-gastroesofagico-esofago-barrett/#recomendacionesEste enlace se abrirá en una ventana nueva

https://www.saludigestivo.es/enfermedades-digestivas-y-sintomas/ulcera-peptica/#tratamientoEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Diet in the Treatment of Diarrhea: From Tradition to Evidence

https://doi.org/10.1086/422328Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de De tripas corazón
Sobre este blog

Este Blog nace como un canal de divulgación sanitaria sobre nutrición y enfermedades digestivas, con una dimensión clínica pero también social, ofreciendo información veraz y aclarando falsos mitos, contribuyendo en definitiva a una adecuada educación para la salud, tan necesaria en nuestro tiempo.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.