Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog de la Dra. Arochena y Dra. Fernández-Nieto. Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

  • La procesionaria del pino y la alergia

    Una vez comienza a marcharse el frío y se acerca la primavera, y especialmente a partir de mayo, se puede observar en muchos pinares cómo los árboles empiezan a llenarse de "bolas blancas como de algodón", como si estuvieran "enganchadas en las ramas". Esto se produce porque este mes empiezan a volar los ejemplares de Thaumetopoea pityocampa, una mariposa nocturna que, en su fase de oruga, se conoce como la "Procesionaria del pino", recibiendo este nombre porque desfilan como en una procesión, unas detrás de otras. Hacen sus nidos en los árboles y se alimentan de sus agujas y brotes y, cuando su número es excesivo, se convierten en una plaga. Sobre todo anidan en la zona centro y sur de la península, y prefieren pinos, cedros y abetos.

    La procesionaria del pino y la alergiaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoLa procesionaria del pino y la alergia

    Cada oruga dispone a lo largo de su cuerpo de unos 500.000 pelos de pequeño tamaño, muy urticantes, y que pueden desprenderse con facilidad, lo que implica riesgo, no sólo por contacto directo, sino también por vía aérea a través del efecto de corrientes de viento, ya que, si se sienten amenazadas, pueden lanzar estos pelos al aire. El contacto de estos pelos o "dardos" con los humanos suele desencadenar reacciones cutáneas locales más o menos llamativas, aunque también pueden dar problemas oculares y/o bronquiales. El mecanismo implicado en la producción de esta reacción suele ser el mecánico o irritativo, aunque en ocasiones se produce un cuadro de alergia verdadera.

    Los síntomas que el paciente describe suelen ser de aparición inmediata tras haber caminado por un pinar, y comienzan con intenso picor cutáneo y aparición de habones y lesiones compatibles con picaduras, que se localizan en las zonas expuestas (brazos, cara y piernas habitualmente). Esto es algo que la mayoría de las personas expuestas experimentará, ya que en los pelos hay una sustancia histamino-liberadora que actúa como un tóxico al contacto con la piel y/o mucosas.

    En el caso de las reacciones por mecanismo irritativo, lo primero que hay que hacer es echar agua fría en la zona afectada, para retirar así los posibles pelos que hayan quedado "enganchados" en la piel, y calmar la piel agredida. Aunque no se trate de una reacción alérgica, dado que se ha liberado histamina, el tratamiento con un antihistamínico paliará los síntomas de las personas afectadas.

    En los casos de alergia verdadera, las reacciones son más graves porque se produce liberación de otras sustancias en el cuerpo humano, pudiendo aparecer inflamación de la cara y/o los ojos, urticaria generalizada, dificultad para respirar e incluso reacciones anafilácticas que precisan asistencia urgente. Para identificar las reacciones alérgicas reales disponemos de un extracto estandarizado para realizar una prueba cutánea, y también se puede hacer mediante un análisis de sangre.

    La mejor solución para evitar la procesionaria es proceder a la exterminación de los nidos, y para esto los ayuntamientos del país cuentan con centros de Atención al Ciudadano para contactar con los servicios de Control de Plagas. ¡No debes hacerlo tu solo!

    Si aún no se ha procedido a la exterminación, la mejor actitud es la prevención. Hay que evitar sentarse o permanecer en áreas de pinares durante estas fechas si tenemos dudas. Asimismo, debemos tener la precaución de evitar también la exposición de nuestras mascotas, ya que, además, los perros tienden a ingerirla durante estos paseos en los pinares infectados.

    En resumen, precaución y prevención, y en caso de duda, como siempre recomendamos, consulta con tu médico de cabecera, que será quién determine qué actitud y estudios hay que realizar.

  • Alergia, rinitis, gripe… ¿cómo distinguirlas?

    Durante estos días de frío, lluvia, subidas y bajadas de temperaturas y cambios entre el interior y la calle, atendemos en consulta a pacientes que en ocasiones llegan con dudas sobre si el cuadro que presentan es por un simple resfriado, una gripe o algún tipo de alergia. En todos los casos el paciente presenta mocos y estornudos, y en muchos casos incluso recuerda que en años anteriores ha presentado algún cuadro similar.

    2018 04 24 Alergia, rinitis, gripe… cómo distinguirlasImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2018 04 24 Alergia, rinitis, gripe… cómo distinguirlas

    Ante todo, es importante recordar que la alergia al polen no se limita a la primavera, tenemos partículas de polen en el ambiente todos los meses del año, variando la especie y concentración en función de la localización geográfica. Así, en Madrid, por ejemplo, en los meses fríos de diciembre a marzo hay una alta concentración de polen de la familia de las cupresáceas (ciprés, arizónicas, enebro) y durante un periodo corto de unas pocas semanas en marzo-abril podemos encontrar polen del platanero de sombra.

    A veces, es difícil diferenciar esos síntomas con exactitud y hay que dejar evolucionar el proceso durante unos días para averiguar si se trata de un cuadro alérgico o no.

    Estos son algunos de los síntomas que nos ayudan a diferenciarlos:


    Alergia

    Gripe o Resfriado

    Mucosidad clara, líquida, transparente

    Mucosidad densa o espesa, amarilla o verdosa

    Asocia picor de ojos y/o nariz

    Picor ausente o muy leve en ojos y/o nariz

    Lagrimeo ocular frecuente

    Ausencia de lagrimeo

    Estornudos frecuentes y agrupados

    Estornudos aislados

    Ausencia de fiebre

    Fiebre en caso de infección

    (sinusitis, otitis, bronquitis..)

    Si aparece tos, suele ser seca

    Tos con mucosidad asociada

    Síntomas de aparición súbita

    Duración < 24 horas

    Síntomas de aparición lenta

    Duración > 24 horas

    Cuadro de larga duración, con

    síntomas intermitentes

    Cuadro de una semana de duración, con recuperación total

    **Suele asociar malestar general, dolor muscular, cansancio y/o dolor de garganta


    En cualquiera de los casos, lo más importante es acudir al médico

    Tanto si es un proceso alérgico como si es un cuadro catarral, es importante actuar a tiempo y tratar los síntomas para evitar que progresen a cuadros más importantes como infecciones (sinusitis, bronquitis, neumonía) o una crisis asmática. En los casos de alergia es fundamental hacer un correcto diagnóstico para poder prevenir su aparición.

    Esto es de especial importancia en los niños, para evitar que reciban tratamientos inadecuados y para asegurar que puedan recibir atención inmediata en el caso de una crisis alérgica. La mejor manera de distinguir estos procesos en los menores es el picor de nariz. En el cuadro catarral es leve, pero en la rinitis alérgica es intenso, muy molesto y persistente, por lo que puede alterar mucho la calidad de vida del niño, afectando incluso a su rendimiento escolar, al sueño e incluso a la relación social. La rinitis afecta a uno de cada tres niños, siendo más frecuente en menores de 5 años, y con frecuencia se confunden los cuadros catarrales virales con cuadros de alergia.

    Por tanto, en caso de duda, consulte con siempre con su médico. Es posible que precise tratamiento específico o que esté siguiendo un tratamiento incorrecto.

  • Intolerancia vs alergia alimentaria

    Alimentarse, a lo largo de la evolución del ser humano, ha pasado de ser una mera realización del instinto de supervivencia a todo un acto sociocultural. Como tal manifestación social, está sujeta a las modas, mitos, leyendas y bulos. Por eso creemos necesario hoy hablar de este tema que se nos está escapando de las manos.

    2018 03 12 Intolerancia vs alergia alimentariaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2018 03 12 Intolerancia vs alergia alimentaria

    Cada vez con más frecuencia nos llegan a la consulta pacientes con resultados de algún "test de intolerancia alimentaria" en el que se enumeran múltiples alimentos a los que el paciente es "intolerante" y que se equiparan a resultados positivos en una prueba de alergia. La alergia alimentaria se produce por un mecanismo inmunológico sobre una predisposición del individuo, por ejemplo, la alergia a las frutas en los pacientes alérgicos a los pólenes. En cambio, en la intolerancia alimentaria, lo que existe es un déficit enzimático para digerir ese alimento.

    Se puede ser alérgico a cualquier alimento y, en caso de serlo, la herramienta fundamental es la evitación de dicho alimento. La prohibición de su consumo debe hacerse por el especialista en Alergia y con pruebas objetivas documentadas en sangre o en piel, junto con una historia de síntomas en relación con su ingesta. Es decir, para prohibir el consumo del alimento se deben dar las dos circunstancias obligatoriamente: que al individuo le sucedan síntomas al comerlo compatibles con síntomas alérgicos, tales como picor en la boca, lengua, hinchazón de los labios, urticaria, dolor abdominal, e incluso anafilaxia; y que las pruebas en piel o sangre sean positivas. Cuando existen dudas a tal respecto, el alergólogo puede realizar una prueba de provocación oral controlada con el alimento en cuestión para determinar su tolerancia.

    En cuanto a las intolerancias, existen tres tipos:

    • La intolerancia al gluten, que en realidad es una enfermedad inmunológica en la que los individuos no pueden digerir el gluten presente en los cereales. Sus síntomas son mayoritariamente digestivos. Su diagnóstico se realiza mediamente la comprobación de determinados anticuerpos en la sangre y, a veces biopsia digestiva.
    • La intolerancia a la lactosa se produce por un déficit de lactasa, que es la enzima que metaboliza la lactosa (el azúcar de la leche). Sus síntomas son digestivos: dolor abdominal, diarrea, hinchazón, etc… El diagnóstico se puede realizar mediante una prueba del aliento que valora si en ese momento el paciente tiene intolerancia a la lactosa. Un paciente puede tener una intolerancia a la lactosa por una diarrea aguda o crónica, una gastritis con o sin colonización por H Pylorii, y otras alteraciones digestivas transitorias que creen un disbalance en la flora intestinal. En estos casos se trata de una intolerancia transitoria que suele remitir en 4-6 meses al realizar una dieta sin lactosa. Existe además un test genético que diagnostica la intolerancia a la lactosa como enfermedad genética, hereditaria y definitiva, que habitualmente da síntomas clínicos desde la infancia.
    • La intolerancia a la fructosa, que también se puede diagnosticar mediante una prueba del aliento en centros especializados.

    Debido a nuestra forma de vida actual, con estrés y en muchas ocasiones mala alimentación, es frecuente que tengamos síntomas digestivos tales como pesadez, gases y a veces dolor abdominal. Antes de retirar cualquier alimento de su dieta consulte a su médico, que valorará que pruebas son oportunas para cada caso.

    Huya de los llamados tests de alimentos que cuantifican inmunoglobulina G frente a alimentos. No tienen ninguna validez científica. Múltiples sociedades científicas se han posicionado en contra de su uso, entre ellas la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). La retirada del gluten, la lactosa u otros alimentos sin prescripción facultativa y sólo por "recomendaciones" de determinadas "celebrities" no sólo altera nuestra flora intestinal, sino que además puede producir déficits nutricionales, sobre todo en determinados grupos poblacionales: niños, adolescentes, embarazadas, etc. Siempre confíe en los profesionales de la salud que estudian, se preparan e investigan por y para sus pacientes.

  • Cuando el trabajo nos produce asma

    Tras las fiestas navideñas la vuelta al trabajo se hace muy difícil, y para un grupo de personas lo es aún más, pues su trabajo les produce asma.

    Cuando el trabajo nos produce asma

    Hasta un 15% de los casos de asma que aparecen en la edad adulta pueden tener alguna relación con la exposición laboral. Clásicamente, uno de los primeros agentes encontrados como responsables de asma ocupacional fueron las harinas de cereales, por lo que el "asma del panadero" es un ejemplo tradicional de esta enfermedad. Actualmente, con el empleo de nuevos materiales y aparición de nuevos procesos de manufacturación, los agentes químicos son los nuevos responsables de los casos de asma ocupacional, entre los que cabe destacar los isocianatos, que son empleados en numerosas industrias, como la fabricación de palas eólicas, aislantes, pinturas, barnices, etc.

    Un grupo de enfermos afectados de forma muy frecuente son los trabajadores de la rama de la peluquería y estética, que manejan productos que tienen en su composición varias sustancias susceptibles de causar asma, como son el formaldehido (utilizado en procesos de alisado capilar y también en el esmaltado permanente de uñas), los acrilatos (pegamentos de uñas artificiales) o los persulfatos (decolorantes capilares).

    Los síntomas más frecuentes del asma ocupacional son los típicos del asma: tos, fatiga, opresión torácica, a veces ruidos respiratorios (sibilancias o pitos) … y estos pueden aparecer en el mismo lugar de trabajo u horas más tarde, ya de vuelta en su hogar. A veces, la sintomatología mejora en vacaciones y fines de semana, pero otras muchas, especialmente cuando la evolución de la enfemerdad es larga, no hay mejoría.

    Si usted padece algún síntoma de los referidos en su entorno laboral debe consultar de forma precoz con su mutua laboral puesto que se trata de descartar una patología en relación con el entorno profesional del trabajador. Es la mutua laboral la que debe escuchar al trabajador, iniciar el estudio médico pertinente y adoptar las medidas adecuadas para evitar la exposición al agente o agentes sospechos de su asma profesional.

    El diagnóstico del asma profesional suele requerir en muchas ocasiones de la provocación respiratoria con el/los agentes sospechosos de ser la causa de la patología. Dichos estudios se realizan en servicios de Alergia o Neumología altamente especializados en la patología respiratoria laboral. Las mutuas laborales son conocedoras de la existencia de estos centros de referencia y suelen derivar a sus trabajadores a los mismos para completar el estudio respiratorio.

    Una vez confirmado el diagnóstico de asma profesional, la mutua laboral explicará al paciente sus opciones. Pueden reincorporarle a un puesto de trabajo donde no haya ninguna exposición inhalada al producto responsable o solicitar algún tipo de incapacidad.

    En cuanto al pronóstico de la enfermedad, éste depende de los años de evolución de la patología, entre otros factores. En algunos estudios, hasta un 70% de los pacientes persiste con asma a pesar de abandonar su actividad laboral debido a que los cambios en las vías respiratorias ya se han hecho permanentes y la ausencia de exposición no los modifica. Por eso es tan importante el diagnóstico precoz del asma profesional. En esta enfermedad, como en otras muchas, el diagnóstico precoz y las revisiones periódicas laborales en industrias de riesgo pueden suponer la diferencia entre tener trabajadores sanos y trabajadores enfermos.

  • Alergia a los frutos secos

    alergia_frutos_secosAhora que estamos en época navideña una de las tradiciones españolas más comunes es la de comer (o cocinar) turrones, cuyo componente más importante son los frutos secos. Vamos por tanto con un poco de información sobre esta alergia alimentaria que cada vez es más común.


    Cualquier fruto seco puede dar alergia, aunque es cierto que los más frecuentes son los cacahuetes (que en realidad son legumbres, no frutos secos), nueces y avellanas, más que nada por ser los más consumidos.


    La alergia a frutos secos puede aparecer a partir de los 3-4 años, aunque varía en función de cada país, dependiendo de los hábitos alimentarios (por ejemplo, en Estados Unidos la mantequilla de cacahuete es un alimento muy frecuente en la dieta, mientras que en España de momento consumimos cacahuetes más tarde).


    Los frutos secos se caracterizan por elevada alergenicidad y estabilidad frente al calor del cocinado y la digestión, lo que implica que con frecuencia las reacciones sean intensas e inmediatas. Estas reacciones graves se pueden producir en niños ante el primer contacto conocido con el fruto seco (esto se explica por la exposición a pequeñas cantidades inadvertidas o la sensibilización por otras vías como la leche materna).


    Las reacciones alérgicas a frutos secos pueden provocar síntomas de diferente intensidad, que pueden depender de la sensibilización previa, la edad, las exposiciones anteriores, el fruto seco causante de la reacción y la existencia de otros procesos alérgicos como el asma. Los síntomas más comunes son prurito oral, cutáneo, estornudos, lagrimeo… y pueden asociarse síntomas intensos como urticaria generalizada, angioedema, dolor abdominal, diarrea, vómitos o incluso anafilaxia. Pueden aparecer en breves segundos o hasta 2 horas después de ingerir o exponerse al alérgeno.


    Los pacientes alérgicos a frutos secos con frecuencia están sensibilizados a otras sustancias de origen vegetal, que en ocasiones, pero no siempre, se debe a la existencia de proteínas alergénicas compartidas.


    • Alergia a varios frutos secos: esto se produce en muchas ocasiones por reactividad cruzada, es decir, porque el paciente es alérgico a una proteína similar o compartida por varios frutos secos. Sería el caso del anacardo y el pistacho por ejemplo, que provienen de la misma familia botánica (anacardeáceos).
    • Alergia a pólenes: es frecuente que se asocie la sensibilización a determinados pólenes y la sensibilización a frutos secos, como por ejemplo la avellana y el polen de abedul.

    El tratamiento de esta alergia se basa en la PREVENCIÓN, realizando una dieta de exclusión del alimento o alimentos a los que se sea alérgico, de la forma más estricta posible. En este sentido es importante también la vigilancia de los productos que puedan contener trazas de frutos secos.


    También es importante en caso de duda, ser valorado por un alergólogo que será quien aclare qué alimentos debemos evitar, y si hubiera posibilidad de tolerar algún fruto seco, en función del patrón de sensibilización y la clínica presentada en cada caso. Así, una vez realizado el estudio, se puede portar una placa en forma de brazalete, pulsera, colgante o tarjeta que informe de las alergias que el paciente presenta.


    Así mismo el alergólogo valorará la necesidad de llevar o no consigo un autoinyector de adrenalina, para poder tratar la reacción en caso de ingesta accidental. Esto es solo un tratamiento sintomático, y si el alergólogo lo prescribe no debe servir para que el paciente se relaje en cuanto a la evitación de alimentos.


    Como último apunte, os traemos algunos alimentos que erróneamente se consideran dentro del grupo de los frutos secos:


    • Cacahuete: como hemos dicho antes, no son verdaderos frutos secos sino leguminosas de la misma familia que los guisantes y las lentejas. Sin embargo, dado que las proteínas que contiene son muy similares a algunas de los frutos secos, en principio deben evitarse cuando se recomienda evitar la ingesta de frutos secos en general. El cacahuete es además uno de los alimentos más alergénicos, y algunas de las reacciones que puede producir son graves.
    • Maíz frito (kikos): con frecuencia están incluidos dentro de los "mix" de frutos secos, pero en realidad es maíz frito, es decir, pertenece a la familia de los cereales.
    • Garbanzos o habas fritas (tostones): muchas veces se incluyen en las bolsas de frutos secos variados, o en los aperitivos de los bares. Como los cacahuetes, son legumbres, pero a diferencia de ellos no es preciso evitarlos cuando se recomienda evitación de frutos secos.
    • Frutas deshidratadas (pasas, ciruelas, arándanos, higos..): a veces se mezclan con los frutos secos, y esto puede dar lugar a confusión, pero como hemos dicho, son frutas. Hay que tenerlos en consideración en el caso de haber sufrido una reacción tras la ingesta de una de estas mezclas, ya que el alergólogo deberá estudiar todos los alimentos ingeridos y determinar qué ha producido la alergia.

    Nos despedimos deseándoos unas felices y relajadas fiestas, libres de reacciones alérgicas y llenas de paz y amor. ¡Volveremos en 2018!.

17 resultados
Páginas: 1 2 3 4 Página siguiente
Buscador de Alergiate el día
Sobre este blog

Seguro que conoces a alguien que tenga alergia al polen, o a los ácaros, o al pescado, la leche, la aspirina... La alergia se ha convertido en un problema global, que aparece en muchos aspectos de la vida cotidiana, en general haciéndola algo más engorrosa. Aunque no es una enfermedad nueva, si existe en general gran desinformación sobre como manejarla, sobre los tratamientos posibles, y sobre los estudios que se deben llevar a cabo para un buen diagnóstico. Creemos que es fundamental que el paciente esté formado e informado en este tema, y con ese objetivo en mente hemos puesto en marcha este blog.

Nube de etiquetas

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.