Delegando responsabilidades en niños de 6 a 10 años

Delegando responsabilidades

Uno de los principales objetivos de la educación de los niños es inculcarles valores. Esto les llevará a ser adultos independientes y responsables.

La responsabilidad es clave en el éxito personal, laboral y hasta familiar, por lo que es importante tomar acciones que permitan inculcar este valor en los niños desde la más temprana edad.

La responsabilidad es producto de la constancia en el compromiso. Es importante que exista coherencia entre los adultos de la casa para que, una vez definidas las tareas del niño, no haya discrepancias. Es necesario ser pacientes y tolerantes, pero con la suficiente firmeza.


Enseña a tus hijos a ser responsables

La mejor forma de enseñar cualquier valor es mediante el ejemplo. El niño aprende imitando las acciones de sus padres y de las personas que le rodean. Un niño responsable se forma en el seno de una familia responsable.

Es importante enseñar al niño a aceptar sus tareas y obligaciones y comprometerse en su cumplimiento. Si tu hijo comete un error o se descuida en el cumplimiento de sus tareas se le debe explicar con palabras adecuadas a su edad el motivo de su error, las consecuencias del mismo y la forma de corregirla .

Debes permitir que tu hijo asuma su responsabilidad de sus acciones, sin disculparlo ni ocultando sus errores.

Una forma práctica de iniciarlo en las responsabilidades es asignar algunas tareas que el niño deberá cumplir en el hogar. Deben ser tareas sencillas, acorde a su edad como ordenar su habitación, sus objetos personales, actividades de la casa en las que deberá colaborar, cuidado de las mascotas, etc... Siempre se debe procurar que el niño las realice solo, pero debe mantener la supervisión en su realización.

En el caso de los deberes escolares es importante que sea el niño quien los haga y no los padres o un tercero. Ayudar es algo válido siempre, pero es responsabilidad del niño hacerlo.


Algunas consideraciones en esta etapa

A partir de los 6 años los niños socializan y comienzan a tener amigos con los que pueden jugar o compartir de forma rutinaria fuera de la escuela.

Los padres deben procurar que el niño sea responsable cuando está solo y también cuando se encuentra en grupo. Los grupos dan lugar al surgimiento de una nueva autoridad para el niño, por el liderazgo de alguno de sus compañeros o amigos, lo que puede ocasionar situaciones de conflicto al contraponerse con las órdenes de los padres.

Es importante estar atento para ver cómo se desenvuelve el niño en sus grupos y la forma en que estos tienen influencia sobre él.


Crear hábitos de estudio

A los 6 años los niños experimentan un gran cambio en las actividades que realizan en la escuela. Pasan de un aprendizaje basado en el juego a un sistema más estructurado y formal, que hace necesario que cumplan normas y deberes tanto en el colegio como en el hogar e ir desarrollando hábito de estudio que les permitirá éxito escolar.

La creación de buenos hábitos de estudio a lo largo de su etapa escolar, es de gran importancia para la integración del niño a la formación escolar y también para su rendimiento académico. Algunos consejos de gran utilidad para ayudar a los niños a lograr estos hábitos son:

Crear una rutina. Una vez que el niño llegue de la escuela debe comer, descansar y luego estudiar. El tiempo que se dedicará a los deberes dependerá de su nivel educativo y de si se encuentra en períodos del año escolar en el que deba presentar algún tipo de evaluación, cuando el niño va avanzando en los cursos de educación primaria. Es importante mantener este ritmo para que se convierta en un hábito.

Disponer de un lugar adecuado. El niño debe contar con un lugar de la casa en donde pueda colocar sus materiales escolares, cuadernos y libros. Este deberá estar disponible para el estudio cada vez que sea necesario. Debe ser un lugar que tenga buena iluminación, una silla cómoda con respaldo adecuada a su edad y situado donde haya la menor cantidad de ruido o elementos de distracción.

Hacer un cronograma de actividades. Uno de los mejores hábitos de estudio es tener las materias al día. Una forma de lograrlo es hacer un calendario que el escolar vaya elaborando y donde colocará las materias de cada día de la semana, las actividades de la tarde y la fecha de entrega de trabajo o de presentación de evaluaciones. Este calendario podéis hacerlo juntos en papel o cartulina y fijarlo en la habitación o en el lugar de estudio. De esta forma le irás inculcando el orden mediante la creación de una agenda.

Ayúdale en todo momento a organizar su tiempo: estudio, deporte, juegoEste enlace se abrirá en una ventana nueva, televisión, dispositivos electrónicos… Haz pactos con él

Seleccionar
Categoría

Edad