Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Sº Endocrino. H.U. Quirónsalud Madrid, Ruber Juan Bravo, San José y Tres Cantos

Tengo Helicobacter Pylori…, y ahora, ¿qué como?

Belén Fontán.

Especialista en Nutrición y Dietética del complejo Hospitalario Ruber, Juan Bravo, Madrid.

Helicobacter pylori es una bacteria que infecta el revestimiento del estómago, aunque también se puede encontrar en las heces, la saliva y la placa dental.

La infección por Helicobacter pylori es una de las causas más frecuente de gastritis y de úlcera gastroduodenal. Las bacterias H. pylori crecen en la capa mucosa protectora del revestimiento gástrico, donde están menos expuestas a los jugos gástricos.

Por ello, es una bacteria muy resistente, y los síntomas que puede manifestar son los siguientes:

Helicobacter PyloriHelicobacter Pylori

  • Reflujo en la parte superior del abdomen
  • Hinchazón o inflamación estomacal
  • Saciedad muy temprana con poca cantidad de alimento ingerido
  • Nauseas o vómitos
  • Astenia y/o debilidad
  • Pérdida de peso
  • Heces oscuras

Las infecciones por H. pylori se pueden transmitir de persona a persona, especialmente si las personas infectadas no se lavan las manos minuciosamente después de cada deposición.

En su tratamiento, es muy importante asociar una correcta pauta farmacológica con inhibidores de la bomba de protones para disminuir la producción de ácido del estómago, así como antibióticos para eliminar la bacteria.

Además, será de gran importancia para el bienestar del paciente el cuidado de sus mucosas.

Por todo ello, la implicación que tiene la dieta en los pacientes con Helicobacter pylori tanto en la fase de tratamiento como tras el tratamiento farmacológico está directamente relacionada con el bienestar del paciente.

Una dieta adecuada disminuye mucho la sintomatología causada por esta bacteria, es de vital importancia saber que NO debemos consumir si nos han diagnosticado la presencia de H. Pylori:

  • Té y café
  • Refrescos
  • Alcohol
  • Embutidos y quesos muy curados
  • Alimentos ultraprocesados
  • Alimentos muy fríos o muy calientes
  • Alimentos muy condimentados
  • Alimentos muy tostados
  • Especias irritantes como la pimienta.

Estos productos favorecen la irritación de las mucosas, por lo que empeorarán los síntomas.

Por otro lado, es importante favorecer la digestión de los pacientes diagnosticados con H. Pylori, para mejorar la hinchazón, el reflujo, así como el malestar digestivo general. Por este motivo, en la intervención nutricional, tendemos a eliminar o disminuir el consumo de alimentos, que, siendo saludables, no son convienen incorporar durante el tratamiento de la bacteria por su repercusión a nivel digestivo, si bien, estos alimentos deben ir reincorporándose a la dieta del paciente de manera progresiva y en función de la tolerancia de este.

Se trata de:

  • Legumbres y cereales integrales
  • Frutos secos (por su alto contenido en grasas es de más difícil digestión)
  • Frutas y verduras crudas
  • Pescado azul

Esta restricción debería hacerse bajo vigilancia de un nutricionista para evitar déficits nutricionales.

Por otro lado, y teniendo en cuenta que se trata de un tratamiento temporal, se recomienda incluir en la dieta:

  • Frutas y verduras hervidas
  • Carnes blancas como pollo, conejo o pavo
  • Pescado blanco
  • Yogurt natural y queso fresco
  • Lenteja pelada
  • Aceite de oliva y aguacate en cantidades moderadas

Helicobacter pylori se caracteriza por producir "amoniaco" como método de protección, por ello en la medida de lo posible recomendamos también, y en función de la sintomatología del paciente, "despurinizar" carnes y almidones (hervir carnes aproximadamente durante 10 min o tostar el pan, por ejemplo).

No solo la alimentación y la farmacología ayudan a la erradicación de esta bacteria, es importante tener en cuenta nuestro estilo de vida, dentro de los factores que podemos cambiar para mejorar la sintomatología, encontramos:

  • Evitar comidas abundantes, repartir ingesta en 5-6 tomas.
  • Comer despacio y realizar cocinados sencillos
  • Reposar sentado media hora después de las comidas principales
  • Beber suficiente cantidad de agua, en pequeñas cantidades, fuera de las comidas, 30 o 60 minutos antes o después. Evite los zumos de naranja, tomate y las bebidas gaseosas.
  • Evitar temperaturas extremas, es decir que los alimentos y bebidas estén templados.

Desde la consulta de nutrición no podemos erradicar la bacteria H. Pylori, pero si podemos hacer que la sintomatología causada por la infección mejore, y con ello, la calidad de vida de nuestros pacientes.


Insertar comentario
Comentario enviado con éxito. Gracias por su participación.
Comentario de blog
No será visible por otros visitantes del portal
Comentario:
Los campos obligatorios se encuentran marcados con un asterisco (*)
Buscador de Hablemos de Nutrición
Sobre este blog

Blog de las Nutricionistas del Servicio de Endocrinología del Dr. Jodar que te descubrirán un mundo de contenidos sobre nutrición saludable, hábitos de vida sana y promoción de la dieta mediterránea.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.