01_Sobrepeso

Sobrepeso y obesidad en los adolescentes

El sobrepeso y la obesidad son cada día más frecuentes en nuestra sociedad. Ambas situaciones tienen un impacto negativo en la salud física y mental de los adolescentes, tanto a corto como a largo plazo.

La obesidad y sus complicaciones constituyen un problema importante de salud pública, por esto es necesario la prevención desde edades muy precoces, la detección en las familias de riesgo y por la evaluación clínica y antropométrica seriada en las consultas de pediatría.

Se trata de un problema complejo, ya que se relaciona con varios factores, tanto genéticos como medioambientales, que pueden llevar a desarrollar graves problemas en la salud futura.

Mayor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas

Su diagnóstico es fundamentalmente clínico. Las pruebas complementarias estarán destinadas al diagnóstico de sus complicaciones y al uso de marcadores precoces de afectación cardiovascular.

Un gran número de jóvenes con sobrepeso y obesidad desarrollan una condición conocida como resistencia a la insulina. Esta se caracteriza por el hecho de que el páncreas debe producir cantidades cada vez mayores de esta hormona para poder mantener dentro de la normalidad los niveles de azúcar en la sangre.

Con el paso del tiempo el páncreas se agota, la insulina producida ya no es suficiente y la glicemia comienza a elevarse, originándose así la diabetes mellitus, una de las principales enfermedades crónicas capaz de producir un gran número de complicaciones que afectan a la calidad de vida de quien las padece.

El incremento progresivo de la obesidad se asocia con complicaciones a corto y a largo plazo entre las que destacan las alteraciones del metabolismo lipídico, hipertensión arterial, diabetes mellitus tipo 2, síndrome metabólico, esteatosis hepática, litiasis biliar, problemas psicológicos, problemas respiratorios y ortopédicos.

El sobrepeso y la obesidad también se asocian con el desarrollo de la enfermedad cardiovascular. Los niveles de grasas en la sangre (colesterol y triglicéridos) y la presión arterial pueden elevarse favoreciendo el desarrollo de cambios en la pared de las arterias, estos con el tiempo llevarán al desarrollo de infartos cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Estas condiciones han sido, son y probablemente sigan siendo la primera causa de muerte en países industrializados a nivel mundial.

Involucrar a los hijos en medidas para prevenir el sobrepeso

La adopción de un estilo de vida saludable es la mejor forma de prevenir el sobrepeso y la obesidad. Hay que orientar al adolescente en la importancia de mantener un estilo de vida saludable y procurar que forme parte activa en las decisiones sobre su alimentación y actividad física, creando un estilo con el que pueda continuar al llegar a la edad adulta.

Hay que crear y mantener un régimen de alimentación saludable que incluya todos los tipos de alimentos, en especial fuentes de fibra como las frutas y verduras, distribuido en tres comidas principales y una o dos meriendas.

Cuando un joven tiene un disbalance entre las calorías que consume y las que gasta, es decir, cuando ingiere gran cantidad de alimentos y/o no realiza suficiente actividad física, ocurren varios cambios en su metabolismo que hacen que este exceso de energía se almacene como grasa.

Es recomendable optar por grasas saludables que aporten ácidos grasos del tipo omega 3 que son protectores cardiovasculares, contenidos en el aceite de oliva y el pescado.

La ingesta de azúcares, harinas refinadas y grasas es frecuente en los alimentos que conforman la llamada "comida rápida", que además suele ir acompañada de bebidas gaseosas y azucaradas y dado que su consumo puede ser frecuente en los adolescentes. Hay que enseñarles otros tipos de alimentos sencillos y de rápida preparación que pueden consumirse en las escuelas o fuera del hogar y que tienen menos calorías y mayor valor nutricional.

La actividad física realizada de forma regular es una medida que tiene un importante papel en la prevención de la obesidad, por lo que es importante llevarla a cabo, bien sea practicando un deporte o realizando actividades al aire libre.

Los adolescentes con sobrepeso y obesidad, especialmente quienes tienen familiares directos con este problema (padres, hermanos), deben buscar ayuda con un especialista en nutrición y en ningún caso omitir o saltar comidas o incluso hacer restricciones de alimentos por iniciativa propia o siguiendo dietas de moda.



Bibliografía

  • AEP Asociación Española de Pediatría. Cruz Tratado de Pediatría, 11ª edición. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2017
  • Manual de diagnóstico y terapéutica en Pediatría". 6º edición. Ed. Panamericana. J. Guerrero-Fdez. A. Cartón Sánchez. A. Barreda Bonis. 2016
  • Nelson textbook of paediatrics Miller EK, Williams JV. Rhinoviruses. En: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme III JW, Schor NF.. 20ª ed. Elsevier. Philadelphia. 2018. p. 1612-3.
  • www.familiaysalud.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva. AEPAP
  • Carrascosa A, Fernández JM, Fernández C, Ferrández-Longás A, López-Siguero JP, Sánchez E, et al.; Grupo Colaborador Español. Spanish cross-sectional growth study 2008. Part II. Height, weight and body mass index values from birth to adulthood. An Pediatr (Barc). 2008; 68: 552-69.
  • Grupo de trabajo de la guía sobre la prevención y el tratamiento de la obesidad infantojuvenil. Centro Cochrane Iberoamericano, coordinador. Guía de práctica clínica sobre la prevención y el tratamiento de la obesidad infantojuvenil. Madrid: Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad y Política Social. Agència d´Avaluació de Tecnología i Recerca Mèdiques; 2009. Guía de práctica clínica: AATRM N.º 2007/25.
  • Obesidad Infantil. Recomendaciones del Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría. Parte II. Diagnóstico. Comorbilidades. Tratamiento. Anales españoles de pediatria marzo 2007.vol 6.n3
Seleccionar
Categoría

Edad