Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Dr. Francois Peinado. Urología. Complejo hospitalario Ruber Juan Bravo

  • Chequeo para todo hombre mayor de 50 años - 1ª parte

    Chequeos mayores de 50 añosChequeos mayores de 50 años

    Los hombres, por lo general, tienden a cuidarse menos que las mujeres y a hacerse menos pruebas preventivas para el cuidado de su salud. Vamos a enumerar algunas:

    El cáncer de próstata es el cáncer más frecuentemente diagnosticado en los hombres y el número de casos está creciendo anualmente. Los motivos de este incremento son el aumento de la longevidad y a la aparición de nuevas pruebas diagnósticas que permiten detectar el cáncer de forma mucho más temprana, como la resonancia magnética multiparamétrica de próstata, la biopsia de fusión o nuevas pruebas genéticas. No obstante, la prueba "reina" sigue siendo el antígeno prostático específico (PSA), un marcador en sangre cuyos valores elevados "obligan" a hacer un estudio en profundidad de la próstata. No es un marcador específico del cáncer puesto que, a medida que la próstata va creciendo se produce un aumento de la producción de PSA, y hay próstatas benignas que tienen PSA por encima de los límites normales y sin cáncer. Sigue siendo objeto de polémica su solicitud en todos los pacientes mayores de 50 años puesto que detectamos muchos cánceres "indolentes", es decir, que no afectarán a la salud de estos pacientes y, al ser detectados, los enfermos se someten a tratamientos que muchas veces tienen efectos secundarios. Su urólogo le comentará los pros y contras de esta prueba tan habitual.

    Cáncer testicular: este cáncer infrecuente se suele producir en los hombres entre 20 y 54 años. La sociedad americana del cáncer recomienda que todos los hombres se evalúen cuando acudan a una consulta médica rutinaria. Ante la más mínima sospecha o la presencia de una masa o bultoma en la zona hay que acudir al urólogo para la realización de una ecografía testicular y análisis de sangre específicos. La autoinspección es importante por parte de los pacientes.

    El cáncer de colon es la segunda causa más frecuente de muerte por cáncer. Los hombres tienen un pequeño riesgo más elevado en comparación a las mujeres. La mayoría de los cánceres de colon se desarrollan lentamente. La mejor forma de prevenirlo es la realización de una colonoscopia a partir de los 50 años. Esta prueba detecta también los pólipos que pueden ser extirpados durante el procedimiento.

    El cáncer de piel y su forma más maligna, el melanoma, aumenta de forma significativa cuando los hombres envejecen. Los hombres mayores tienen el doble de probabilidad de desarrollar un melanoma y 2-3 veces más riesgo de cánceres de piel de células basales o escamosas. El riesgo se incrementa según la exposición solar que haya tenido el paciente a lo largo de su vida. Es importante un chequeo por un dermatólogo.

  • ¿IMPORTA EL TAMAÑO EN HOMBRES Y MUJERES? (2)

    AUTOIMAGEN GENITAL, TAMAÑO DE LOS GENITALES, USO DE LA PORNOGRAFÍA Y APERTURA HACIA LA CIRUGÍA GENITAL ESTÉTICA EN 3503 HOMBRES Y MUJERES SUECOS

    Para proseguir con el estudio sobre el tamaño genital de hombres y mujeres, paso a exponer el resto de datos del estudio.

    DISCUSIÓN

    En este estudio, se investiga la distribución y las características de la autoimagen genital en una amplia muestra de hombres y mujeres, y si factores como el tamaño real de los genitales (longitud del pene o protuberancia de los labios menores), la frecuencia de las relaciones sexuales, el consumo de pornografía o las conductas de evitación y búsqueda de seguridad se asociaban con la autoimagen genital medida a través de FGSIS y MGSIS. También se investigó la actitud de las personas respecto a someterse a una cirugía genital estética.

    En general, el 3,6% de las mujeres y el 5,5% de los hombres tenían una imagen genital muy baja y aproximadamente un tercio de todos los individuos declararon estar insatisfechos con el aspecto de sus labios menores o de su pene, y aproximadamente uno de cada 7 era partidario de someterse a una cirugía genital estética.

    La protrusión media de los labios menores o el estiramiento de la longitud del pene en la población se estimó en 0,76 cm y 12,5 cm, respectivamente. Casi todos los hombres (94%) habían consumido porno en los últimos 3 meses, mientras que sólo el 60% de las mujeres lo habían hecho, sin embargo, el consumo no predijo la puntuación de la autoimagen genital. Además, tener labios menores menos protuberantes o un pene más largo, ser más activo sexualmente y, en el caso de las mujeres, tener más edad, ser una forma factible de abordar este problema.

    tamañotamaño

    El hallazgo de que más de un tercio de la muestra declara explícitamente estar insatisfecha con el aspecto de sus labios menores o de su pene coincide con investigaciones anteriores. Además, el 3,6% de las mujeres y el 5,5% de los hombres de nuestra muestra se clasificaron como con insatisfacción genital grave. Por otra parte, aproximadamente uno de cada siete individuos declaró que consideraría someterse a una cirugía genital estética. Si esto se toma como un indicador de la insatisfacción genital, podría indicar que nuestra estimación del número de personas que sufren de insatisfacción severa puede ser conservadora, sin embargo, también es posible que el deseo de someterse a la cirugía cosmética genital no se deba meramente a la insatisfacción, sino más bien a un deseo general de mejorar la propia apariencia, como informaron previamente Veale et al. En cualquier caso, el hallazgo de que tantas personas consideren someterse a una cirugía estética genital a pesar de tener unos genitales aparentemente normales y sanos es algo alarmante. Las intervenciones para educar al público sobre la variación genital normal, la insatisfacción corporal y las complicaciones comunes de la cirugía genital estética pueden

    El hallazgo de que la actividad sexual predice la autoimagen genital podría no ser sorprendente, ya que las personas con una mala autoimagen genital suelen tener problemas en las relaciones sexuales y una menor salud sexual en general. Es posible imaginar que las personas con una imagen genital, la autoimagen genital de los hombres puede ilustrar que el discurso en torno al tamaño del pene es más estable y está presente a lo largo de la vida de un hombre, mientras que la apariencia genital podría ser más importante para las mujeres jóvenes que para las mayores. La idea de tener un pene grande puede estar muy arraigada en la cultura occidental y, en cierta medida, puede estar más asociada a mantener relaciones sexuales.

    Esto significa que las personas con una baja autoimagen genital evitan una serie de situaciones, entre ellas las relaciones íntimas, pero también llevan a cabo comportamientos en un intento de aliviar la angustia asociada a la insatisfacción genital. Una actividad sexual menos frecuente y más conductas de evitación y búsqueda de seguridad pueden considerarse, al menos, signos claros de cómo una baja imagen genital puede afectar negativamente a la vida de una persona. El presente estudio muestra que estos comportamientos existen en la población general, lo que indica que pueden desempeñar un papel importante en el desarrollo o en el mantenimiento de la autoimagen genital.

    Por último, en el caso de las mujeres, el hecho de ser más jóvenes se asoció a una peor autoimagen genital, lo que contradice algunos estudios anteriores, pero también corroborando otros. Este hallazgo podría entenderse como una función de la edad, en la que las mujeres jóvenes se encuentran generalmente en una situación vital más turbulenta en términos de encontrar una pareja romántica y establecer conexiones sociales, en comparación con las mujeres de más edad, que suelen tener relaciones estables en las que la importancia de la apariencia genital puede ser menor.

    La autoimagen masculina de ser un hombre fértil y masculino, por lo que no sólo capta la insatisfacción genital per se, sino que también está más ligada a la idea de masculinidad en general. También es posible que otros factores latentes afecten a la autoimagen genital de hombres y mujeres de forma diferente a lo largo de la vida.

    CONCLUSIÓN

    En resumen, los hallazgos muestran que la insatisfacción genital podría ser más común de lo esperado en la población general y que el tamaño de los genitales es importante, ya que unos labios menores más protuberantes o un pene más corto predicen una peor autoimagen genital.

    Casi todos los hombres, y más de la mitad de las mujeres, consumen material sexualmente explícito en algún grado, pero este consumo no está asociado con la autoimagen genital.

    Las mujeres más jóvenes estaban más preocupadas por su aspecto genital, y no está claro si esto se debe a una diferencia emergente en los estándares de belleza o si la satisfacción genital varía a lo largo de la vida.

    Teniendo en cuenta el fuerte valor predictivo de las conductas de evitación sobre la autoimagen genital, se justifica una mayor investigación en la teoría psicológica y el desarrollo de posibles intervenciones destinadas a aliviar la insatisfacción genital a nivel individual

  • La testosterona, una hormona vital para el hombre (I Parte)

    TestosteronaTestosterona

    La testosterona es la hormona sexual más importante del hombre. Los testículos son los responsables de la producción de esta hormona. Ayuda no solo a tener los elementos diferenciadores masculinos como son el vello facial, corporal o la masa muscular, sino que está implicada en el deseo sexual o la salud ósea entre otros. También colabora en la regulación de la glucemia o del colesterol en sangre. Su participación en el bienestar emocional de los hombres y en los problemas de erección cuando sus niveles son más bajos es característica. La repercusión no es solo sexual como se tiende a pensar, sino que tiene consecuencias múltiples en el organismo.

    Las cifras de testosterona van disminuyendo con la edad en todos los hombres. Es un proceso fisiológico ligado al envejecimiento (andropausia). El problema se da si esos niveles caen por debajo de las cifras consideradas como normales. Con la edad, tener un deseo sexual más bajo y menos erecciones entra dentro del proceso de envejecimiento normal.

    Hay estudios que señalan que casi un 40% de los hombres mayores de 45 años pueden tener niveles de testosterona más bajos. La caída de la testosterona se inicia alrededor de los 40 años y se produce a un ritmo del 1% anual, pero eso no significa que vaya a tener los niveles por debajo de los límites establecidos; por ello tener los niveles por debajo de los límites normales no es normal y esta situación afecta a la calidad de vida y salud.

    Dado que los síntomas de hipogonadismo son difusos, la mayoría de los hombres no suelen mencionar los mismos en consulta por lo que el número de pacientes con bajos niveles es mucho mayor de lo que solemos diagnosticar. Muchos hombres acuden a consulta porque no tienen deseo sexual o se encuentran anímicamente más decaídos. En muchos casos, se asocian problemas de disfunción eréctil, pérdida de energía o disminución de la fuerza.

    Las mamas dolorosas o el crecimiento de estas también pueden sugerir bajos niveles de testosterona. La pérdida de vello corporal y tener que afeitarse con menos frecuencia es otro signo. La presencia de sofocos puede ser otro signo indirecto de esta situación.

    La producción de células rojas sanguíneas también está relacionada con este déficit por lo que los bajos niveles de esta hormona pueden causar anemia, depresión y dificultades de concentración.

  • La testosterona, una hormona vital para el hombre (II Parte)

    TestosteronaTestosterona

    La obesidad abdominal tiene factores relacionados con la deficiencia de esta hormona. Además, la obesidad es uno de los principales causantes de tener bajos niveles de esta hormona e incrementa los riesgos de tener hipogonadismo (andropausia). Dado que el envejecimiento se acompaña en muchos casos de obesidad, esos dos factores se suman para producir esta situación.

    Como comentamos en la primera parte de este artículo, el principal motivo de consulta cuando se tiene un déficit de testosterona es la falta de deseo sexual (libido): los hombres describen que no desean tener relaciones sexuales o no sienten atracción por las mujeres en comparación a cómo se sentían antes.

    Otra consulta característica es referir menos cantidad de semen junto a erecciones menos potentes u orgasmos menos placenteros. El insomnio o la pérdida de memoria también pueden estar relacionados con este déficit.

    Otro mito por desterrar en relación con esta hormona es su relación con la calvicie masculina: la testosterona baja no es la causante de la calvicie, sino que los factores genéticos son los principales responsables de ello.

    La osteoporosis en los hombres es un problema añadido al envejecimiento. En muchos hombres con osteoporosis se olvida solicitar la prueba de testosterona porque muchas veces se desconoce su implicación en el metabolismo óseo o se cree que solo la padecen las mujeres. Está relacionada con la falta de actividad física, la obesidad, la disminución de esta hormona y los bajos niveles de vitamina D. El resultado final es la aparición de fracturas de cadera que tienen una gran repercusión sobre la vida del paciente. En todos los pacientes con osteoporosis debería medirse la testosterona y los pacientes con bajos niveles de esta hormona, deberían ser sometidos a un estudio óseo.

    Otra característica por parte de los hombres que tienen síntomas es la pérdida progresiva de masa muscular, testículos más pequeños o a veces mamas aumentadas de tamaño (ginecomastia).

    El diagnóstico del déficit de esta hormona se realiza a través de un análisis de sangre en ayunas, preferiblemente antes de las 11 horas de la mañana porque esta hormona experimenta variaciones en sus niveles en sangre a lo largo del día. Realmente la parte activa de la testosterona es su fracción libre, que es la que ejerce la acción en el organismo. Por lo general, niveles de testosterona total por debajo de 300 ng/dl ya son bajos.


  • Tratamiento de la falta de testosterona (3ª parte)

    TestosteronaTestosterona

    Muchos hombres no son tratados de este déficit porque no son diagnosticados. Si el médico o urólogo no piensa en este síndrome será difícil que solicite un análisis de testosterona. Hasta 9 de cada 10 hombres con síntomas de bajos niveles de testosterona no son tratados. Los hombres suelen atribuir sus síntomas a otras condiciones clínicas y piensan que es proceso normal de la edad (baja energía, depresión, ausencia de deseo sexual, etc…).

    El tratamiento de los hombres con bajos niveles de esta hormona (hipogonadismo) se basa en suplementar la hormona con sustancias específicas como como geles transdérmicos o inyecciones intramusculares. El objetivo es aumentar los niveles de testosterona a rangos medios-normales de 400-700 ng/dL.

    El tratamiento con testosterona no solo producirá un cambio en el deseo sexual. También mejorará la capacidad de pensamiento o la energía por lo que mejorará el humor. También se evidenciarán mejoras en la masa muscular y la osteoporosis. Incluso les hará estar más alerta.

    La testosterona por sí sola no cura la disfunción eréctil puesto que es una patología mucho más compleja en los que los factores cardiovasculares y neurológicos están implicados estrechamente, pero si los niveles son bajos y se tratan correctamente, se puede mejorar la capacidad de erección.

    El tratamiento con testosterona exige siempre un control médico con repetición de análisis de sangre para ver cómo evoluciona el PSA (Antígeno Prostático Específico), las cifras de hemoglobina, etc…

    Los geles o sprays de testosterona se deben aplicar diariamente en la zona de los hombros-brazos o pecho y se debe mantener el tratamiento durante muchas semanas hasta valorar si los niveles se han normalizado.

    El tratamiento con inyecciones de testosterona tiene la ventaja en la periodicidad de su administración; hay formulaciones que permiten inyectarse cada 3 semanas y algunas cada 10 semanas. Estas inyecciones producen un pico de la hormona en el organismo y con el transcurso de los días, sus niveles bajan progresivamente.

    En relación con el tratamiento sustitutivo de testosterona, siempre existe la polémica del miedo en relación con el cáncer de próstata. Se da el hecho paradójico que el pico de incidencia de cáncer de próstata se produce cuando los niveles de esta hormona son los más bajos en el hombre. No hay evidencias que justifiquen su no utilización en los pacientes que lo necesiten. Lo que hay que hacer es controlar al paciente mediante tacto rectal, análisis sanguíneos de PSA y de sangre para ver evolución de las cifras de hemoglobina, hematocrito y ver la evolución de las cifras de testosterona.

    Los hombres que están buscando tener hijos no pueden ser sometidos a tratamientos con testosterona puesto que puede afectar a su fertilidad.

    Los esteroides anabólicos frecuentemente utilizados por los atletas y los levantadores de peso mimetizan los efectos de la testosterona natural con el resultado de aumento de masa muscular, pero a la larga producen una bajada de los niveles de testosterona. Un exceso de esteroides anabólicos puede aumentar los niveles de agresividad, causar acné severo, temblores, encoger los testículos, reducir el número de espermatozoides y producir calvicie.

    Hay medicaciones que pueden aumentar los niveles de la testosterona como son el finasteride que es un fármaco utilizado para reducir el agrandamiento de próstata en la hiperplasia. Hay otros fármacos que pueden reducir los niveles de testosterona como son los corticoides como la prednisona o los narcóticos como la morfina. Los tratamientos para el cáncer de próstata avanzado producen una castración química anulando la producción de testosterona.

    El tratamiento sustitutivo con testosterona puede empeorar algunas enfermedades como la apnea obstructiva del sueño por lo que en estos hombres hay que tener especial precaución. En los hombres con hiperplasia benigna de próstata, cáncer de próstata o insuficiencia cardiaca congestiva se debe tener especial precaución.

    La ingesta de alcohol afecta a los testículos, el lugar de producción de la testosterona y parece que también afecta a la producción de las hormonas relacionadas con la función sexual y la fertilidad. La atrofia testicular es característica de bajos niveles de testosterona en hombres alcohólicos con afectación hepática. El aumento de mamas o ginecomastia es típico de grandes bebedores porque el alcohol puede intervenir en la conversión de la testosterona en estrógenos que son las hormonas femeninas.

    El ejercicio puede ayudar a subir los niveles de testosterona. Después del ejercicio, los niveles de testosterona suben durante un breve período de tiempo (unos minutos hasta una hora). Los niveles de testosterona son más altos por la mañana y van disminuyendo a lo largo del día para ser más bajos a última hora de la tarde. Algunos investigadores aconsejan que la realización de ejercicio de fuerza por la tarde tiene un mayor efecto en la testosterona aunque con el entrenamiento, el cuerpo se adapta y la respuesta al ejercicio disminuye.

    Los expertos aconsejan para aumentar los niveles de testosterona utilizar la mayor cantidad de músculos posibles frente a hacer solo un ejercicio específico. También es mejor levantar pesos pesados frente a múltiples repeticiones de pesos ligeros y tener períodos cortos de descanso durante el entrenamiento físico.

    La paradoja es que los atletas de élite o los amateurs sobreentrenados pueden experimentar una bajada significativa de los niveles de testosterona. En estos casos, además tienen altos niveles de cortisol, la hormona del "estrés". Los signos del sobreentrenamiento son: dolores musculares generalizados, el tiempo de recuperación tras el ejercicio es prolongado, dificultades en dormir-insomnio, pérdida en la consecución de objetivos y fuerza.

Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de Men’s Health
Sobre este blog

Blog especializado en el tratamiento de los problemas de próstata y salud sexual del varón.

Archivo del blog
Nube de etiquetas
Colaboraciones

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.