Orientación sobre las adicciones y su prevención

Orientación sobre las adicciones y su prevención

Una de las mayores preocupaciones como padres cuando nuestros hijos se acercan a la adolescencia es el riesgo de inicio del consumo de drogas legales e ilegales.


En esta etapa hay una mayor interacción social con su entorno, esto favorece que comiencen a establecerse vínculos más fuertes con los amigos y compañeros, que le llevan a tener otras figuras que se constituyan en guías de sus acciones.

Los estudios actuales indican que el inicio del consumo es entre los 12-13 años. El inicio o vía de entrada suele ser el alcohol y el tabaco, posteriormente la progresión observada es hacia marihuana y la cocaína en muchos casos, siendo esta progresión mayor cuanto más precoz es el consumo.

Se han propuesto varias explicaciones para esta progresión en el consumo: pacientes con historia familiar de consumo, herramienta que utiliza el adolescente para "encajar" con un grupo de iguales, o para mejorar su nivel de socialización al permitir cierta desinhibición, o en algunos casos como recurso para adaptarse a situaciones nuevas, o difíciles vividas por el adolescente como son rupturas de pareja, separación de padres, adaptación a nueva institución escolar, cambio de vivienda, etc.

Además de ello, un gran número de investigaciones científicas demuestra que el inicio precoz del consumo de drogas ilícitas se asocia con un consumo problemático de la droga, deterioro de la salud mental, adopción de conductas sexuales de riesgo y una mayor probabilidad de desarrollar conductas delictivas.

Por lo tanto, nuestros adolescentes deben aprender a tomar decisiones en relación con las drogas y a su alta disponibilidad en nuestra sociedad, eligiendo entre la abstinencia o el consumo de las mismas y deben estar informados sobre las consecuencias y los efectos que conlleva su consumo, en una etapa vital tan crítica como la adolescencia, donde se está formando la personalidad de ese individuo.

Puntos fundamentales para la prevención del consumo en adolescentes

El período de mayor riesgo de inicio en el consumo de drogas ocurre en la adolescencia mediana a tardía (a partir de los 15 años de edad), por lo que esta etapa entre los 11 y 14 años es clave para tomar acciones preventivas y evitar que tu hijo experimente con drogas.

Los factores de riesgo (fracaso académico, problemas familiares, baja autoestima, comorbilidad con otros trastornos psiquiátricos), el tiempo de ocio, la socialización con la familia, amigos, escuela, son de vital importancia, y deben ser conocidos por educadores, padres y profesionales para poder ser capaces de hacer intervenciones preventivas que pueden proporcionar recursos para mejorar los niveles de los factores de protección de los jóvenes.

Entre las medidas que los padres pueden implementar para prevenir el consumo de drogas en los hijos se encuentran:

1. Fomentar la autoestima

Desde la infancia los padres deben estar atentos a la forma en que se desarrolla la autoestima de sus hijos. Es importante acompañarlos, quererlos, entenderlos y en todo momento comunicarse con ellos.

Hay que adoptar medidas que estimulen que el niño tenga un buen concepto de sí mismo, lo que es un factor que tiene un gran impacto en la autoestima.

Un joven con una buena imagen de sí mismo y una buena sensación de autovalor tiene menos riesgos de recurrir a las drogas, mientras que una baja autoestima por factores como un bajo rendimiento escolar, es una causa que lleva a muchos jóvenes a la adicción.

2. Mantener una buena comunicación

Mantener un buen canal de comunicación con los padres es una forma de reducir el miedo y la incertidumbre de los hijos frente a todos los cambios que ocurren en su cuerpo y en su mente en la adolescencia.

El diálogo constante entre padres e hijos es fundamental, pero también lo es el control parental en esta etapa de la vida del adolescente. Aunque los hijos suelen rehuir de los padres, el diálogo debe favorecer un entendimiento entre las partes para saber qué está haciendo el hijo en cada momento.

Los padres extremadamente autoritarios o exigentes pueden generar tensión en la relación que lleve a su hijo a buscar apoyo o consejo en terceros, lo que no siempre es conveniente.

3. Estimular que tengan una conducta responsable

Es muy importante aportar valores. Tanto la escuela como la familia deben enseñar e inculcar unos valores que el adolescente debe crear como propios.

Cuando los adolescentes han aprendido a respetar los límites y las normas impuestas por sus padres, tienen un modelo de conducta a seguir y una conducta más responsable.

Por lo general uno de los límites se refiere al uso de sustancias que pueden hacerles daño, como es el caso de las drogas, el cigarrillo y el alcohol.

4. Conocer las actividades que realiza tu hijo y fomentar actividades de ocio

Si bien en esta etapa los adolescentes tienen muchas actividades fuera del hogar, es necesario que tengamos conocimiento del entorno del adolescente. No hace falta ejercer un control exhaustivo sobre los hijos, pero debemos saber quiénes son sus amigos, los lugares que frecuencia, sus actividades porque no sabemos de qué manera pueden llegar los malos hábitos y costumbres en su vida. Crear buenas relaciones entre el grupo de iguales, familia y colegio es fundamental también para detectar problemas.

Fomentar actividades de ocio tanto entre padres e hijos como entre hermanos y amigos, es importante para crear hábitos de ocio que fomenten el deporte y la práctica de diversas actividades. Con ello se mantienen ocupados y adquieren rutinas estables.

5. Hablar sobre las drogas

En ocasiones este puede ser un tema difícil de tratar, pero hay que hacerlo lo antes posible.

El adolescente necesita de una total información sobre el tabaco y otras drogas desde el colegio o el instituto y desde casa. Es la sociedad en general quien debe también educar e informar sobre los peligros que suponen el uso repetitivo de estos hábitos.

El mejor momento para hablar de este tema es cuando tu hijo hace alguna pregunta. Sin embargo, se debe aprovechar cualquier oportunidad para plantear el tema y hablar abiertamente sobre ello.

En ocasiones puede haber sesgos sobre los efectos de las sustancias, en un sentido o en otro. Por ello es de gran relevancia proporcionar información correcta y tener siempre presente que el objetivo de una persona es tener las suficientes habilidades para enfrentarse adecuadamente a su entorno y tener una buena adaptación en el mismo.

Las drogas traen graves consecuencias tanto a la salud física como a la salud mental del individuo que deben ser explicadas. Hay que hablar también sobre la posibilidad de que al niño le ofrezcan drogas en la calle, en el colegio y que lo pueden hacer incluso sus amigos. También es posible que se las ofrezca un extraño sin decirle que se trata de una droga, por lo que hay que reforzar los cuidados frente a la interacción con personas extrañas.

Y por último es vital ponerse en contacto con profesionales ante la sospecha o confirmación del consumo de cualquier droga, para valorar la situación de manera conjunta y realizar una intervención precoz.



Bibliografía

  • AEP Asociación Española de Pediatría. Cruz Tratado de Pediatría, 11ª edición. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2017
  • Manual de diagnóstico y terapéutica en Pediatría". 6º edición. Ed. Panamericana. J. Guerrero-Fdez. A. Cartón Sánchez. A. Barreda Bonis. 2016
  • Nelson textbook of paediatrics Miller EK, Williams JV. Rhinoviruses. En: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme III JW, Schor NF.. 20ª ed. Elsevier. Philadelphia. 2018. p. 1612-3.
  • www.familiaysalud.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva. AEPAP
Seleccionar
Categoría

Edad