02_AlimentacionBalanceada

Desórdenes alimenticios

La alimentación balanceada es una necesidad a lo largo de todo el crecimiento y desarrollo del niño. Al llegar a la pubertad y la adolescencia es necesario tener ya consolidados buenos hábitos de alimentación que le permitan al joven poder alcanzar el crecimiento y desarrollo que les lleve a convertirse en adultos saludables.

La importancia de los nutrientes

Una alimentación saludable incluye todos los nutrientes. Estos son de dos tipos: los macronutrientes y los micronutrientes.

  • Los macronutrientes son aquellos que el cuerpo necesita en mayor proporción para su buen funcionamiento, como es el caso de los carbohidratos, proteínas y grasas. Debe procurarse que los carbohidratos provengan en mayor medida de las frutas y vegetales ya que de esta manera se aporta además fibra vegetal necesaria para el buen funcionamiento del sistema digestivo. Es importante que el joven ingiera alimentos que contengan todos estos nutrientes sin restringir ninguno de ellos.

    Es importante evitar comer demasiada carne: lo recomendable sería unas tres o cuatro raciones de carne a la semana. Es mejor evitar lo máximo posible la carne roja (ternera, cerdo, cordero…) y, en el caso de las aves, evitar la piel. Se recomiendan también otras tres o cuatro raciones de pescado a la semana. Son alimentos que aportarán proteínas y pocas calorías, además de grasas saludables.
    Pensar siempre en el azúcar que se ingiere. Gran parte de los alimentos procesados que podemos encontrar en el supermercado contienen grandes cantidades de azúcar añadido, por lo tanto se debe limitar al máximo su consumo.

  • Los micronutrientes corresponden a sustancias que son imprescindibles para tener una buena salud por sus efectos sobre el metabolismo y el funcionamiento de las células, pero que se requieren en pequeñas cantidades. Aquí se incluyen las vitaminas, minerales (como calcio, hierro, fosforo, magnesio, zinc, sodio y potasio).

Los alimentos deben prepararse y manipularse de forma adecuada para que no sean transmisores de microorganismos que puedan producir enfermedades. Es importante hacer las tres comidas principales y dos meriendas. Saltar las comidas o comer a cada rato de forma desordenada son hábitos poco saludables por lo que se encuentran desaconsejados.

Hay que crear el hábito en la familia de optar por las versiones saludables de los diversos alimentos. Para ello es importante:

  • Consumir diariamente vegetales, frutas y cereales integrales.
  • Ingerir productos lácteos descremados.
  • Optar por las carnes magras bajas en grasas como el pescado y las aves.
  • Reducir el consumo de carnes rojas y embutidos.
  • Evitar consumir azúcares y harinas refinadas.
  • Reducir la ingesta de sal en las comidas.
  • Optar por las formas más saludables de preparar los alimentos como a la plancha u horneado en vez de frito o guisado.

Una alimentación saludable también incluye tener buenos hábitos a la hora de comer como la buena higiene de las manos antes de ir a la mesa, comer en el lugar adecuado para ello, sin distracciones y comer en familia cada vez que esto sea posible.

Los padres deben insistir en estos aspectos, ya que esta será la conducta que tendrán sus hijos al alcanzar la edad adulta, conducta que tendrá una gran repercusión en su salud y calidad de vida futura.

Trastornos de alimentación en los adolescentes

Durante la adolescencia los jóvenes se forman la idea o concepto de sí mismos. Algunos adolescentes, especialmente en las jóvenes, pueden formarse una imagen distorsiona del aspecto de su cuerpo que le hace tener la percepción de "estar gordas" llevándolas a desarrollar una relación poco saludable con la comida que se conoce como trastornos de la alimentación.

Estos trastornos son dos tipos principales: la anorexia nerviosa y la bulimia. Son considerados como trastornos emocionales que interfieren con la calidad de vida de quien las padece y requiere de la evaluación y tratamiento por parte de especialistas en psicología y psiquiatría, además de expertos en nutrición, pediatras y endocrinólogos infantiles.

  • Anorexia nerviosa

    Se define como un síndrome psiquiátrico multifactorial, que se manifiesta por la pérdida de peso voluntaria que condiciona una serie de alteraciones orgánicas, que pueden llegar a ser graves. La causa inmediata es el intenso miedo a ganar peso a pesar de encontrarse en un peso normal, como resultado de alteración de su imagen corporal.

    Mayor prevalencia en personas con baja autoestima, trastornos afectivos, elevado rendimiento escolar y perfeccionistas.

    La anorexia se caracteriza porque el joven tiene una percepción distorsionada de su cuerpo que le hace rechazarlo. Quienes sufren de este trastorno evitan ingerir alimentos por el miedo a engordar, lo que les lleva a tener una delgadez extrema y diversos problemas de salud por carencia de nutrientes como anemia, trastornos de los electrolitos, deficiencias de vitaminas y minerales e incluso desnutrición.

    La anorexia nerviosa es un problema serio de salud. Si este trastorno no es tratado correcta y oportunamente, puede ocasionar la muerte de quien lo padece. Su evaluación y tratamiento requiere un abordaje multidisciplinar que incluya a especialistas en psicología y psiquiatría, además de expertos en nutrición, pediatras y endocrinólogos infantiles.

  • Bulimia
    Las personas afectadas por la bulimia ingieren los alimentos en porciones normales o incluso excesivas y posteriormente compensan este exceso de la alimentación tratando de eliminar los alimentos de su cuerpo bien sea induciéndose el vómito, tomando laxantes o realizando una actividad física excesiva.

    A pesar de que en la bulimia se eliminan los alimentos, el joven sí los consume por lo que generalmente suelen mantener su peso corporal y no llegan a la delgadez extrema de los jóvenes con anorexia.

    Los padres deben estar atentos a la forma en que se alimentan sus hijos y tener presente que es posible que ocurran estos trastornos, para que puedan identificarlos y buscar ayuda especializada si fuera necesario.



Bibliografía

  • AEP Asociación Española de Pediatría. Cruz Tratado de Pediatría, 11ª edición. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2017
  • Manual de diagnóstico y terapéutica en Pediatría". 6º edición. Ed. Panamericana. J. Guerrero-Fdez. A. Cartón Sánchez. A. Barreda Bonis. 2016
  • Nelson textbook of paediatrics Miller EK, Williams JV. Rhinoviruses. En: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme III JW, Schor NF.. 20ª ed. Elsevier. Philadelphia. 2018. p. 1612-3.
  • www.familiaysalud.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva. AEPAP
Seleccionar
Categoría

Edad