Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de Dermatología de Quirónsalud en Tenerife

  • Fotodermatosis

    El sol es necesario para la vida, pero aparte de sus beneficios, puede producir efectos adversos si nos exponemos en exceso. Si la exposición es aguda puede producir quemadura solar y, si es crónica, fotoenvejecimiento, cáncer de piel y modificaciones de la respuesta inmunitaria. Además, pueden existir respuestas patológicas de la piel frente a la agresión que representa la radiación lumínica y desencadenarenfermedades de origen solar.

    La radiación lumínica constituye una porción del espectro de las radiaciones electromagnéticas que comprenden la radiación ultravioleta y la luz visible, y que se caracterizan por ser capaces de producirreacciones fotoquímicas en la piel.

    Las fotodermatosis son enfermedades de la piel provocadas o agravadas por las radiaciones electromagnéticas emitidas por el sol o por fuentes artificiales, como las cabinas de bronceado.
    Dentro de ellas, se incluyen las idiopáticas o inflamatorias, cuyo mecanismo de producción no es del todo conocido, y las exógenas, que son las inducidas por la acción sobre la piel de productos químicos (industriales, cosméticos o farmacológicos) que pueden ser activados por la radiación solar.


    fotodermatosisfotodermatosisFotodermatosis idiopáticas

    * Erupción polimorfa lumínica: Producida por una reacción de inmunidad retardada que se traduce en lesiones de características variables como manchas rojas, pápulas o placas rojas, transitorias, intermitentes y localizadas en zonas de piel expuestas a la radiación lumínica. Suele aparecer al final de la primavera o comienzos del verano y es más frecuente en mujeres jóvenes.

    * Hidroa vacciniforme o estival: Erupción poco frecuente caracterizada por la aparición de vesículas de contenido hemorrágico y distribución facial que curan dejando cicatrices en zonas fotoexpuestas. Suele iniciarse en la infancia y desaparecer en la adolescencia.

    * Urticaria solar: Reacción urticarial inmediata tras la exposición al sol. Son lesiones transitorias, aparecen pocos minutos después de la exposición y duran aproximadamente una hora.

    * Dermatitis actínica crónica: Unifica una serie de procesos descritos independientemente, todos ellos con la característica común de una fotosensibilidad anormal de evolución prolongada sin tendencia a la remisión y de causa no conocida que puede evolucionar finalmente al cuadro denominado reticuloide actínico. Se incluyen el eczema fotosensible, la reacción persistente a la luz y la dermatitis crónica por fotosensibilidad. Afecta en un 90% de los casos a varones. Las lesiones se inician en forma de eczema con localización en zonas expuestas al sol. Estas lesiones pueden ser inicialmente intermitentes pero luego se hacen persistentes. Cuando el cuadro se encuentra bien desarrollado las lesiones son de eczema de consistencia dura. En los casos más evolucionados se pueden afectar las áreas cubiertas.


    Fotodermatosis exógenas

    * Reacciones fototóxicas. Son procesos que se producen como consecuencia de la absorción de radiación por determinadas sustancias químicas presentes en la piel y que son transformadas o activadas para producirlesiones cutáneas de carácter inflamatorio. Generalmente estas sustancias son fármacos que pueden administrarse por vía sistémica o bien tópica, y también por cosméticos. Una forma peculiar de reacción fototóxica la constituye la fitofotodermatitis, producida por el contacto con ciertas plantas. Estas reacciones fototóxicas se caracterizan en principio por presentarse como una quemadura solar exagerada. Su manifestación principal es el eritema o rojez que puede acompañarse de sensación punzante o quemante.

    * Reacciones fotoalérgicas. Son infrecuentes, dependiendo de mecanismo inmunológico y apareciendo como un trastorno adquirido en un pequeño grupo de sujetos previamente fotosensibilizados (contacto previo con el sensibilizante y el sol). Las lesiones pueden ser ronchas, pápulas y placas, que pueden ser eccematosas y acompañadas de picor.
    Las sustancias fotosensibilizantes tópicas más habituales son componentes de cosméticos, perfumes, alquitranes, psoralenos (contenidos en algunos vegetales, como el apio, y los higos). Entre los administrados por vía sistémica se incluyen diversos fármacos, como sulfamidas, tiazidas, tetraciclinas y algunos antiinflamatorios no esteroideos.
    Para diagnosticar las fotodermatosis se emplean los estudios fotobiológicos que agrupan el conjunto de pruebas realizadas en la piel del paciente con la finalidad de determinar tanto el grado de sensibilidad a la luz, como las diferentes respuestas cutáneas anómalas.


    Estudios fotobiológicos

    Fototest: que consiste en la exposición de un área de la piel a una dosis conocida de luz del espectro ultravioleta o visible, seguida de la observación, el registro y la interpretación de la respuesta de la zona irradiada (eritema, roncha o pigmentación) en un tiempo preestablecido (por lo general 24 horas).

    Fotoparche: que se realiza para detectar el fotoalergeno y confirmar el diagnóstico, aplicando parches impregnados con una batería de sustancias por duplicado, y sometiendo una de ellas a irradiación con una dosis estándar de rayos UVA.


    Medidas de prevención

    Lo primordial para evitar la aparición de estas enfermedades es la prevención con una eficaz fotoprotección, el uso de ropas adecuadas y gafas de sol. Como ya se ha explicado en otro post, deben aplicarse los filtros solares 30 minutos antes de la exposición al sol y renovar su aplicación cada 2 o 3 horas. No debemos aumentar el tiempo de exposición a pesar del fotoprotector y evitar las horas de más sol. Se eliminará la sustancia causante de la fotodermatosis, en el caso de ser posible identificarla.


    Otras patologías que se agravan por la exposición al sol

    Existen diversas enfermedades de la piel que pueden agravarse por efecto de la luz ultravioleta, pero que no se incluyen dentro de la fotodermatosis, ya que la fotosensibilidad constituye una manifestación consecutiva al proceso básico de la enfermedad y no su causa directa. Entre ellas se incluyen predominantemente el lupuseritematoso, la dermatomiositis, pénfigo, penfigoide, rosácea y diversa dermatosis víricas, como elherpes y la varicela.

    Y ahora te invito a plantearnos aquellas dudas que puedan haberte surgido en la zona de comentarios.



    Antonio BelloAntonio BelloDr. Antonio Bello

    Dermatología

    Hospital Quirónsalud Tenerife

  • Controlar los riesgos del verano

    Familia en bicicletaFamilia en bicicletaDurante el verano, el buen tiempo propicia que realicemos más actividades al aire libre. Con ello, aumentan ciertos riesgos, especialmente para los más pequeños. Es importante saber cómo actuar ante los peligros más frecuentes.
    Picaduras de insectos

    En nuestro medio lo más habitual son las picaduras de mosquitos, avispas o abejas. Ante personas no alérgicas, la sintomatología típica es meramente cutánea, con sensación de picor y ardor intenso en el área, rojez e hinchazón. En las personas alérgicas o con problemas cutáneos de base pueden darse reacciones exageradas con ampollas, a nivel cutáneo, e incluso clínicas, a otros niveles: sensación de asfixia, dificultad respiratoria, hipotensión o shock. Es importante que las personas con alergia vayan siempre identificadas mediante pulseras y que cuenten con dispositivos de adrenalina inyectable en todo momento.

    Ante las reacciones cutáneas, las molestias derivadas del picor y la inflamación hacen necesaria la aplicación de cremas con principios activos antiinflamatorios: esteroides, inmunomoduladores e, incluso, antinflamatorios o antihistamínicos vía oral, si se precisa. En casos leves, los principios activos naturales como la calamina, la caléndula, el ictiol o la árnica consiguen una mejoría. Para evitar las picaduras, es importante aplicar los repelentes adecuados sobre la vestimenta, la piel o la ropa de cama. Además, debemos extremar las precauciones vistiendo ropa protectora, sobre todo a partir de las seis de la tarde.

    Exposición solar

    Las actividades al aire libre que realizamos en verano suponen muchas veces un largo periodo de insolación que comprende las horas centrales del día. Para los menores de dos años, hay que evitar la exposición directa y llevarlos siempre protegidos del sol con la vestimenta. Los niños mayores y adultos, además de la ropa, debemos usar gafas, sombreros y filtros protectores.

    Para aplicar correctamente las cremas solares, se ha de hacer media hora antes de la exposición y repetir las aplicaciones con frecuencia (cada 90 minutos). Si sudamos mucho o nos mojamos, hay que volver a ponerse la crema protectora para mantener su eficacia. Aun llevando la ropa y cremas adecuadas, las horas centrales del día (de 12 a 16 horas) no deben emplearse en actividades en áreas sin sombra, ya que el índice de radiación UV es el más alto del día y, por lo tanto, el riesgo de quemaduras solares es elevado, incluso con fotoprotección.

    Si ya se ha producido la quemadura, el grado nos indicará cómo debemos actuar. En quemaduras superficiales de primer grado, el uso de emolientes intensivos o antiinflamatorios, si existe dolor, suele ser suficiente para aliviar los síntomas. En quemaduras profundas de segundo y tercer grado, en ocasiones será necesario realizar curas locales con antibióticos o antiinflamatorios y la ingesta de analgesia vía oral. Hemos de recordar que el riego de cáncer cutáneo en la vida adulta está directamente relacionado con el número de quemaduras solares que se hayan producido en la infancia.

    Heridas, laceraciones cutáneas

    Las actividades al aire libre, las excursiones al monte o a la playa o los paseos en bicicleta también pueden complicarse, sobre todo en el caso de los niños con heridas o traumatismos cutáneos. Lo primero que debemos hacer si se ocasiona una laceración cutánea es valorar la gravedad de la lesión. Si la herida es superficial, no existen cuerpos extraños dentro de la misma, ni rotura de vasos que impliquen un sangrado importante, esta complicación se resuelve fácilmente con una compresión con gasas estériles de algodóndurante unos minutos y la aplicación de un antiséptico adecuado (povidona yodada, clorhexidina). Es recomendable tapar la herida para evitar la exposición solar y la sobreinfección. Para heridas profundas, laceraciones vasculares o traumatismos con superficies sucias y/u oxidadas, es recomendable acudir a un centro sanitario para una correcta profilaxis antitetánica o antibiótica y sutura si es necesario.


    Y ahora, te invito a plantearnos en la zona de comentarios aquellas dudas que te hayan surgido.


    Marina RodríguezMarina RodríguezDra. Marina Rodríguez

    Dermatología

    Hospital Quirónsalud Tenerife y Hospital Quirónsalud Costa Adeje

Buscador de Tu piel te protege, cuídala
Sobre este blog

La piel es el mayor órgano del cuerpo humano y nos conecta con el exterior al tiempo que nos protege de él. Está permanentemente expuesto a las inclemencias del frío, el sol, los traumatismos, sin embargo, muchas veces olvidamos esta especial vulnerabilidad y la descuidamos. Con este blog, el equipo de Dermatología del Grupo Hospitalario Quirónsalud en Tenerife quiere ofrecerte sus consejos para cuidar adecuadamente la piel sana, pero también para tratar y prevenir aquellas enfermedades más frecuentes. Desde aquí trataremos de dar respuesta a todas tus dudas.

Archivo del blog
Nube de etiquetas
Colaboraciones

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.